Brasil: vea donde se para el Partido del Socialismo y la Libertad

Escribe Hernán Gurian

Tiempo de lectura: 14 minutos

El 15 de noviembre tendrán lugar las elecciones municipales en todo el territorio brasileño. Las mismas se desarrollarán en el marco de una crisis económica y social de alcances históricos por su profundidad y extensión, agudizada por la pandemia. El gobierno de Bolsonaro viene ´surfeando´ cada vez mayores dificultades: crisis ministeriales y una andanada de denuncias de corrupción. Se ha sumado ahora una crisis con el ministro de Economía, Julio Guedes. Ocurre que luego de reducir de 600 a 300 reales el subsidio familiar por la pandemia (lo que volvió a inclinar hacia abajo el apoyo que le daban las encuestas), ahora Bolsonaro busca convertirlo en permanente, en función de las elecciones municipales de noviembre próximo y las parlamentarias en dos años. El resultado ha sido la caída de la Bolsa y la devaluación, de nuevo, del real. El "clan Bolsonaro" no concurre con candidatos y partido propios a estos comicios porque ni siquiera posee un partido. Su táctica consiste en cerrar alianzas, ciudad por ciudad, con el candidato mejor posicionado en las encuestas. De este modo podría adjudicarse un triunfo fácil pero falso e inestable. Esto apunta al único objetivo de encaminar su proyecto personal de reelección para el 2022.

El comienzo de la campaña electoral coincidió con un incipiente pero poderoso movimiento de luchas reivindicativas y asambleas de la clase trabajadora como en los gremios del personal de la salud choferes, metalúrgicos y la enorme huelga de los Correos.

La izquierda en las elecciones

El Psol es un ´partido de tendencias´ que nuclea a una variada amalgama de organizaciones y grupos de izquierda, desde sectores cristianos hasta trotskistas. Las encuestas muestran expectativas en cuanto a la obtención de concejales, e incluso la gestión de alguna intendencia. Este ascenso electoral viene precedido de una ‘política de alianzas’ con partidos y políticos tradicionales del arco político brasileño. Así queda de manifiesto en un repaso por las diferentes alianzas que se han conformado en las principales capitales y ciudades brasileñas.

El ejemplo más emblemático de este volantazo a la derecha es Rio de Janeiro, donde el Psol ha oficializado la fórmula que encabeza su diputada estadual Renata Souza, acompañada por el Coronel Ibis Pereira, un ex comandante de la Policía Militar. Antes de la convención partidaria, la dirección del Psol había intentado concretar una alianza con el PCdoB, un sostén permanente de los gobiernos del corruptísimo PMDB carioca, principalmente de Sergio Cabral, hoy preso y condenado a 300 años de prisión por los millonarios desfalcos al Estado, asociación ilícita junto a la patria contratista y el hundimiento de las finanzas de la gobernación de Rio. El PCdoB también ha favorecido con sus votos en el Congreso nacional la re-elección de Cesar Maia, del derechista DEM, el impulsor de las anti-obreras reformas laboral y previsional, y responsable de frenar las decenas de pedidos de impeachment contra Bolsonaro.

En la misma lista van juntos el mencionado ex jefe e instructor de la ´maldita´ Policía Militar -catalogada por la ONU como la policía que más asesina en el mundo y de la cual salieron los asesinos de Marielle Franco-, y Mônica Benício, viuda de Marielle, candidata a edil. Ocurre que hace años que el Psol busca una aproximación con los partidos patronales a través del diputado Marcelo Freixo (de cuyo gabinete participaban tanto la propia Marielle como la candidata a intendenta Renata Souza). En 2014 había llevado como candidato a diputado al bombero militar Cabo Daciolo, un evangélico y anti-comunista confeso, que una vez asumido en el Congreso nacional rompió con el Psol. Daciolo, aún dentro del Psol, defendió la liberación de los doce policías acusados de participar en la tortura y muerte del albañil Amarildo Dias de Souza, en 2013, en la favela Rocinha, hecho que desató grandes manifestaciones populares.de repudio. La política brasileña es un gran mercado de pases, cuyo ‘motto’ es: ‘no recibe quien no da’. Diocolo propuso que la Constitución nacional estableciera que el poder no emana del pueblo sino de Dios. En 2018, Daciolo se presentó como candidato a presidente por un partido oscurantista de extrema derecha, totalmente marginal. Mientras buscan un acercamiento con las instituciones policiales, la diputada del Psol, Talíria Petrone, le pide protección a la ONU frente a las numerosas amenazas de muerte provenientes de los policías paramilitares. No es casual que la fundación del PT, en 1980, fuera saludada como el nacimiento de un partido de principios. ‘Nao mais’. No hace falta decir que todos estos acuerdos espúreos se justifican en la necesidad de derrotar a la derecha y a Bolsonaro.

