Los “protocolos” de Amazon y la presencialidad docente

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los trabajadores de Amazon en todo el mundo protestan contra condiciones inhumanas de trabajo. La patronal dirigida por el multimillonario Jeff Bezos, requiere turnos nocturnos de 10 horas, llamados “megaciclos”. Estos son conocidos internamente por los trabajadores de Amazon como “turnos de cementerio”, pues exponen a los trabajadores a jornadas más largas y fatigantes en medio de una enorme crisis sanitaria (The Verge, 4/2).

Amazon fuerza a los trabajadores a pasar de turnos diurnos más cortos a otros más prolongados que comienzan en medio de la noche, en un esfuerzo de la compañía por acelerar la velocidad de entrega para sus clientes. Según un informe de 2020 sobre lesiones en lugares de trabajo, en los almacenes de Amazon se registra el doble del promedio nacional para la industria de almacenes. Las tasas de lesiones son más altas durante la temporada alta de Amazon en el período previo a la Navidad, cuando los turnos se extienden de 10 a 12 horas al día (ídem).

En marzo de 2020, al comienzo de la pandemia, los trabajadores de Amazon protagonizaron una histórica huelga mundial contra las condiciones laborales. Trabajadores de Nueva York, Chicago y Detroit organizaron el abandono de tareas, lo que obligó a la empresa a realizar controles de temperatura y proporcionar máscaras (N95), ofrecer pagos parciales cuando enviaba a sus empleados enfermos a la casa e implementar protocolos de limpieza para prevenir infecciones. De todos modos, la empresa lanzó persecuciones y ataques contra sus empleados, que en este momento llevan adelante un proceso histórico de sindicalización (https://politicaobrera.com/internacionales/3927-en-amazon-estados-unidos-comienza-la-votacion-por-el-derecho-a-la-sindicalizacion).

Persecuciones, megaciclos y muerte

Mientras la patronal habla de instalaciones de última tecnología y “oportunidades laborales flexibles para los empleados”, éstos dicen que el nuevo horario es “inviable”. Muchos empleados son trabajadores a tiempo parcial que no son elegibles para recibir beneficios sociales como el seguro de salud (ídem). Por ese mismo motivo, se ven obligados a aceptar los “turnos de la muerte” para llegar a fin de mes. En agosto pasado, Bloomberg informó que Amazon quería abrir 1.000 nuevas estaciones de entrega en EEUU, todo a costa de la superexplotación y la destrucción de la vida de los trabajadores.

“El nuevo horario es inviable, especialmente para muchas madres, las que cuidan de parientes ancianos y otras que necesitan estar en casa por la mañana”, afirman en Amazonians United. “En este entorno de COVID-19, los niños están en casa y están aprendiendo virtualmente y un padre debe estar con ellos” (Vice, 4/2). “¿Te imaginas trabajando de 1 am al mediodía, 4 días a la semana? ¿A qué hora dormiremos y viviremos la vida?” (twitter de DCH1 Amazonians United). “Nos dan 2 semanas para decidir entre cuidar de nuestra familia y tener un trabajo. Este es un nivel inaceptable de control corporativo sobre nuestras vidas”.

La oposición a clases presenciales

A su vez, el comité de seguridad de Amazon BWI2 (Baltimore) sacó un comunicado el 5 de febrero denunciando la presencialidad y solidarizándose con los docentes que resisten a la vuelta a las clases presenciales. “Nosotros, los trabajadores de Amazon de BWI2 en Baltimore, Maryland, manifestamos nuestro apoyo para mantener las escuelas cerradas hasta que se haya contenido la pandemia de COVID-19. ¡Llamamos a la lucha de todos los trabajadores contra la política homicida de reabrir las escuelas antes de que se detenga la pandemia!” (WSWS, 6/1). Dicen que “Una herida a uno es una herida a todos”, algo que ha adquirido un significado aún más profundo durante la pandemia. Esto también ha sido expresado por la solidaridad de los trabajadores a las rebeliones contra el racismo en EEUU y el mundo.

Estos actos de solidaridad perturban al gigante comercial, por lo que ataca a los activistas e impulsa la persecución laboral.

A lo largo del año las acciones de los trabajadores de Amazon en todo el mundo mostraron la combatividad y el desarrollo de la conciencia de clase de una de las fracciones de la clase obrera más precarizada y explotada. ¡Viva la lucha de los trabajadores de Amazon!

Suscribite a Política Obrera