Gri Calviño: "Es una lucha contra la reforma laboral"

Escriben Rocío Ruiz y Eugenia Arribalzaga

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde el mes de septiembre, los 200 trabajadores de Gri Calviño -una metalúrgica dedicada a la construcción de torres eólicas, emplazada en Florencio Varela- se encuentran protagonizando un conflicto en defensa de sus conquistas y de la organización gremial interna de la fábrica. Entre el 22 de octubre y el 3 de noviembre pasado, ocuparon la planta. Tras la declaración de la conciliación obligatoria, instalaron un acampe en la cochera, donde montan guardia las 24 horas. Política Obrera dialogó con dos de sus delegados.

¿Cuáles son los reclamos y en qué situación está el conflicto en éste momento?

Nuestros reclamos tienen que ver con respetar ciertos acuerdos internos que la empresa ha firmado con la comisión interna y con la seccional Quilmes. Es que están pendientes las recategorizaciones por convenio colectivo de trabajo y el nuestro es el 260/75 y ahí están contempladas dos recategorizaciones al año, una en abril y otra en octubre, y nosotros dejamos de lado la de abril dado que habíamos tenido un conflicto bastante importante en febrero, por lo que acordamos con los compañeros dejar en este momento esa discusión con la empresa, no discutir las de abril ya que habíamos llegado a una buena cantidad de categorizaciones, entonces lo dejamos pendiente para octubre, y justamente ahora se suscita esta situación de conflicto porque la empresa quería tirar esas categorías hacia más adelante e inclusive hacer firmar acuerdos internos que iban en desmedro de las conquistas de los trabajadores. Esto implicaba una flexibilización laboral en muchos puestos y no reconocer recategorizaciones.

¿Qué medidas tomaron con respecto a ésta situación?

Bueno, a partir de que nosotros fuimos suspendidos nos convocamos con los compañeros en la fábrica para tratar de alguna manera de pedir nos den alguna explicación de por qué habíamos quedado sin sueldo, a lo que la empresa de alguna manera no dio ningún tipo de explicaciones y justamente trató de avanzar sobre nosotros y de criminalizar nuestra lucha, en primer momento estuvimos 5 compañeros acusados de no dejar salir a los directivos de adentro de la planta, cosa que al contrario, nosotros queríamos que salgan, como para que den una explicación. Como seguíamos sin ningún tipo de explicaciones de los directivos tuvimos que tomar una serie de acciones y cortamos la ruta 2 y Luján para que tomen acciones no solamente los directivos sino el Gobierno de la provincia también.

¿Cómo se desarrolla el conflicto?

El ministerio de provincia declara la conciliación obligatoria a partir de que la empresa realiza 66 despidos, en respuesta a la toma pacífica que estábamos realizando, que tuvimos que convivir con la policía que estaba en la planta.

Mientras tanto realizamos el plenario con delegados de otras fábricas. Recibimos mucha solidaridad de vecinos, de organizaciones y partidos políticos. Fuimos a la audiencia del Ministerio de Trabajo en busca de una respuesta satisfactoria, se declara la conciliación y se retrotrae todo, incluso los despidos. También buscábamos el pago de varias quincenas adeudadas, para poder tener un respiro y seguir la lucha. La empresa le impone al Ministerio que, para continuar la conciliación, el Estado nos obligue a abandonar la planta. Nosotros decidimos dejar la planta en martes 3 para facilitar la negociacion, pero queremos que se respeten nuestro convenio y nuestros derechos. Entonces esperamos hasta el martes 10 para convocarnos en asamblea donde se decide básicamente lo que dicen los trabajadores, en total democracia.

Por último, le decimos a los trabajadores de otras metalúrgicas y otras empresas que es necesario luchar contra los despidos y la flexibilidad laboral porque atrás se vienen con una reforma laboral, que la tenemos que enfrentar con nuestra lucha hasta ganar.

Suscribite a Política Obrera