El diputado nacional Marcelo Freixo, el eterno "candidato natural" en Rio de janeiro (fue candidato a intendente en 2012 y 2016, cuando perdió en la segunda vuelta con el obispo de la Iglesia Universal Crivella) renunció a una nueva postulación, porque, según sus propias palabras, "solo tengo deseos de ser candidato si hubiera un frente amplio con capacidad de victoria" (Brasil 247, 18/1). En mayo, finalmente renunció a la candidatura ante la certeza de que no vencería el pleito electoral si no se concretaba una alianza con el PT, REDE, PSB, PCdoB. De no ser así, Freixo iba a resignar su banca en el Congreso y este fue la extorsión que el diputado puso en la mesa a la hora de discutir las elecciones próximas, como hizo público el propio presidente nacional del Psol, Juliano Medeiros.

El Partido de los Trabajadores de Rio ha ido todavía más lejos, pues llama a votar a reconocidos "representantes" de los milicianos paramilitares, como en el caso del populoso municipio de Belford Roxo, donde integra una alianza que va por la reelección del intendente bolsonarista Wagner Carneiro, o en Salvador-Bahía (frente PT-PSB). Aun así, el presidente del PT carioca tuvo que dar marcha atrás en su apoyo a la candidatura a edil por Rio del sargento de la PM Alex Beraldo, un paramilitar que está siendo investigado por varios crímenes. En Salvador-Bahía, su candidata, "mujer y negra", es la mayor de la Policía Militar, Denise Santiago, que se presenta a elecciones ostentando su cargo policial: "Mayor Denise". También el frente PDT-PSB de Rio lleva como candidata a intendente a Martha Rocha, actual diputada estadual y ex jefa de la Policía Civil designada por el ex gobernador Cabral del PMDB. El PSB es el partido de ´izquierda´ que tiene más candidatos provenientes de las fuerzas represivas - 232. (Estas elecciones son récord en cantidad de candidatos salidos de los aparatos de seguridad del Estado, totalizando 6.720, siendo 3.559 de la Policía Militar). Esto sí que es competir con Bolsonaro, quien tiene en su los escalones de su gabinete más de dos mil militares – un buen porcentaje en servicio activo.

En la tierra que vio florecer el paramilitarismo, de donde surgió el "clan Bolsonaro" y escenario de los asesinatos brutales de Marielle y Anderson por policías militares, la izquierda ‘democrática’ se esmera en levantar candidaturas provenientes de las fuerzas represivas del Estado y sus organizaciones paramilitares ad hoc.

En San Pablo

En la gigantesca ciudad de San Pablo, el Psol concurre sin alianzas: la fórmula es Guillermo Boulos-Luiza Erundina. Las últimas encuestas le otorgan un 8% en la intención de votos, en tercer lugar detrás de Russomano (Republicanos) con el 24% y del PSDB, con el 18%. A semejanza de los resultados electorales del 2016 en Rio, el voto a Boulos está concentrado en la clase media y media alta paulista, donde "tiene un 17% de intención entre los ricos y un 2% entre las franjas más pobres" (O Globo, 24/9). Para el presidente del Psol, Medeiros, "El Psol es más conocido en las universidades, empleados del Estado y movimientos feministas que viven de cerca la política" (ídem). En tanto el PT, luego de haber gobernado por varios años el estado y la intendencia, aparece con un misérrimo 2%.

En San Pablo, el Psol vio frustrada su intención de un alianza con el "demócrata y progresista" PSB, cuando Bolsonaro puso al ex gobernador de ese partido Márcio França, entre sus alternativas, aunque al final se inclinó por Russomano, que va primero en intención de votos. Hay que recordar que San Pablo fue la primera ciudad brasileña a ser gobernada por el PT -entre 1989 y 1992- justamente por la ahora candidata a vice-intendenta, Erundina, en la fórmula del Psol. Durante su gestión, Erundina fue responsable de enviar a la policía Militar para reprimir con brutalidad la gran huelga de choferes de colectivos, en 1992. Ese mismo año fue expulsada del PT por "neoliberal", debido a su ingreso como ministra al gobierno de Itamar Franco tras la caída del "menemista" Collor de Mello. Las cuarentenas no han cerrado este mercado de pases.

