La gran batalla por el derecho al aborto la tenemos por delante

Escribe Olga Cristóbal

Tiempo de lectura: 4 minutos

Las presiones para impedir la sanción del proyecto de legalización del aborto del Gobierno en el Senado, se multiplican. Senadores “indecisos” como los entrerrianos Stella Maris Olalla (UCR) y Edgardo Kueider (FdT) vieron la turbamulta celeste a la puerta de sus respectivas casas.

En el Senado hay 33 a favor y 34 en contra, y 4 senadores que no se pronunciaron aún, los comodines de la rosca de último momento. Sin embargo, La Nación (16/12) dice que otros cuatro senadores de la oposición cambiarán su voto afirmativo de 2018 por una abstención. En caso de empate, el voto de Cristina Kirchner, presidenta de la Cámara, definiría la suerte de la ley. Los medios opositores aseguran que busca evitar ser la que tire esa taba.

En el Frente de Todos, el jefe de la bancada, el formoseño José Mayans, es un furioso antiabortista, nexo entre los celestes y el Senado y frecuentador de sedes obispales. Mayans repudió que CFK girara el proyecto a comisiones favorables a la legalización y que no permitiera una lista más numerosa de oradores. "¡Están intentando alargarlo para que no se vote!", lo acusó su compañera Alma Sapag. El gobierno no admite que se encuentra enfrentado a un impasse.

El Episcopado ha hecho saber, por su parte, que el presidente Alberto Fernández no recibirá el saludo de Fin de Año. Preparan un virulento documento en el que mencionarán el aumento meteórico de la pobreza y los problemas judiciales…. Sólo falta que el clero, que une a sus inversiones inmobiliarias una estructura jerárquico-feudal anterior al medioevo, salga en defensa de la República, para que Argentina entre en el reino del disparate.

El presidente de la Pastoral de la Salud, Alberto Bochatey, asegura que la derrota celeste en Diputados fue alentadora. "Con 129 votos salía y tuvieron 131. Esto confirma lo frágil, lo débil de esta mayoría y lo dividido que está el pueblo argentino en este tema” (LN, 13/12). Bochatey es de cuidado. Militante activo contra las mujeres y la disidencia sexual, no solo fue el designado por Bergoglio para proteger a los sádicos abusadores del caso Próvolo (AICA, 29/11/18). En su CV se jacta de ser el creador de los comités de ética hospitalarios en la Argentina y en varios países latinoamericanos. Su función es vetar u obstaculizar los abortos no punibles, la muerte digna, los programas de anticoncepción. Por años, el platense Bochetey integró numerosos comités de ética, como el del Hospital Italiano y el Notti de Mendoza.

Twitazos

Los curas villeros son otra punta de lanza: “Causa indignación que mientras trabajamos para que la gente pueda comer en medio de la pandemia, nos vengan con la propuesta del aborto”, declaró Pepe Di Paola, el cura amigo de Cristina Kirchner. Menos escozor le produce que en medio de la pandemia se dolarice la deuda en pesos, al valor de default del mercado, o que se negocie una dictadura del FMI. Di Paola debe ser tuerto, ve el hambre pero no el embarazo infantil y adolescente, los abusos sexuales, los abortos clandestinos. La legalidad del aborto, reprochan, “dañará al Papa frente al sector más conservador del Vaticano”. Cristina le estaría haciendo el juego a la derecha.

Sergio Rubin, voz del Episcopado desde las páginas de Clarín, advierte que “la Casa Rosada abrirá un frente crítico con el argentino más importante en el mundo, que venía tratando de facilitar las cruciales negociaciones por la deuda con el FMI. Y con un Episcopado y los curas villeros, que están jugando un papel clave en la amortiguación social por los efectos de la severa crisis económica”. Si el proyecto es modificado en el debate en el Senado, así debería remitirse a Diputados y vuelta la burra al trigo.

El embate del clero luce poderoso solo porque es el único embate. Entre roscas y patoteadas, la Iglesia no las tiene todas consigo. “Muchos hijos de familias creyentes y estudiantes de colegios católicos se sumaron a la corriente verde”, lamentan.

Del lado de la Campaña hay previstas dos únicas convocatorias. “Acciones presenciales” el 17, cuando tiene que salir el dictamen, y la otra una vigilia en día que se vote, seguramente el 29. “La democracia argentina está a punto de cumplir su deuda con nosotras y nosotres”, dice el comunicado de la Campaña. La ‘democracia argentina’ no va a cumplir nunca con la mujer, por la misma razón que no puede cumplir con los trabajadores. El contenido social de la democracia es la explotación económica y deshumanización del individuo social. El proyecto en cuestión sale mutilado, porque otorga un arma poderosa de proscripción a la medicina privada y al confesionalismo – la ‘objeción de ‘conciencia’ institucional’. Tampoco erradicará la miseria femenina ni la violencia contra la mujer. El comunicado de marras es una profesión de fe en el capitalismo. Constituye un apoyo político al gobierno de la miseria jubilatoria, el impuesto al salario y del servicio a los fondos internacionales.

El Plenario de Trabajadoras convoca al movimiento de mujeres a retomar el camino de la movilización por el aborto legal, del mismo modo que lo hacemos por el salario, la vivienda y contra el hambre.

Unamos la lucha por la legalidad del aborto a las luchas de todos los explotados, en defensa de las jubilaciones, por el salario, por la vivienda, por el derecho a la educación y a la salud.

Llamamos a las direcciones sindicales, las juntas internas, las asambleas barriales que defienden los derechos de la mujer, a que movilicen a sus organizaciones, y lo hagan conocer por medio de volantes, comunicados y presencia ostensible en la movilización del 29 de diciembre.

Movilicemos el 29 de diciembre masivamente por el aborto legal, seguro gratuito, sin condicionamientos clericales, junto a la clase obrera.

Suscribite a Política Obrera