Aceiteros y recibidores: un conflicto clave para el futuro del movimiento obrero

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Federación de Aceiteros (FTCIOD y ARA) y la Unión de Recibidores de Granos (URGARA) han decretado nuevamente un paro general de ambos gremios. El conflicto se profundiza ante el abierto sabotaje de las cámaras patronales al reconocimiento de la cláusula de revisión salarial para los aceiteros y de reclamos de reduccion de las horas de trabajo y la eliminación del impuesto a las ganancias, entre otros, por parte de los recibidores de granos.

La huelga de la Federación Aceitera y de la Unión de Recibidores vuelve a poner en agenda un tema central para toda la clase obrera como es la cuestión del salario. La caída brutal de los salarios reales pone en evidencia la crisis de la abrumadora mayoría de las paritarias que la burocracia sindical ha firmado, en forma sistemática, por debajo de la inflación. Se están reabriendo discusiones en la inmensa mayoria de los gremios por la reapertura de las mismas o por el reclmo de un bono de fin de año que compense en parte la brutal caida del poder adquisitivo aceptada por la burocracia sindical.

Aunque el sindicato aceitero de San Lorenzo, que no intregra la Federación, no se ha sumado a la huelga conjunta -haciendo primar conceptos corporativos y burocráticos- tambien ha salido a tomar medidas de fuerza reclamando un bono con un 175 % de aumento respecto al bono de fin de año anterior (también rechazado por las patronales) porque en las bases de ese gremio existe una enorme simpatía con una huelga conjunta de todos los gremios del cordón vinculados con la exportación, Saludamos la continuidad de la lucha y el nuevo paro conjunto de ambos gremios. El mismo amerita otras decisiones para continuar un plan de lucha, pues un paro de 24 horas no va a quebrar a estas grandes patronales.

Hay una enorme oportunidad para los trabajadores del Cordón de quebrar las intransigencias de las grandes patronales cerealeras. El Cordón Industrial es un hervidero de reclamos. Recientemente, se ha formado una Intersindical Marítima Portuaria y Afines del Cordón Industrial, que agrupa gremios como Centro de Patrones y Oficiales de Pesca y de Cabotaje Marítimo, S.E.A.M.A.R.A., U.R.G.A.R.A. Serenos de Buques, S.O.M.U., S.U.T.R.A.V.I.P., SUPA San Lorenzo, U.T.H.G.R.A., A.J.E.P.R.O.M.M., Carga y Descarga; todos gremios vinculados a la exportación.

Que inmensa oportunidad para realizar un plenario de delegados de base de todo el Cordón Industrial para votar un paro general indefinido hasta la obtención de los reclamos.

Un paro conjunto y un plan de lucha definido (que aún no han establecido) de Aceiteros y URGARA tendría además un enorme siginficado politico para los trabajadores. Se trata ni más ni menos que la clase obrera golpeada por la pandemia pase a la ofensiva y que, a través de la lucha, establezca un programa propio de la clase obrera y ponga en la agenda la huelga general – por un aumento del 40% de salarios y jubilaciones, y por el inmediato ajuste a la inflación.

Suscribite a Política Obrera