En Belém do Pará, Salvador-Bahía

A diferencia de Rio, el Psol de Belém, la capital de Pará, sí logró conformar una amplia unidad electoral con el PT, PDT, Rede, PC do B y Unidad Popular. El candidato a intendente será Edmilson Rodrigues, del Psol, y el puesto de vice queda con el PT. "El PSOL encabezará frentes amplios de partidos de izquierda en Florianópolis y Belém, en esta última apenas sin apoyo del PSB, que forma la base del actual intendente Zenaldo Coutinho del PSDB" (O Globo 19/9). Todo en nombre de unir las fuerzas del ´campo progresista´ para salvar a "la democracia de la destrucción" (O Cafezinho, 17/9).

Bahía es uno de los cuatro estados gobernados por el PT (Brasil está dividido en 26 estados más el Distrito Federal). En la capital bahiana, gobernada por el oligárquico DEM, el PT sufrió una crisis con sus militantes de base cuando la dirección del partido, con el gobernador Rui Costa a la cabeza, desplazó mediante una maniobra la candidatura a la intendencia de Vilma Reis, historiadora y militante petista de amplia trayectoria, para colocar en su lugar a la ya mencionada Denise Santiago, mayor de la Policía Militar, quien se afilió al PT solo un mes antes. "La postulación de una PM reactivó las críticas de los movimientos de Derechos Humanos al mandato de Rui Costa frente a la complicidad con la letalidad de acciones policiales en el estado, luego de la declaración donde justificó la masacre de Cabuda (donde 12 personas fueron ejecutadas y 6 heridas por la PM a sangre fría), y al comparar la operación policial que mató a 13 personas con ´un goleador de frente al arco' " (O Quilombo, 27/4). "El PT se decidió por el proyecto de militarización de la política para el municipio, uno de los más violentos del país en términos de genocidio de la población negra por parte de la PM, corporación de la candidata escogida" (Brasil 247, 27/4).

Hay que señalar que la candidatura de la policía Denise se levantó luego del fracaso de Rui Costa de llevar como candidato a Guilherme Bellitani, ex secretario de ACM Neto (actual intendente del DEM), que contaba con el apoyo del capital inmobiliario.

En Salvador, no se conformaron alianzas y todos los partidos (PT, Psol, PSB, PSB) presentaron candidatos propios, a excepción del PDT, que apoya al candidato de la oligarquía baiana del DEM (este proviene del Arena, ex partido de la dictadura militar, luego PFL y ahora DEM).

Florianópolis

En la capital de Santa Catarina es donde el Psol va en su alianza más ‘amplia’. Se presenta junto a nueve partidos en el Frente Popular, que lleva a su dirigente Elson Pereira por tercera vez como candidato a intendente. En 2016 conquistó el tercer lugar con el 20% de los votos. La plataforma electoral es de carácter meramente impositiva.

El dato sobresaliente es la conformación en siete municipios de alianzas del PT con el PSL, el partido con el cual Bolsonaro llegó a la presidencia y uno de los partidos impulsores del impeachment contra Dilma, mientras los dirigentes del Psol tratan de maquillar al lulismo como progresista y guardián de la democracia.

Durante el proceso pre electoral y el comienzo de las campañas municipales el Psol no impulsó ninguna acción práctica en apoyo a la gran huelga de los trabajadores del Correo, ni llamó a ganar las calles durantes las marchas contra el bolsonarismo y la ultra-derecha o las movilizaciones de los trabajadores de la salud atacadas por grupos fascistas. No llamó a la organización de los trabajadores para enfrentar los ataques del gobierno sobre las condiciones de vida y laborales del conjunto de la clase obrera.

La ´democracia con justicia social´ sigue pariendo

Los dirigentes del Psol habían convertido en una declaración de principios el planteo de retornar al "PT de los orígenes" y recuperar “el legado del PT. Diecisiete años después, el Psol ha recorrido celosamente cada una de las etapas que recorrió el mismo PT en cuanto a la formación del frente popular y su progresiva adaptación e integración al Estado burgués, pero con características muchísimo más derechistas.

