Incendios en Córdoba: infantería contra los brigadistas

Escribe Santiago Miller

Tiempo de lectura: 1 minuto

El pasado lunes 19, una brigada de 10 vecinos, con equipamiento, herramientas alimentos y agua potable quisimos ir desde Bellmont (Cruz Grande) a Los Cocos a colaborar con quienes ya estaban trabajando allí, que se encontraban extenuados y sin comida desde la noche anterior. A la altura del hotel Zapata (Cruz Grande), un bloqueo de infantería nos impidió el paso de forma absolutamente violenta, al punto que intentaron agarrarme, sacarme la mochila forestal y uno de ellos, que venía por detrás sacó su arma de fuego, la cual mis compañeros pudieron ver que se cayó al piso (¡!). Nos echaron con armas de fuego en mano, alegando cuidarnos y proteger nuestras vidas, insisto con armas en mano, violencia verbal y agresión, utilizando como alegato el hombre de San Esteban fallecido en la zona de Río Pintos. Según estos infantes, su accionar se debía a órdenes directas del director de Defensa Civil de Córdoba, Diego Concha. Hay un video donde se ve claramente al Infante con el arma en la mano.

Este, como tantos otros casos en los que hubo de violencia policial y de otras fuerzas, no puede quedar en silencio. Estas personas no están cuidando nuestras vidas ni el monte ni la fauna, sino sus intereses políticos y privados detrás de todos estos incendios.

La colaboración de brigadistas, vecinos y baqueanos es indispensable para la extinción del fuego, las guardias de cenizas, etcétera, ya que somos nosotros los que conocemos el monte, la sierra y la zona desde siempre. Ellos no están cuidándonos ni mucho menos, están haciendo el imposible para que se queme todo. Acá no se trata de menospreciar el arduo trabajo de los bomberos voluntarios “de a pie”, sino de las órdenes que vienen de arriba ya que no les permiten hacer su trabajo, el cual podría ser mucho más efectivo si trabajásemos en conjunto. Es una conclusión que saqué de mi experiencia y la de mis compañeros, vivida en estos días.

Con este testimonio, como tantos otros, me sumo al pedido que viene masificándose de la renuncia de Diego Concha, el cual no es la única autoridad responsable del abandono en este ecocidio, ya que él también responde autoridades superiores como el gobernador Juan Schiaretti y la desidia de la Nación para con la provincia.

Fuera Diego Concha, Juan Schiaretti y Juan Cabandie.

Suscribite a Política Obrera