Consejo del Salario: los burócratas entraron sin pantalones y salieron sin careta

Escribe Analía Pascual

Tiempo de lectura: 1 minuto

El 14 de octubre pasado se reunió el Consejo del Salario que fija el Salario Mínimo, Vital y Móvil. Días antes de la reunión, en medios de prensa, Hugo Yasky señalaba sin ruborizarse que los gremios pedirían la línea de pobreza (en ese entonces calculada en $46.000) lo que representaba un aumento del 150%.También previó que las patronales irían con una oferta “por debajo del 35%” y que, como no se llegaría a un acuerdo, terminaría con un “laudo por parte del Ministerio de Trabajo”.

Pero una vez en la reunión, los “representantes” de los trabajadores pidieron un 30% de aumento que no sólo no llega a cubrir la canasta de pobreza, ¡no alcanza la de indigencia!.

Las patronales ofrecieron el 23% con lo cual la oferta “menor al 35%” fue la de la propia burocracia sindical! El gobierno ofreció un 28% en tres cuotas (12% ahora y llega al 28% recién en marzo de 2021) pero no hizo falta su laudo, porque las centrales obreras acordaron con un gobierno al que no le cabe un alfiler, ni siquiera el rechazo para la tribuna al que nos tienen acostumbrados los Daer y compañía.

El acuerdo entre gobierno, burocracia y patronales lleva el Salario Mínimo a $18.900 en octubre. Según el Indec, la línea de indigencia está en $19.430. Un salario mínimo que permita acceder a una canasta básica que garantice la reproducción material y moral de la familia trabajadora está por arriba de los $90.000. Para conquistarlo deberemos hacer que los burócratas pierdan, además de sus pantalones, el lugar que han usurpado en los sindicatos.

Suscribite a Política Obrera