Para defender el aborto legal: huelga y movilización hasta que se apruebe

Escriben Soledad Domínguez y Valu Viglieca

Tiempo de lectura: 3 minutos

Un pronunciamiento firmado por trabajadoras nucleadas en las centrales sindicales y movimientos sociales (entre las cuales se encuentran la secretaria de Igualdad de Oportunidades y Géneros de la CGT y secretarias de Género de distintos sindicatos), que se está difundiendo en apoyo al proyecto de ley que tiene media sanción por la legalización del aborto, no contiene una palabra de llenar las calles este 29, menos la convocatoria a una huelga hasta después de la votación. No se trata solamente de garantizar una sanción que no es segura, sino reforzar la conciencia y la organización de las mujeres y el pueblo, para reforzar otras luchas, porque la del derecho al aborto no es la única. Una huelga de mujeres y de todas las organizaciones sindicales, desde la empresa hasta la región y toda la industria, que se solidarizan con este reclamo histórico.

Impostura

La burocracia de la CGT ha estado bloqueando la lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, aunque ahora diga que ratifica una postura histórica, que nadie había notado, de “apoyo a la urgente y necesaria sanción de una Ley que garantice a las mujeres u otras identidades con capacidad de gestar el derecho al aborto”. En la CTA el panorama no fue muy distinto: con una mano formaba parte de la Campaña Nacional, pero hasta hace no tanto y, durante años, sostuvo que “es un debate que divide y no conviene llevarlo a los sectores”.

En 2018, Hugo Moyano (Camioneros), Antonio Caló (metalúrgicos), Julio Piumato (judiciales) y Héctor Daer (Sanidad) firmaron la declaración del peronismo contra “la cultura del descarte”, donde se posicionaron en contra del aborto legal, al punto que se negaron a que sea cubierto por las obras sociales sindicales en caso de que sea ley. Esto les valió un pañuelazo en las puertas de la CGT y una reunión con las “mujeres de la CGT” donde explicaron que el problema era el cupo y que len-ta-men-te los varones iban a entender de las cosas que “nos pasan” a las mujeres. Hugo “Cachorro” Godoy tuvo que cerrar, ahora, el plenario de ATE (22/12) avisando que habría cese de actividades para movilizar luego que las delegadas mocionaran que se vote un paro para el 29. ¡Bravo las delegadas! La huelga debería ser hasta que termine la votación – y condicionada al resultado de esa votación. Hasta las movilizaciones del 8M -hace escasos 3 años-, las dirigentas que hoy votan un paro, sin mayores precisiones acerca de la modalidad de la huelga, evitaban poner la consigna por el Aborto Legal en sus convocatorias y hasta retiraron la financiación del sonido de la marcha en 2019. “Las de la CTA todas llevamos pañuelo verde”, dicen las delegadas de ATE ante la inmensidad del de mujeres y ante la bendición condicionada que ha dado el FdT, que ahora sugiere dilatar la votación en el Senado, en el caso de comprobar que no reúne mayoría, para evitar el colapso de la coalición de gobierno.

A menos de una semana de votarse la ley, no está garantizado que el Senado la sancione. Las iglesias presionan y los senadores de ´pañuelo verde´ se convierten súbitamente en abstencionistas o reformadores del articulado – para que vuelva a Diputados. Por esto, no impulsar una huelga general es sabotear la lucha por este derecho.

Rodeemos el Congreso

La pandemia y los ataques de las patronales y del gobierno (despidos y bajas de salarios y jubilaciones) han creado grandes problemas a las y los trabajadores. Incluso han sido desconocidas por las patronales las licencias por el cuidado de hijos e hijas. Las trabajadoras de salud pública y privada, de la primera línea de batalla, pelean por elementos de protección y no morir en el lugar de trabajo; las docentes rechazan la vuelta a clase mientras dure la pandemia y no se garanticen condiciones sanitarias seguras para ellas y sus alumnos; exigen insumos para garantizar la conectividad, lo mismo sucede con las mujeres estatales y trabajadoras de call center.

Las luchas en defensa de la salud y el salario recogen el rechazo a esta burocracia entreguista. Las mujeres trabajadoras peleamos por el aborto legal con el mismo método con el que defendemos nuestras condiciones laborales. Probablemente, la presión de este movimiento es la autora de ese comunicado con firmas. Pero sobran palabras y falta acción.

La única forma de conquistar el derecho al aborto legal, seguro y gratuito es en las calles. Este 29D vayamos a una gran movilización, a rodear el Congreso para que salga la ley. Necesitamos paro y/o cese de actividades que garantice que todas las compañeras y todos los compañeros podamos estar. Exijamos e impulsemos asambleas y reuniones en los lugares de trabajo, involucremos a nuestros compañeros y llenemos las calles del país.

Suscribite a Política Obrera