Luchas de los trabajadores de la salud en EEUU

Escribe Ale Greig

Tiempo de lectura: 2 minutos

En medio de la transición de Trump a Biden, EEUU atraviesa el pico más agudo de la crisis sanitaria, con récords de fallecimientos y contagios. Pero no solamente: también emergen luchas por el salario y mejora de las condiciones laborales.

En California, más de 1.100 enfermeras de tres hospitales -Centro Médico Regional Los Robles, el Centro Médico y Hospital West Hills- discuten ir a la huelga por la falta de personal. Denuncian que, al cabo de nueve meses desde el inicio de la pandemia, los elementos de protección siguen siendo racionados -muchas veces, deben reutilizarlos- y que las autoridades del Hospital tampoco garantizan que se cumpla la reglamentación actual que exige la atención de dos pacientes cada una enfermera, en unidades de cuidados intensivos y de cuidados coronarios. Denuncian, además, las condiciones extremas de trabajo, sin descansos.

En la ciudad de New Rochelle, en el condado de Westchester, las enfermeras de Montefiore New Rochelle han parado los días 1 y 2 de diciembre pasados, por la falta de personal, por responsabiliad del estado de Nueva York (NYSNA) y la administración de Montefiore.

En Arizona, equipos de investigadores de la Universidad recomienda al Departamento de Salud poner en cuarentena a todo el estado, anunciando que Arizona "corre el riesgo de una catástrofe en la escala del peor desastre natural que haya experimentado el estado. Sería similar a enfrentar un gran incendio forestal sin órdenes de evacuación". Por otro lado, directores hospitalarios advierten que, para la semana de Navidad, la ocupación de camas podría colapsar. También las autoridades hospitalarias y trabajadores se encuentran preocupados por no contar con el suficiente personal para responder a la alta demanda. (as.family.com).

A pesar de la escalada del segundo pico, en Chandler, Arizona, el municipio ha decretado retomar las clases presenciales, lo que ha valido que un centenar de docentes discutan ir a una huelga contra la presencialidad en este contexto.

EEUU, uno de los países dónde se ha llevado al máximo la privatización de la salud, y a su vez líder en sistemas de salud más complejos y de avanzada, concentra una de las máximas contradicciones, confirmando el antagonismo entre la organización social capitalista y la salvaguarda de la vida de los explotados. Se va configurando una acentuación una lucha de clases, en medio de la crisis de la pandemia y de la implementación de la vacuna.

Todo parece indicar un recrudecimiento de casos positivos está en curso y en muchos estados carecen del personal sanitario para abordar esta problemática. En medio de un derrumbe económico, y una ola de despidos, los trabajadores avanzan en su organización por la defensa de su salario y de su vida, evidenciando ser un factor de enorme vitalidad.

Suscribite a Política Obrera