Universidad de Córdoba: “Esto es un caso testigo”

Escribe Eduardo José

Dice Emiliano Pereira, procesado por la toma del Pabellón Argentina

Tiempo de lectura: 5 minutos

Desde que comenzó el proceso judicial a la confirmación del procesamiento ha pasado un tiempo, ¿qué lectura haces vos de este fallo desde el costado político?

Bueno, claramente, la rectificación de la cámara de apelaciones al fallo del juez Vaca Narvaja sigue con la lógica o tendencia represiva que desde un primer momento buscaron realizar desde la justicia y las autoridades universitarias con el conflicto que llevó a la toma del pabellón Argentina en el 2018. Pero también, se da en un contexto de avance en la judicialización a todo reclamo desde los sectores populares ante la situación crítica que estamos viviendo en términos sociales por la crisis económica y la pandemia.

Es la respuesta política que están otorgado a toda persona que lucha por lo que considera justo en este contexto, particularmente en la provincia así lo han hecho en este último tiempo con cada conflicto obrero que ha ocurrido como con UTA, municipales y anteriormente la ocupación de Minetti. Esto último, es la muestra concreta de lo que veníamos denunciando desde la Asamblea Interfacultades desde el primer día que se dieron a conocer las imputaciones a lxs 27 estudiantes: que estaban cambiando la lógica política para saldar conflictos sociales y que buscaban normalizar la criminalización como respuesta.

¿Tienen resuelta alguna acción desde la asamblea de lxs compañerxs procesadxs?

La asamblea Interfacultades ya estaba preparando una movilización por el aniversario de la Noche de los Lápices donde el reclamo en contra de la judicialización va a estar presente. Me parece importante que se continúe con una fuerte campaña contra la criminalización. Es necesaria la adhesión y solidaridad de todos los sectores, sindicatos, organismos, personalidades, organizaciones políticas y sociales, porque claramente se trata de un nuevo caso testigo para aplicar una regla general contra la movilización y las luchas sociales.

En este sentido, más allá de la adhesión al interior de la universidad, donde la resolución de la cámara ha generado mucha bronca e indignación, habría que extender lazos con todas las luchas que han sido criminalizadas en la provincia.

El disparador de la rebelión de 2018 fue la paritaria docente, ¿al día de la fecha existe alguna solidaridad de ADIUC (gremio docente)? ¿Y de los centros?

Como en todo proceso de lucha, en las acciones concretas se ven las estrategias políticas que se desenvuelven por parte de cada sector. Particularmente el ADIUC forma parte de la CONADU y desde un primer momento buscó tender una charla abierta con las autoridades, de hecho, se puede decir que la primera acción masiva que dio curso al proceso de asambleas estudiantiles y posteriormente tomas de las facultades y el pabellón, fue una "abrazo a la UNC" organizado por el sindicato. El secretario general fue claro en sus ideas de generar una alianza con las autoridades para reclamar por presupuesto al ministerio de educación y el CIN. Por esto, cuando el proceso de lucha comenzó a sumar reclamos que expresaban la totalidad de la situación crítica que vive la educación, el sindicato quitó su apoyo y empezó a tratar de cerrar la oferta salarial que ofrecía el gobierno en ese momento, lo cual se demoró simplemente porque la oferta era miserable y lxs docentes la rechazaban en cada asamblea convocada por el sindicato. De hecho, para poder aprobar la oferta que ya había aceptado la dirección nacional de CONADU, tuvieron que cambiar la modalidad, en vez de convocar asamblea docente lo hicieron mediante un plenario de delegadxs convocado de un domingo para el lunes.

A pesar de esta situación, la criminalización que estamos sufriendo lxs 27 estudiantes es un salto grave que no tiene precedentes en la UNC. Por lo que tengo entendido el sindicato se ha pronunciado recientemente en contra, pero más allá de este hecho necesitamos de su apoyo activo y colaboración, que organicen a la docencia de la Universidad en pos de la defensa integral de condiciones laborales y salario y no permitir la criminalización de la protesta bajo ningún punto de vista.

Lo mismo para con todos los centros de estudiantes, si bien algunos ya se pronunciaron, la campaña de la asamblea interfacultades debería buscar el pronunciamiento de todos, de la FUC y los consejos directivos. Incluso el pronunciamiento del superior, que es el lugar donde se encuentran las autoridades responsables de la judicialización ya que la justicia se basa en las actas presentadas por estas de las mesas de diálogo y negociación que ocurrieron.

Es toda una lucha política que debería conquistar la asamblea, sino lo hacemos es descontado que el sector de Juri y Yanzi Ferreira van a avanzar en sanciones académicas que puede terminar en nuestra expulsión de la universidad. Algo gravísimo. Ya tenemos el precedente lamentable de lxs compañerxs de Río Negro y ya lo dijeron en declaraciones mediáticas en su momento decanos de Franja Morada y el sector más reaccionario de la universidad.

¿Como crees que influye el contexto de aislamiento social a su causa?

En el contexto de aislamiento social por el covid-19 ha sido utilizado por parte de la justicia de forma cobarde. Mientras demoran causas y resoluciones a favor de los sectores en lucha en la provincia como la asamblea contra Porta, han apurado los plazos de nuestra causa de una manera inusitada. Suspendieron la audiencia pública para reducirla a una presentación por escritos con plazos acotados por parte de nuestras defensas y si apuran los plazos del juicio, seguramente la modalidad será virtual. Lo cual le quita la presión pública que puede generar una movilización y la presencia en los juzgados por parte de todos los sectores que están en contra del fallo y quienes se han solidarizado con nuestra causa.

¿Crees que con el gobierno de AF puede existir un cambio de orientación en cuanto a la persecución de la protesta social?

Pienso que no, nunca me generó una expectativa el cambio de gobierno en ese sentido. De hecho, el juez que nos condena es Vaca Narvaja y el juzgado es el mismo juzgado que toma todas las causas de Derechos Humanos en la provincia y ha realizado los fallos contra los genocidas de la dictadura que tienen condena en la provincia. Y contradictoriamente, o no tanto, ha tenido que justificar su fallo jurisprudencia aplicada bajo la dictadura de Onganía sobre las universidades. Y en la actualidad, la criminalización ha sido la respuesta política a la mayoría de los conflictos que se han desarrollado en el país.

¿Qué importancia le das al pronunciamiento de centros de estudiantes y organizaciones políticas y sociales contra los procesamientos?

La campaña y la solidaridad en estos momentos son clave, el movimiento político y popular tiene que entender que esto es un caso testigo. Que excede los límites de la UNC y del movimiento estudiantil, se quiere cambiar la matriz, donde ahora aparece la justicia como legítima para resolver los conflictos políticos, que en este caso lo debería resolver el propio dinamismo político interno de la UNC. Por esto, de acá al juicio buscamos la adhesión de todo el mundo y sería muy importante la solidaridad a nivel nacional.

Suscribite a Política Obrera