Brasil: no a la vuelta a las aulas en pandemia

Tiempo de lectura: 4 minutos

Con 5 millones de infectados y más de 150.000 muertos por covid-19, el Brasil vive la tragedia de una pandemia histórica abandonado a su propia suerte. Los sucesivos cambios de ministro de Salud|, hoy un ministerio controlado por militares; la negación en atender orientaciones de la comunidad científica y la ausencia de protección estatal a los trabajadores son las marcar del gobierno de Bolsonaro en la gestión de esta crisis. No podría dejar de ser diferente el debate sobre el retorno a las clases presenciales, que tuvo inicio con Bolsonaro declarando que nunca tendrían que haber sido suspendidas y como el ministro de Salud afirmando que debemos acostumbrarnos con las muertes.

La politización del enfrentamiento a la pandemia en Brasil, en medio de las disputas de las elecciones municipales, colocó al gobierno nacional, gobiernos provinciales y municipales, aparentemente en ruta de colisión. En la mayoría de los casos las desavenencias no pasan de demagogia y el combate a la enfermedad fue abandonado en todo el país. La desmovilización de las luchas debido al distanciamiento social, colaboró para que la implementación de la enseñanza virtual a las apuradas, sin ningún tipo de debate con los profesionales del sector, reforzó los mecanismo de privatización, y revelo que la pandemia, en cuanto se lleva vidas principalmente de los mas pobres, crea oportunidades de enriquecimiento de grupos empresariales que parasitan con el dinero público.

Desde agosto hubo embates envolviendo la cuestión del retorno a clases presenciales en varios estados. Gobernadores e intendentes han a actuando bajo las presiones de los empresarios de la educación y de los dueños de escuelas, temerosos por sus prejuicios. En Manaus, centenares de profesores de la capital fueron testeados con civid-19 positivo en la primera quincena del retorno a las aulas en el nivel secundario, ocurrido el día 10 de agosto. Los trabajadores reaccionaron y paralizaron las actividades en las escuelas, pero con la aplicación de faltas autorizadas por la justicia y multas para el sindicato, volvieron al trabajo en la enseñanza media. Ya son casi dos mil trabajadores con test positivo en el 70 % de las escuelas reabiertas.

En Mina Geraisis una decisión liminar del tribunal de justicia (TJMG), concedió el último 6 de octubre en acción promovida por el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Mina Gerais (Sind-UTE/MG) la suspensión de la vuelta a las aulas en las escuelas provinciales. El gobernador Romeu Zema (NOVO-MG) había determinado la re apertura de las escuelas en octubre, sin ningún tipo de debate con la comunidad escolar sobre las garantías de la seguridad sanitaria. De acuerdo con la coordinadora general del Sind-UTE/MG, Denis Romano hay “en la red provincial 1114 escuelas con baños compartidos , 940 sin mobiliario y 475 no tiene patio. El gobierno no ofrece garantías de que protegiera la vida de las personas y quiere responsabilizar a los padres y madres por la decisión del retorno presencial de hijos e hijas”.

En Sao Pablo, el gobierno de Jaoa Doria (PSDB) presiona por el retorno y dejó la decisión en manos de la responsabilidad de los intendentes, que podrán autorizar o no el funcionamiento de las escuelas. La Apeoesp, sindicato de profesores de la red provincial de Sao Pablo, han realizado acciones regionales y, en muchos municipios, la presión de los profesores en unidad con la población garantizó la suspensión de clases hasta el fin de este año. No obstante hay regiones donde los profesores están siendo sometidos a todo tipo de asedio para retornar al trabajo presencial, principalmente en los de red privada, más propensos a la opresión debido a las precarias relaciones de trabajo.

Como forma de presión el gobierno paulista cambio el mapa de centro de la pandemia en el estado, epicentro de la contaminación y muerte en el país, y está orientando a las escuelas a reprobar a los alumnos que no consiguen acompañar las actividades remotas, implementadas sin que se garantice igualdad en el acceso a herramientas tecnológicas. Ni siquiera la merienda escolar fue asegurada para las escuelas provinciales en este periodo, lo que dejo desprotegida a la capa más vulnerable del alumnado. En caso de que la reprobación ocurra los alumnos más pobres serán excluidos del derecho a la educación escolar. Un retroceso que marcará la historia de la educación en Brasil.

El enfrentamiento de la pandemia está marcado por la falta de articulación del gobierno nacional junto a provincias y municipios ni que decir respecto a las medidas de control y mantenimiento administrativo, lo que perjudica la distribución de insumos, garantía de camas y campañas de concientización de la población. El retorno a las actividades educativas enfrenta los mismos obstáculos, una ves que en los municipios las acciones están supeditadas a intereses de campañas electorales, controladas por intereses específicos de grupos económicos.

No hay planificación responsable para el retorno a las aulas, por ejemplo con proyectos que involucren a la comunidad científica, especialistas en educación y salud pública. Con la destrucción de los servicios públicos en desarrollo, seguramente no ocurrirán estrategias, proyectos y acciones básicas dirigidos a la educación de los espacios y equipamientos escolares. El plan de los actuales gobernantes al servicio de la gran burguesía es de “pasar el tiempo” durante la pandemia, retirando todos los derechos laborales y llevando a los trabajadores a la miseria, para eso, es preciso también, destruir cualquier posibilidad de participación democrática en la toma de decisiones.

Solamente la movilización de los educadores en unidad con la población, puede exigir que los gobiernos respeten las recomendaciones científicas y dejen de sucumbir a las presiones de los grupos económicos que exigen que los riesgos de la pandemia sean ignorados en favor de sus lucros. Los trabajadores de la educación deberemos preparar una huelga general de la educación contra el retorno a las aulas sin seguridad sanitaria y contra todos los ataques que están siendo realizados a nuestros derechos y a la educación pública.

Publicado en Boletim Clasista N°33.

Suscribite a Política Obrera