Conflicto en los puertos cerealeros

Escribe Cacho Calarota

Tiempo de lectura: 2 minutos

A comienzo de la semana pasada, la Unión de Recibidores de Granos y Anexos (URGARA, puertos) retomó su un plan de lucha que había suspendido por conciliaciones obligatorias (agosto-septiembre), con quites de colaboración y asambleas de tres horas por turno lo que implica suspensión de tareas. Este gremio agrupa también a los trabajadores de las cerealeras con puertos de embarque de la zona San Lorenzo – Timbúes.

El gremio cerró acuerdos con dos de las ramas- recibidores, con un 32% de julio a noviembre; y en embarque, con un 36%- que deben realizar una revisión ya pautada con la Federación de Acopiadores y con la CADECRA (Cámara de Empresas de Control) respectivamente.

En cambio, los obreros de las cerealeras (puertos terminales) no recibieron aumento alguno desde que venció el anterior Convenio en junio con la Cámara de Puertos Privados. Resumiendo: un gremio, tres convenios.

Esta vez, los obreros de todas las terminales del país están demostrando mucha unidad y firmeza. Realizaron un paro de 24 horas y prometen continuar con asambleas de varias horas por día. Un barco parado por una semana, como ocurrió en ACA Timbúes, le supone un costo a la empresa de miles de dólares por hora que tienen pagar a la empresa naviera.

Fue una respuesta proporcional al ataque verbal y virulento en una “carta” que distribuyó por los medios, el gerente general de Puertos Privados, Martín Brindisi, quien refiriéndose al bloqueo que realizaron los obreros en Cargill Punta Alvear, con total hipocresía aludía a los 180 camiones que estaban dentro de la Planta y a los que esperaban en la ruta; cuando es moneda corriente que sin ningún conflicto que paralice la descarga, los camioneros deben soportar varios días sobre la ruta. Esto desde hace décadas que fue denominado “silos móviles”.

Los obreros de las Plantas Terminales donde se embarcan granos y aceites, reclaman un 42% para el periodo julio 2020-junio 2021, con cláusula de revisión en marzo 2020. Tres gremios que actúan en los remolcadores fueron al paro este miércoles pasado, a los que le dictaron conciliación obligatoria por 15 días.

El gran sindicato ausente en toda esta pulseada son los aceiteros, tanto la Federación como el SOEA San Lorenzo. El SOEA baraja cifras del 33% hasta junio 2021, por debajo de la inflación. Su paritaria también venció en junio de este año. Cofco otorgó un “Bono Covid” de $80.000, que el SOEA quiere que sea imitado por el resto de las aceiteras y se suma el tradicional Bono de Fin de año que equivale a un sueldo.

El escenario plantea un fin de año caliente, donde los obreros de URGARA Terminales, están en la primera línea. Las grandes agroexportadoras la vienen ganando con la pala y se financian reteniendo el impuesto a las exportaciones hasta un año.

Si la marcha y desenlace de esta lucha se discute en asambleas de cada región, tienen en gran parte asegurada la conquista de sus reclamos. Detrás del acuerdo de Urgara se colarán los aceiteros y resto de sindicatos.

¡Adelante compañeros!

Suscribite a Política Obrera