Pergamino: ¡conquistamos las becas estudiantiles!

Escribe Eme

Tiempo de lectura: 2 minutos

Después de semanas de organización y de lucha, los estudiantes logramos arrancarle al gobierno de Javier Martínez las becas estudiantiles.

En una vergonzosa entrevista radial, Marcela Demilta, la secretaria de educación local, comunicó que entregarán las becas con el retroactivo correspondiente de lo que va del año, y anunció la apertura a la inscripción de las becas 2021. La funcionaria manifestó que "la educación virtual no tiene costos". Pero cuando el periodista que la entrevistaba arremetió con la pregunta "¿y qué pasa con los estudiantes que abandonaron sus estudios por no poder pagar internet?" la secretaria no pudo más que responder "la verdad, no se que decirte".

Esta victoria del movimiento estudiantil vino precedida de una lucha incansable. Desde principio de año los estudiantes secundarios se expresaron en los medios por este reclamo. Algunos meses después, por iniciativa de la UJS Tendencia se conformó el Plenario Educativo de Pergamino, que pronto tomó dimensión como organismo de debate y de lucha de estudiantes y docentes independientes, nucleando a casi la totalidad de los institutos terciarios de la ciudad. Tras riquísimos debates se entregaron petitorios, se juntaron firmas, se visitó incansablemente la Municipalidad y la Subsecretaría de Educación, se expusieron las problemáticas en los medios. El batacazo final lo dieron los secundarios, quienes salieron a afichar la ciudad y, tras ser frenados por la bonaerense, salieron a denunciar la situación en los medios hundiendo al gobierno. Fue esta cadena de acciones la que obligó a Martínez a entregar las becas.

Dentro de la municipalidad, el papel de los Consejales fue deplorable. La oposición (FdT y otros pequeños bloques) se limitaron a presentar un pedido de informes al respecto, con el cual Cambiemos insistió en oponerse a la entrega de las becas. Claro que lo del FdT fue demagogia pura. La presión de los estudiantes los obligó a presentar el pedido de informes, y cualquier intento de demostrar interés por la educación pública se cae tan solo con revisar su actividad provincial y nacional. La comunidad educativa sabe que estos gobiernos son responsables de hambrear a los docentes, de no garantizar los recursos para evitar la deserción estudiantil y, en plena pandemia, de pactar con los acreedores internacionales y planear un acuerdo ruinoso con el FMI a costa del presupuesto público y el hambre del pueblo. La bancarrota de la educación pública en Argentina se arrastra desde hace décadas, y los actuales gobernantes de todo el arco patronal han participado de la construcción de este derrumbe.

¿Cómo seguimos?

Los estudiantes hemos puesto sobre la mesa la continuidad de esta lucha. El acceso a la educación pública está muy lejos de ser garantizado con la entrega de estas miserables becas, que escasean en monto y cantidad. Con la incertidumbre que genera el abordaje capitalista de la pandemia, está en juego el futuro del acceso a la educación y más, pues no se sabe siquiera cuántos años tardaremos en tener una vacuna. Conquistar el acceso a la virtualidad es tarea inmediata de la comunidad educativa.

Los estudiantes y docentes de Pergamino hemos redactado un comunicado exigiendo el aumento del monto de las becas de acuerdo a lo que resuelvan asambleas de padres y estudiantes y la apertura a la inscripción sin límites de cupos. Que esta lucha sea la excusa para que la comunidad educativa se sumerja en el debate sobre cómo resolver la crisis que han abierto los gobiernos. Capitalismo y educación se han vuelto incompatibles hace tiempo; es momento de repensar la educación y que hacer con un sistema que no puede garantizarnos siquiera la vida.

Suscribite a Política Obrera