El Psol navega a velas desplegadas para obtener más votos y bancas a cualquier precio. En una reciente entrevista al joven presidente nacional del Psol, Juliano Medeiros, en el sitio "O Cafezinho" (un medio virtual progre) fue muy claro al trazar (justificar) cuales son las líneas estratégicas y las tácticas que impulsa el Psol en esta etapa: "Reconocemos que tanto el PT, como el PCdoB, PDT, REDE, PSB son aliados de la misma envergadura en la lucha por la democracia, por los derechos sociales y por la soberanía nacional. La coyuntura ha cambiado (...) Luego del golpe del 2016 hay una aproximación promovida por las necesidades objetivas de la lucha por la democracia y los derechos sociales en Brasil". Es decir que el golpe cívico-militar y el posterior triunfo del bolsonarismo son el pretexto de la política de colaboración de clases del Psol. ¿Entonces por qué no vuelve al PT, si no de sus ‘origenes’, sí de su destino final?

"En este momento de la izquierda nosotros cooperamos, trabajamos juntos, pero caminamos en proyectos diferentes. El proyecto del PT es mantener la hegemonía del lulismo (lo que es digno, es legítimo), el proyecto del bloque PDT-PSB-REDE es crear una alternativa de centroizquierda contra la hegemonía del lulismo, y el del Psol es crear un polo de izquierda radical también para ser una alternativa, para ser el polo hegemónico de la izquierda brasileña. ¿Esta es una razón para separarnos, para paralizarnos? Yo creo que no. Creo que este momento no es para prescindir de Ciro Gomes, de Lula, ni de Dino y ni de Manuela, ni de Marina en la lucha por la democracia y los derechos sociales. tenemos diferencias de táctica principalmente” . No es una diferencia de táctica, claro, porque siguen todos la misma táctica – los separa, sin vale la palabra, el arribismo de cada camarilla.

El Psol se esfuerza para encubrir este feroz oportunismo ante su electorado más izquierdista con el refrito del ´valor universal de la democracia´. También "Los excandidatos Ciro Gomes y Marina Silva llamaron a un ´frente amplio por la democracia´, junto al expresidente Henrique Cardoso" (Política Obrera, 11/6). El imperialismo y la burguesía ha puesto huevos en dos canastas. Lula declaró que el PT puede no tener candidato propio en las próximas elecciones. Está buscando un ‘Alberto’.

La tesis de "La defensa de la democracia" esgrimida por todas las fuerzas "anti-bolsonaristas" desde el Psol hasta el PSDB de Cardoso, se limita a las urnas cada dos años. En esta perspectiva, “Fuera Bolsonaro” no pasa de un slogan. El propio Lula se ha manifestado públicamente en diversas ocasiones contra la caída de Bolsonaro, que calificó de prematura – como hicieron en Argentina Guillermo Moreno, Massa y CFK, con Macri.

En defensa del capitalismo

En la misma entrevista, Medeiros repitió hasta el hartazgo que el ciclo de las revoluciones socialistas está cerrado y que la dictadura del proletariado está afuera del radar actual. Da como evidencia de sus dichos que "Hoy no hay ningún dirigente hablando de la URSS, de Venezuela, de China. Nosotros estamos hablando de reformas que ya fueron hechas por el capitalismo británico hace 80 o 90 años atrás. Si ven las propuestas hoy del Psol, del PT, del PDT, del PCdoB son todas propuestas reformistas. Cuál es la agenda del Psol hoy: reforma tributaria, impuesto a las grandes fortunas, combate a los evasores, o sea, nuestra Plataforma económica no es socialista, es una plataforma antimonopolios (¿liberal?) de reformas democratizantes (sic) de la economía. Nuestra agenda no es de ruptura completa con el sistema del capital. La agenda de la izquierda en este momento es de reformas, de un capitalismo mínimamente dispuesto a equilibrar el juego de fuerzas entre las diferentes clases sociales". La cita es larga pero muy esclarecedora – Medeiros simplemente ignora, no ya la catástrofe del capitalismo, sino la de Brasil.

Ante la pregunata del periodísta sobre cuales son las referencias internacionales, Medeiros sostiene:"Nosotros afirmamos el proyecto de una izquierda radical en el país, como fue Podemos en España, como Syriza en Grecia, el Frente Amplio chileno o como el Movimiento Nuevo Perú".

