Lock out de Sancor Córdoba

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ante la falta de acuerdo por diferentes reclamos salariales de los trabajadores, la fábrica láctea ubicada en el departamento de San Justo, provincia de Córdoba, decidió suspender a la totalidad del personal por tiempo indeterminado.

A partir del mes de diciembre, los trabajadores de Sancor Balnearia vienen sostenido una serie de reclamos salariales. La patronal se encontraba operando con suspensiones cada quince días, los trabajadores cobraban por semana con atrasos de hasta cuarenta días y con salarios sin actualizar desde el 2019. A esto se le sumaba una deuda que mantiene la empresa desde el 2018, que descontó el 15% del sueldo a los trabajadores y jamás fue repuesto. Se trata de unas plantas más modernas que posee la Cooperativa Láctea y con la instalación de las últimas tecnologías, donde la principal actividad es la elaboración de quesos de pasta dura.

El pasado 28 de diciembre, según difundió la patronal, los trabajadores rechazaron la propuesta empresarial que constaba en realizar un único pago de $6.000 pesos y un incremento del 15%, lo que derivó en la decisión de la Cooperativa de paralizar la actividad de la planta y que todo el personal quedará encuadrado bajo el régimen de jornada libre, que consiste en seguir en relación de dependencia y sin asistencia al lugar de trabajo, y por lo cual se abona la suma de $10.000 mensuales a cada trabajador.

“Debido a no poder asegurar la operatoria productiva por falta de predictibilidad ante el rechazo de la propuesta efectuada por SanCor en audiencia de fecha 28/12/2020, se ha decidido paralizar la actividad de la planta a partir del día de la fecha y hasta nuevo aviso. Consecuentemente, todo el personal quedará encuadrado bajo el régimen de jornada libre”, decía un cartel que se instaló en la puerta de la planta, de acuerdo a lo informado por el sitio especializado en lechería EDairyNews. Sin embargo, los trabajadores insisten en que no rechazaron la propuesta de la empresa, pero que sí solicitaron que los números se ajusten a lo que se corresponde con su convenio colectivo de trabajo, que se regularice el cobro de los sueldos adeudados y además exigen el pago de un bono extraordinario.

A través de un comunicado los trabajadores denunciaron la intransigencia de la patronal. “Durante meses, SanCor no dio ninguna respuesta en la mesa de negociaciones. Ante el malestar de los trabajadores, SanCor amenazó con suspensiones masivas e indefinidas argumentando “no poder asegurar la operatoria productiva por falta de predictibilidad ante el rechazo de la propuesta efectuada por SanCor. Lo que se dice un chantaje: no aceptás mi propuesta en la mesa, te suspendo de forma indefinida”.

Los trabajadores denuncian que debido a esta situación “muchos fuimos obligados a sobrevivir en plena pandemia con 10.000 pesos mensuales, dejando a nuestras familias prácticamente en situación de indigencia” (Info Gremiales, 5/1/20).

Suscribite a Política Obrera