Rebrote en el Reino Unido

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 4 minutos

Desde que el gobierno de Boris Johnson dispuso la apertura de escuelas y universidades, se han registrado más de 5.000 estudiantes contagiados de Covid-19. Muchos analistas y científicos habían advertido contra el retorno a clases presenciales, ya que podía facilitar el crecimiento de la segunda ola de contagios que hoy hace estragos en Europa. La tasa de infección en la secundaria creció más que cualquier otra. Miles de estudiantes se ven obligados a aislarse en las residencias y pagar sumas exorbitantes por el aprendizaje en línea. Y millones de trabajadores enfrentan contagios y muerte sin ningún apoyo. Reino Unido registra las cifras de muertos más altas desde junio. Boris Johnson y el capital parasitario británico fueron impulsores desde el comienzo de la “inmunidad de manada”.

Luego de registrar rebrotes, tres prestigiosas universidades (Universidad de Manchester, 1.000 casos; Universidad de Sheffield, 600; Universidad de Northumbia, 1.200) suspendieron la enseñanza presencial. Más de 80 Universidades declararon un rebrote de la pandemia en sus aulas, a pesar de los protocolos. Hay cientos de escuelas en el país que están en las mismas condiciones.

En diferentes ciudades del Reino Unido, desde Glasgow hasta Londres, Sheffield y Manchester, los estudiantes, sindicatos y activistas, se movilizaron exigiendo el cierre de las escuelas. Estas acciones fueron respaldadas también por los sindicatos. Según un estudio de University College de Londres, más del 86% de los infectados por Covid-19 en Reino Unido no presentan síntomas (Infobae, 8/10). Esto es un riesgo muy grande para avanzar en cualquier intento de retorno a clases. Johnson estaba al tanto de estas investigaciones. “La transmisión en asintomáticos y presintomáticos está claramente documentada (…) De allí la relevancia de cumplir con las medidas de aislamiento”, dice un especialista (ídem).

Epidemiólogos y científicos aconsejaron al gobierno hacer un aislamiento de varias semanas. Se teme que los hospitales colapsen en breve, y que la pandemia se junte con el uso de camas por la gripe estacional. También se teme la continuidad del tratamiento de enfermedades terminales, como el cáncer, debido a la falta de camas.

Según el Institute for Public Policy Research, el 80% de los hospitales tenían una capacidad de personal de reserva “peligrosamente baja”. El NHS canceló dos millones de operaciones, mientras que las derivaciones urgentes de cáncer cayeron en un 75%. El rescate al capital durante la pandemia hizo que la deuda neta del sector público aumente en 226.000 millones de libras a más de 2 billones. La deuda neta del sector público en julio de 2020 alcanzó el 100,5% del PIB, un aumento de 20,4 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año pasado. Se prevé que el déficit alcance los 400.000 millones de libras esterlinas para 2020-21, el nivel más alto registrado fuera de la Segunda Guerra Mundial.

El profesor Matt Keeling (Warwick) dijo: “vamos a tener que tomar medidas severas en algún momento, entonces, ¿por qué no lo hacemos antes de que sea absolutamente necesario?”. Científicos aseguran que con un cierre de dos semanas las muertes podrían reducirse de aproximadamente 19.900 a 12.100 durante el resto del año; y las admisiones hospitalarias de 132.400 a 66.500 (Infobae, 14/10).

Crisis económica y política

Una cuarta parte de comercios pueden colapsar, con una pérdida de alrededor de 675.000 puestos de trabajo para principios del próximo año. El desempleo de mayo a julio es del 4,1%, según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). Pero otros organismos plantean 4 millones de desocupados, más de 13%. El PBI británico cayó en el segundo cuarto de 2020, 20,4%, el doble que Alemania o EEUU, liquidando 17 años de crecimiento económico. El capital fijo cayó un 25,5% en el segundo trimestre de 2020 y la inversión un 31,4%, tres veces más que el peor momento de la crisis financiera de 2008-09. Las ganancias de empresa cayeron más de £ 100 mil millones. Hubo una caída del 34% en la producción educativa y una caída del 27% en los servicios sociales y de salud (revolutionarycommunist, 15/10).

Johnson asumió gracias al impasse del Brexit, mediante una mayoría Tory de 80 parlamentarios, que rechazaban el “proteccionismo de la Unión Europea”, y defendían el “libre mercado” y el acceso de GB al mercado mundial. Pero desde entonces GB ha realizado poco avance con ese mercado mundial. El “antiproteccionista” Johnson planea intervenir en el mercado y subsidiar las empresas tecnológicas británicas, que ya reciben recortes impositivos. El gobierno ha salido a rescatar a los capitalistas con dinero del Estado en nombre del libre comercio, mientras el sistema de emergencia sigue desfinanciado, no se construyeron hospitales o se preparó esta segunda ola.

Manejó de manera desastrosa la pandemia. Los asilos de ancianos fueron devastados por los contagios. También crecen los contagios en zonas obreras, la llamada la “pared roja” (laboristas) cuyos votos fueron clave en la victoria de Johnson el año pasado.

La tasa de aprobación de Johnson viene cayendo, como así el apoyo entre su propia bancada Tory. El fin de semana pasado, 20 diputados conservadores instaron a Manchester a aceptar las restricciones de nivel tres de Covid-19.

Johnson estudia la posibilidad de un cierre por dos semanas, pero reduciendo un tercio los salarios de los trabajadores. En RU más de un cuarto de millón de personas se manifestaron contra el cambio climático, cientos de miles contra la violencia racial, y también los trabajadores para cerrar los lugares de trabajo no indispensables y defender las medidas sanitarias y de aislamiento social. Las protestas de los estudiantes el comienzo de una etapa de enormes luchas, crisis políticas y enfrentamientos sociales.

Suscribite a Política Obrera