Bariloche: autoconvocatoria por el transporte público

Escribe Elena Florín

Tiempo de lectura: 2 minutos

El viernes 27 tuvo lugar una autoconvocatoria de vecinos de Juntas Vecinales, usuarios del transporte público y trabajadores de Mi Bus para reclamarle al gobierno municipal que garantice el servicio de colectivos, cuando se cumplía el día 12 de un nuevo paro de choferes. Salimos a las calles a cortar rutas de acceso a la ciudad para visibilizar la exigencia de solución. Hubo concentraciones en siete puntos de la ciudad que llamaron la atención a los automovilistas que manifestaban su apoyo con bocinazos.

La empresa Mi Bus es una incumplidora serial. No paga los salarios en tiempo y forma de forma reiterada. Por ese motivo, desde el mes de junio los trabajadores paran todos los meses. En lo que va del año, suman 45 días en los que no hubo servicio. La empresa aduce que por el receso impuesto por la pandemia sólo recauda 10% de los ingresos de tiempos normales y que depende de los subsidios nacionales, provinciales y municipales para el pago de los salarios.

Claro que la renta se la lleva. También se llevó las unidades especiales para discapacidad y unos cuantos otros.

La complicidad del gobierno municipal es total, a tal punto que Gennuso parece ser el gerente de la empresa. Nunca un control, nunca la exigencia de presentar balances, mucho menos una revisión del destino de los millonarios subsidios. Por un embargo judicial de las cuentas de la empresa nos enteramos de que con los subsidios pagan las unidades a Colcar, la carrocera dueña de los vehículos y no los salarios de los trabajadores.

El intendente amenaza y extorsiona con rescindir el contrato con Mi Bus y suspender el servicio por dos meses. También responsabiliza de la crisis a los choferes que pretenden cobrar sus salarios. Usuarios organizados en la Multisectorial por el Transporte Público y choferes estamos participando en un ciclo de charlas sobre el sistema de transporte que queremos los barilochenses. Ahí se debate la propuesta de Control Obrero de la empresa, es decir que una comisión de trabajadores controle los movimientos económicos de la empresa: subsidios, reparaciones, combustible, recaudación a través de SUBE. También otros modos de fiscalización digital. También se discute la propuesta de municipalización del servicio bajo control de trabajadores y usuarios.

Mientras tanto, el intendente anuncia que podría acordar con la empresa la reducción de los recorridos, reducción de personal y aumento de la tarifa. A ese programa hay que oponerle el nuestro. Es necesario elaborarlo para recuperar un transporte público al servicio de la población. Para ello los trabajadores junto con los usuarios deberían preparar mesas de discusión. Urge defender los puestos de trabajo y los colectivos ya que el vaciamiento es un hecho inminente. Está planteada la expropiación sin pago de los bienes de la empresa, que compró las unidades con los subsidios recibidos del Estado. La municipalización bajo control de los trabajadores Los usuarios que quedamos a pie salimos a expresarnos en unidad con los choferes que vienen endeudándose por los sucesivos incumplimientos de la empresa y el gobierno.

Exigimos el inmediato pago de lo adeudado a los choferes y el restablecimiento del transporte, lo que puede requerir la incautación provisoria de las unidades, incluso de las que se fugaron.

Suscribite a Política Obrera