El mandato que subió de los hospitales: unificar medidas y seguir hasta ganar

Escribe Julián Asiner

Como en diciembre de 2019, el 26 volvamos a rodear la Jefatura de Gobierno.

Tiempo de lectura: 3 minutos

La presión de los hospitales y centros de salud por una lucha a fondo por el salario fue refractada de forma deformada por la burocracia de los gremios sanitarios. En lugar de organizar la pelea por la paritaria, las burocracias jugaron a fragmentarla para mantenerla bajo su control. Durante el fin de semana largo, la Asociación de Médicos Municipales (AMM) y la Federación de Profesionales, que nuclea a las asociaciones no médicas, colocaron una verdadera carrera de obstáculos a un movimiento que, sin embargo, buscó darse todos los métodos a su alcance para para unificar acciones desde abajo y desplegar su fuerza.

Tras el bochornoso “cese” de 30 minutos en el día de Enfermería, la dirección de Federación de Profesionales pegó un viraje y se plegó al paro de 36 horas para el martes 24 y miércoles 25 que había votado la asamblea posterior a la movilización del 17N, integrada por residentes, concurrentes y asociaciones profesionales combativas. Sin embargo, evitó acompañar el paro con una propuesta de movilización al poder político. Al rato, la AMM convocó a movilizar a Jefatura de Gobierno el jueves 26, pero sin llamar a parar. Así, profesionales no médicos tendrían un paro sin movilización, mientras que los médicos tendrían movilización sin paro.

Las medidas incoherentes que revolea la burocracia expresan la creciente bronca de los trabajadores de la salud, pero también la crisis objetiva con el gobierno porteño, que quiere imponerle a la carrera profesional de la salud una paritaria “tipo Sutecba”, que cerró por un 15% en cuotas (sin consultar obviamente con nadie). Los números están muy lejos de la inflación acumulada, que se acerca a un 40% en 2020, pero más aún de las aspiraciones de los trabajadores que reclamamos un 100% de aumento, en blanco y retroactivo a abril, para recuperar lo perdido en los últimos años y lograr que el salario inicial de un residente se acerque a la canasta familiar (107.000 pesos según la Universidad de Rosario).

La AMM terminó convocando a un cese de actividades de 9.30 a 13.30 para marchar el 26, con la idea de ponerle un límite a la jornada y evitar que después de la movilización pueda desarrollarse una asamblea. Gilardi quiere reservarse el derecho a decidir cuál es el porcentaje que negocia con Larreta, que hasta el momento evitó dar a conocer. Federación de Profesionales, por su parte, también evitó difundir públicamente un porcentaje de aumento y se plegará al mismo cese parcial de AMM, que complicará la vida de residentes, trabajadores de los CeSACs y personas usuarias del sistema de salud. Federación sigue a AMM como una sombra, a pesar de que AMM acordó con Larreta dejarla afuera de las negociaciones paritarias.

El martes se realizaron asambleas en los hospitales y una asamblea general de residentes y concurrentes de CABA. En todos lados se escuchó el mismo reclamo: “que se unifique el plan de lucha”. Todos los cañones apuntan a lograr un paro general el jueves 26, que habilite una movilización excepcional de la salud para rodear, como en diciembre pasado, la “fortaleza” de Larreta en Parque Patricios. Asediado por residentes y concurrentes, Larreta tuvo que dar marcha atrás con la ley precarizadora. Toda la carrera profesional unida podría dar vuelta la negociación salarial, abriendo un nuevo escenario en las paritarias para todo el movimiento obrero. La asamblea de residentes y concurrentes votó parar 24 hs el jueves 26 y reclamar el aval de los gremios para dicha medida.

El rol desorganizador de las conducciones de AMM y Federación planteó al movimiento el desafío de organizar una columna independiente en la movilización. La asamblea de residentes y concurrentes, las asociaciones profesionales combativas y la interhospitalaria de medicina concentrarán desde las 10 hs en Caseros y Jujuy bajo la consigna “recomposición salarial ya en salud: 100% de aumento”. Al finalizar la movilización se realizará una asamblea general interdisciplinaria e interhospitalaria para debatir cómo seguir. Arrancarle las riendas del plan de lucha a las burocracias de AMM y Federación y asegurar su continuidad son los pasos previos necesarios para imponerle nuestras reivindicaciones al macrismo porteño.

Que se respete el pliego votado. Que nada se firme sin la aprobación de las asambleas. ¡Plan de lucha hasta ganar!

¿Cómo ganamos la pelea por el salario? Reunión abierta de Tribuna de Salud (Tendencia) del AMBA Con la participación de Marcelo Ramal Sábado 28/11 - 15 hs - pedinos el link!

Suscribite a Política Obrera