Guernica: lunes 12, la asamblea general

Escribe Lucas Benvenuto

Tiempo de lectura: 2 minutos

Pasados tres meses de la ocupación de las cien hectáreas en Guernica, para el lunes 12 está convocada una asamblea general de toda la toma. Deberá definir las medidas de acción a tomar, ante el posible desalojo fijado por el juez para el próximo jueves.

El gobierno provincial, de la mano del “Cuervo” Larroque, volvió a cargar las tintas contra los pobladores de la toma, señalando en diversos medios que se han agotado todas las instancias para una nueva posposición. Asegura que 500 familias han pactado su salida a cambio de un subsidio de $50.000 y la posibilidad de acceder a algún tipo de solución habitacional. Durante toda la semana, Larroque se ha encargado de demonizar a las organizaciones sociales.

En rigor de verdad, el gobierno no ha ofrecido ninguna solución. Ha ofrecido desde departamentos en Palermo a los voceros del barrio hasta amenazar a las familias de quitarles los subisdios estatales. Este fin de semana se sumaron los patrullajes de Berni, que recorren la toma con los cuatriciclos, exhibiendo armas y hostigando a los vecinos. Berni ha reclamado la participación de tres mil uniformados para proceder al desalojo.

Por más que los voceros de los medios oficialistas quieran contrastar las negociaciones con las familias de Guernica por parte de Kicillof con las políticas de Larreta a las que acusan de privatizar las tierras de la Ciudad de Buenos Aires, como es el caso ahora de la costanera norte o el “Distrito joven”, ambos han dado sobradas muestras de que están al servicio de los especuladores de la tierra.

Algunos de los vecinos de la toma ya han iniciado la construcción de sus viviendas. En forma precaria, las primeras casillas con tablas y postes de madera se están irguiendo sobre algunos de los lotes del barrio.

La semana pasada los vecinos rechazaron las propuestas del ministerio de Desarrollo en una asamblea realizada en el territorio. Mientras tanto, se desarrollan todo tipo de actividades infantiles como la actividad de cine organizada por los compañeros de “Cine por Asalto”, donde también se sirve una merienda.

De conjunto, la crisis desarrollada por la ocupación ha colocado al gobierno de Kicillof en un impasse. Las idas y vueltas de los funcionarios dentro de la toma han encontrado a una gran mayoría de los vecinos dispuestos a resistir cualquier tipo de desalojo, de no mediar una propuesta del gobierno que parta de la garantía de terrenos para todos.

Suscribite a Política Obrera