Estados Unidos: el desarrollo de la crisis después del golpe fracasado

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cinco muertos, decenas de heridos y detenidos fue el saldo de la asonada fascista al Capitolio de EEUU. El presidente electo, Joe Biden, llamó a los acontecimientos del Capitolio una “insurrección”, un proceso de “sedición”, lo que le cabe la pena de muerte a sus perpetradores e instigadores según la Constitución norteamericana. Luego dijo que habría una “transición ordenada”, algo que nadie cree. Facebook y Twitter eliminaron publicaciones de Trump y bloquearon sus cuentas el miércoles. Los demócratas piden un nuevo impeachment.

Ayer las imágenes eran elocuentes: la movilización pro-Trump quería evitar que el Congreso certificara los resultados de las elecciones presidenciales. Blandieron pistolas, rifles, escudos y banderas confederadas, rompieron ventanas para trepar al Capitolio y entraron en un Congreso vacío. La policía mostró una impactante falta de resistencia, que contrastaba con los ataques a las movilizaciones de Black Lives Matters y a las movilizaciones antirracistas que sacudieron EEUU. La maniobra provino del interior del Estado. Trump exigió a su vice, Mike Pence, a rechazar la certificación y aplazar la sesión conjunta de ambas Cámaras.

El golpismo en un régimen fragmentado

Dentro del bando demócrata y republicano, diferentes voceros lo calificaron como “autogolpe”. Incluso desde el propio gabinete presidencial anunciaron que en 13 días que le faltan cumplir al presidente saliente, todavía puede hacer “mucho daño”, hasta la ceremonia de inauguración (traspaso). Plantean convocar la ahora famosa enmienda 25, bajo la cual el gabinete le puede pedir al presidente dimitir porque es incapaz de cumplir con sus obligaciones y deberes constitucionales. Se requiere el visto bueno del vicepresidente y de 8 miembros del gabinete. Pence se opone.

Chuck Schumer, el titular de la bancada demócrata del Senado, le pidió al gabinete que ponga en marcha la enmienda. “Este presidente no debería ocupar el cargo ni un día más”, dijo Schumer, quien encabezará la nueva mayoría demócrata en el Senado cuando comience su próxima sesión. Puede comenzar otro pedido de impeachment si no se aprueba la enmienda. Ambas cámaras deberían ser convocadas, algo que no sucedió. Trump sigue a cargo del botón nuclear del estado.

Trump nunca reconoció al presidente electo, apoyado en 70 millones de votos que recogió en las elecciones de noviembre. En una conversación telefónico exigió al gobernador de Georgia que adultere los resultados electorales del pasado 3 de noviembre. Las elecciones en ese estado, para dirimir la mayoría en el Senado, dieron una victoria a los demócratas, el día anterior a la asonada. Trump llevaba dos semanas convocando a marchar al Congreso el miércoles 6. La semana anterior a los hechos, liberó a uno de los cabecillas de los Proud Boys, una banda de supremacistas blancos.

Trump reprochó al vicepresidente no haber utilizado su autoridad para impugnar los votos electorales. Al jefe de gabinete, ligado a Mike Pence, le fue negada la entrada a la casa blanca. Mike Pence rechazó las presiones del presidente Donald Trump y dijo que no tiene “autoridad” para rechazar los votos electorales que consagraron la victoria de Joe Biden (LN, 6/1).

La secretaria de Transporte, Elaine Chao, renunció. Varios funcionarios de la administración Trump de nivel inferior también han renunciado (BBC, 7/1). Mick Mulvaney, ex jefe de gabinete de la Casa Blanca, renunció a su misión en Irlanda del Norte. Nancy Pelosi, cabeza de los demócratas en la Cámara de Representantes, dice que si Trump no es destituido de su cargo, hay que ir por el impeachment (ídem).

La seguridad fracasó de manera inexplicable para muchos comentaristas. Las autoridades dicen que los grupos de extrema derecha ven en este asalto al Capitolio un reforzamiento de sus métodos que pueden replicarse a lo largo y ancho del país (USAToday, 7/1). El jefe de la Policía del Capitolio dijo que sus oficiales se habían enfrentado a un “comportamiento criminal desenfrenado”. Pelosi pidió la renuncia del jefe de la Policía del Capitolio y dijo que recibió una notificación del Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving de que renunciará (WSJ, 7/1).

El impeachment que plantean los demócratas no tiene indicios de que vaya a tener er éxito; The Wall Street Journal, un diario que ha apoyado a Trump, dice que la salida más sencilla sería que Trump renuncie.

Suscribite a Política Obrera