Quilmes: trabajadores de la salud se movilizaron por salario y condiciones de trabajo

Escribe Eme Ku

Tiempo de lectura: 2 minutos

El miércoles 23 de septiembre, una importante movilización de los trabajadores del Hospital Iriarte de Quilmes recorrió las calles del centro, desde el hospital hasta la estación de trenes. Acompañada por trabajadores del Hospital El Cruce, la marcha culminó en un acto conjunto.

Desde hace varias semanas, trabajadores auto convocados de los hospitales Iriarte y El Cruce, vienen realizando jornadas de lucha. Luego de varias agitaciones en las puertas de cada hospital, esta es la primera vez que coinciden en una actividad común. Con un número importante de enfermeras y médicos, los reclamos plantearon desde las mejoras edilicias en el Iriarte, hasta el reclamo de un salario mínimo de $60 mil. Denuncian que los sueldos están en el orden de los $25 mil actualmente, y que el faltante del personal es acuciante: hoy cuentan con el 50% del plantel que tienen durante épocas “normales”. Con camas de terapia intensiva cubiertas en un 95%, denuncian que el desborde es imparable si no se aplican medidas estructurales, empezando por el inmediato nombramiento y capacitación de personal y las reformas edilicias necesarias. El acto sobre la avenida Irigoyen, en un gran piquete, comenzó con un minuto de silencio, y otro de aplausos, por los trabajadores fallecidos por Covid. Las sucesivas intervenciones marcaron las pésimas condiciones del Iriarte, desde baños desbordados e instalaciones precarias, hasta las jornadas extenuantes. Los del Hospital El Cruce, señalaban que, en el hospital reconocido internacionalmente por su nivel de complejidad y atención, ellos mismos deben comprarse los barbijos. El vaciamiento sanitario es explosivo.

La marcha atravesó gran parte del centro del distrito, y en su recorrido arrancó aplausos y muestras de solidaridad de todos los que circulaban por el centro.

Movilizados en el mismo horario en que los sindicatos debían estar reunidos discutiendo paritarias, los trabajadores denunciaron la acción de los sindicatos de la salud, con paritarias a espaldas de los trabajadores y poniendo trabas en la organización en los hospitales. Las asambleas y estas medidas de lucha se dan como “auto convocatorias”, impulsando la deliberación, pero a la vez exigen a los sindicatos la convocatoria a un paro general de la salud, por todas las reivindicaciones.

Mientras, prácticamente en simultáneo, el ministro Gines García estaba en Florencio Varela, presentando una nueva etapa del Plan Detectar, es decir una precarización planificada, utilizando estudiantes voluntarios para la tarea. El plan del gobierno va a contramano de las reivindicaciones obreras.

La continuidad de estas medidas es una movilización en la zona del cruce Varela, un lugar histórico de luchad y piquetes de la zona Sur del conurbano, hasta las puertas del Hospital El Cruce, el próximo jueves 1 de octubre, en coincidencia con el paro de enfermeros. Hicieron un llamado a participar a los trabajadores de todos los hospitales del Sur. La Coordinación Interhospitalaria plantea un salto en la intervención obrera. La primera línea contra el Covid es la avanzada de la iniciativa obrera de la zona.

El congreso de trabajadores de la salud, por un programa obrero y un plan de lucha, se plantean con fuerza.

Suscribite a Política Obrera