Loma Negra: los mineros ganaron

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

Se cerró el conflicto minero de la empresa Minerar, de Olavarria, con un triunfo de los trabajadores, por su encuadramiento en la rama Cemento del convenio de AOMA.

El acuerdo llegó recién cuando los efectos de la huelga forzaron a la patronal a apagar los hornos y sólo le quedaba producción para una semana.

El acta firmada entre la burocracia de Héctor Laplace secretario general de AOMA nacional -no participó la seccional Olavarría que originó el conflicto- establece que la empresa se compromete al reencuadramiento de los trabajadores de Minerar en la rama Cemento y al pago de 24.000 pesos en tres cuotas los meses, lo que representa la diferencia aproximada entre la escala que tenían y la que percibirán a partir de nuevo encuadramiento

La burocracia AOMA y las mineras de todo el país habían acordado, hace dos años, un sistema de ramas que les permiten a las empresas establecer una diferenciación salarial entre los trabajadores. De esas “ramas” de AOMA, la que percibe mejores salarios es la del cemento. Minerar es una empresa que abastece de piedra caliza a Loma Negra para producir cemento. Pero en vez de encuadrar a estos trabajadores en la rama Cemento, la empresa los tenía a todos encuadrados en la rama Cal y Piedra, que recibe sueldos muy inferiores. El Ministerio de Trabajo dictó varias conciliaciones obligatorias, dilatando el conflicto e intentando desgastar a los trabajadores. Pero el sábado 5, al ya no tener insumos, Loma Negra apagó los dos hornos de su planta L’Amalí, de Olavarría, responsable del 70% de su producción, lo que definió el resultado del conflicto.

Las patronales de las mineras vienen acumulando beneficios enormes. “En noviembre, la producción de cemento había crecido 28% interanual, a 1,13 millón de toneladas, de las cuales más del 96% fueron para el mercado interno. Según el registro de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland, fue el mejor desempeño en tres años” (Ámbito Financiero, 14/11).

El triunfo del conflicto de los trabajadores de las canteras de Loma Negra sienta un formidable precedente pues deja al descubierto este procedimiento de precarizacion laboral, que es el rasgo dominante de toda la industria minera. Ahora serán varios los sectores que saldrán a reclamar nuevos encuadramientos. El acta abre el paraguas en ese sentido, ya que incluye una cláusula insólita que señala que “ambas partes” consideran que no hay precarizacion laboral.

Con el agua al cuello, las patronales aflojaron cuando tenia muy poco stock y se podía llegar a parar toda la industria de la construcción. Se reclamó correctamente la homologacion del acuerdo al Ministerio de Trabajo que seguramente va a ser resistida por el conjunto de las patronales mineras que saben los conflictos que vienen detrás.

El triunfo de los mineros de Olavarria deja una enseñanza vital que tiene sus implicancias para el futuro de la clase obrera.

Suscribite a Política Obrera