Retornando a la cuestión electoral, la única que importa para el Psol, Medeiros sostuvo que "La oposición todavía puede mejorar su grado de unidad con una plataforma común para el 2022". Saludo el pronunciamiento de Lula y los pronuciamientos de Ciro Gomes. Parece haber olvidado que, durante la campaña para la segunda vuelta de las presidenciales del 2018, Ciro Gomes se rajó para Europa para no tener que llamar a votar contra Bolsonaro. El PT acusó a Ciro Gomes de actuar como agente del fascismo. Siete meses después, Ciro acusaba a los gobernadores del PT de apoyar la reforma previsional y otras aberraciones del bolsonarismo y de beneficiar a los banqueros. Ciro definió al PT como una burocracia desmoralizada que permitió el ascenso del bolsonarismo como consecuencia de su "colapso moral y económico" durante su gobierno. Por último, afirmó que, con la intención de poder "dialogar el centro (derecha)" para 2020, "la alianza que el PDT pretende formar es con el PSB, el PV y la REDE. Agrega que su partido PDT tiene alianzas también con el Psol en Florianópolis y en Belém y apoya al DEM en San Luíz (Maranhão) y en Salvador" (BRASIL 247 del 22/9). (El propio Medeiros fue integrante de la coordinación de la campaña de Fernando Haddad para el segundo turno de la elección presidencial del 2018, además de participar en el Fórum de Presidentes de Partidos de Oposición.)

“Os irmãos argentinos”

Todos los partidos que componen en Argentina el FIT-U tienen sus respectivas organizaciones "hermanas" en el interior del Psol, o pujan por su ingreso; el PO oficial le ‘pega’ a sus socios, aprovechando que no tiene nada en Brasil. La izquierda que se reivindica del trotskismo y de la IV Internacional finge no advertir la completa contradicción que significa el seguidismo y sometimiento al Psol, por un lado, y la reivindicación de la independencia política del FIT-U, por el otro. Pero, por fuerza, la tendencia tiene que ser la misma, sólo puede haber, sobre la base de una misma línea internacional, una diferencia de grado. El Psol actúa como un polo de referencia de la izquierda democratizante internacional. El PSTU sufrió, precisameente, una fractura de unos 700 militantes que decidieron su ingreso al Psol (Grupo Resistencia). El PSTU presenta candidatos propios bajo el slogan "Que los ricos paguen la crisis" (ni siquiera los capitalistas).

Ultima noticia

Al cierre de esta nota los medios de prensa anunciaban una nueva crisis abierta dentro del Psol, a raíz de la decisión de sancionar al candidato a edil Wesley Teixeira, en Duque de Caxias (Rio de Janeiro), por haber aceptado dinero de empresarios para financiar su campaña. Entre los donantes están Arminio Fraga (ex presidente del Banco Central y socio del JP Morgan, Odebrecht y McDonald's) y la heredera del Banco Itaú Beatriz Bracher. El Directorio del Psol exige al candidato la devolución del dinero alegando violación a una resolución partidaria del 2008 que impide a sus afiliados recibir donaciones de grandes empresarios y especuladores inmobiliarios. Marcelo Freixo amenazó, sin embargo, con abandonar el partido si se sanciona a Teixeira, recordando que él mismo ya habia recibido en 2012 dinero de la empresa Natura sin que nadie lo impugnara. Teixeira ya manifestó que no renunciará a esos aportes patronales (O Globo 2/10)

Ya en agosto otra situación escandalosa salió a la luz en relación a los convenios cerrados entre plataformas privadas de formación profesional de políticos y los partidos (de derecha a izquierda) en lo que se podría llamar el último estadio en la privatización de los partidos brasileños.

El Psol también se adhirió a esta 'experiencia novedosa' de 'renovación de la política', donde estás empresas privadas (Renovar BR, Raps, Acredito) proveen de profesionales de la política a partidos e instituciones. El caso tomó notoriedad pública durante la votación de la reforma previsional cuando diputados del PSB y del PDT provenientes de estas plataformas privadas votaron a favor con la derecha, contrariando la decisión de ambos partidos por el rechazo a esta. En el caso del Psol miembros del propio partido denunciaron a la pre-candidata a edil Thaís Ferreira (formada en renovar BR) luego de que esta se mudara a San Pablo donde fue contratada como asesora de una diputada del partido REDE, denunciándola recién allí como una carrerista "financiada por el gran capital" (O Globo 21/8)

En conclusión, la experiencia del Psol luego de 15 años de presentarse como alternativa política de izquierda frente a la conversión del PT en gobierno defensor de los intereses capitalistas y su posterior debacle, marcha a paso redoblado a la completa integración al Estado, a defender abiertamente el régimen del capital, cada vez más lejos de la lucha de clases de los trabajadores y pasar a ser directamente financiado- cada vez en mayor escala- por la gran burguesía.

Suscribite a Política Obrera