Huelga de hambre docente en Curitiba

Escribe LPS (Lucha por el Socialismo)

Tiempo de lectura: 3 minutos

Terminó el 26 de noviembre, después de ocho días de ayuno total. La huelga de hambre de docentes del estado de Paraná, que estaban acampando frente al Palacio de Iguazú, en la capital (Curitiba). El gremio reclama el fin del edicto 47/2020, que instituyó una prueba para el Proceso de Selección Simplificado (PSS), que permite la contratación temporaria de docentes desde 2005. El cierre de la huelga de hambre ocurrió en una asamblea virtual del sindicato, cuya participación fue bastante controlada. Iniciada a las 10:30 am del 19 de noviembre, la huelga de hambre llegó a contar con 49 personas.

De acuerdo con el sindicato de docentes, la huelga fue levantada para garantizar la salud de los huelguistas, que permanecieron 174 horas sin ningún tipo de alimentación. Otra preocupación fue el avance de la pandemia de coronavirus en la capital de Paraná. Médicos voluntarios que acompañaron a los docentes en huelga advirtieron del riesgo de la fragilidad impuesta por la falta de comida que los deja aún más vulnerable al virus.

La situación de los docentes es grave. El gobierno de Paraná no realiza ningún tipo de concurso desde hace siete años. El sindicato también pide el despido del empresario Renato Feder, secretario de Educación. Las directrices son principalmente para evitar el desempleo de miles de profesionales de la educación, entre profesores y personal. Además de la revocación del aviso y de la prueba, el sindicato reivindica la renovación de los contratos de profesores y empleados de escuela, actualmente contratados de forma temporaria por el proceso de selección simplificado; el pago de salario mínimo regional y de promociones y progresiones; concurso público para suplir el déficit de docentes; el fin de la militarización de las escuelas de la Red Estatal y el mantenimiento de grupos de enseñanza nocturna en las escuelas incluidas en el proceso de migración para el modelo cívico-militar.

Según el Secretario de Lucha contra el Racismo de la APP-Sindicato, Luís Carlos dos Santos, la actitud extrema de comenzar la huelga de hambre, con riesgo de muerte, se debió a la decisión inflexible del gobierno. Para Luís, “si fuera un concurso, todo estaba resuelto, pero habrá un costo total para una prueba que no garantiza nada a los docentes, solo trae costos al Estado y no es un concurso público. Lo precisamos para el ingreso de los docentes con las garantías y seguridad para un servicio público de calidad ”. La movilización de profesionales de la Educación de Paraná tuvo inicio, en todo el estado, a principios de noviembre, cuando el gobernador de Paraná, Ratinho Jr y Renato Feder anunciaron la militarización de 216 escuelas y una prueba para el PSS. Las medidas del gobierno fueron tomadas de forma autoritaria, sin consultar al sindicato y con informaciones distorsionadas a la población. Durante este período, el sindicato exigió una reunión con el gobierno, que, gracias a la movilización tuvo lugar el 17 de noviembre, sin embargo, sin una respuesta positiva para el sector. De ahí en adelante, el campamento se instaló frente al Palacio Iguazú, y al día siguiente, 18 de noviembre, el Parlamento Legislativo de Paraná (Alep) fue ocupado por un día por los docentes. Después del desalojo de la Alep, se inició la huelga de hambre, con el objetivo de denunciar la falta de diálogo con el gobierno.

La reforma empresarial de la Educación Pública avanza zancadas en Paraná. Prevé la destrucción de condiciones de trabajo, el aumento de la devaluación de los salarios de los docentes e irá a promover la exclusión y segregación escolar de los más pobres. Los docentes de Paraná han demostrado que están dispuestos a reaccionar ante tal situación. Sin embargo, los dirigentes sindicales optaron, de nuevo, por contener la lucha real y por la desmovilización, en nombre de una supuesta presión virtual sobre las instituciones burguesas, que actúan en contra la clase trabajadora.

La radicalidad de los docentes en Paraná debe servir de ejemplo para impulsar una movilización general en defensa de la Educación Pública. Los proyectos que involucran la reforma de la educación empresarial están siendo impuestos desde la Reforma de la Educación Secundaria, firmada en 2016 en todos los estados.

Militarización, cierre de escuelas nocturnas y de aulas, la precarización del trabajo docente, entre otros, son parte de esos proyectos. Es necesario organizar la lucha de verdad, en las huelgas y en las calles. Si los trabajadores se vieron obligados a someterse a trabajos explotadores en tiempos de pandemia, no puede ser una excusa para que sus luchas sean invisibilizadas mientras los ataques del gobierno solo aumentan.

Suscribite a Política Obrera