Por legalidad del aborto ya: huelgas y a la calle

Escribe Olga Cristóbal

Tiempo de lectura: 2 minutos

A dos días de que se vote la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en el Senado, la Campaña por el Derecho al Aborto, el Plenario de Trabajadoras en la Tendencia del Partido Obrero llama a las mujeres y a los explotados a dar el presente en todas las plazas políticas del país. Pero no para balconear el debate en el Senado sino para desbaratar las maniobras que intentan postergar la votación, maniobras de las que participan “transversalmente” celestes y verdes.

El derecho al aborto no es cualquier derecho. La maternidad compulsiva es fundante de la regimentación de las mujeres y de la esclavitud doméstica. “Es uno de los derechos cívicos, políticos y culturales esenciales mientras duren la miseria y la opresión familiar”, supo decir León Trotsky en “Termidor en el hogar “(1). Hace ya un siglo, en noviembre de 1920, la Revolución de Octubre había decretado la legalidad del aborto y su gratuidad en todo el territorio de la Unión Soviética.

En 1938, desde México, Trotsky denunció que “la burocracia ha restaurado el castigo criminal por los abortos, regresando oficialmente a las mujeres al estado de animales de carga”.

Un siglo después, en la Argentina, tras años de lucha, las mujeres hemos obligado a los gobiernos patronales -Macri antes, Fernández ahora- a que se discuta esta reivindicación central.

La demanda de aborto legal, indisolublemente unida al reclamo de educación sexual laica y de la provisión universal de anticonceptivos, “figura alto en la agenda de la lucha de clases en Argentina. Lejos de dividir la lucha de las paritarias o contra las contra-reformas laborales y previsionales, tiene la capacidad de potenciarlas y de desarrollar un frente único entre todas las luchas”, escribió Jorge Altamira en ocasión del anterior debate parlamentario (Infobae 1-3-18). Nunca más cierto que hoy, que mientras el Senado discuta el aborto, en Diputados Sergio Massa se prepara para convertir en ley la nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

Pero hay más: “La defensa del derecho al aborto es un aspecto decisivo para cualquier lucha que tenga el propósito de expulsar a la burocracia de los sindicatos”, sigue Altamira. En ese entendimiento, hombres y mujeres de la Tendencia han convocado a sus compañeros de trabajo a arrancar un paro, asamblea, cese de tareas que les permita ir masivamente al Congreso. Por eso las delegadas de Tribuna Estatal (T) han mocionado un paro en el plenario nacional de la CTA, y Cachorro Godoy respondió agarrándose la cabeza. Por eso profesionales y trabajadoras de salud y sanidad, primeras afectadas por la objeción de conciencia, se han organizado para participar.

El derecho a decidir, a liberarse de la maternidad compulsiva, es indispensable para que las mujeres podamos liberarnos del “régimen de trabajos forzados” que la familia -y la maternidad no deseada. Es un derecho que se complementa con otro: el derecho a una maternidad plena, con un Estado que garantice la salud, la educación, la vivienda, la recreación de nuestros hijos. Con estas dos divisas, nosotras y nuestros compañeros estaremos el 29 en el Congreso.

El martes, en el Congreso y en todas las plazas políticas del país.

Referencias:

(1) Termidor en el hogar

(2) [¿Sigue aún el gobierno soviético los principios adoptados hace veinte años?](https://www.marxists.org/espanol/trotsky/ceip/escritos/libro5/T09V137.htm]

Suscribite a Política Obrera