La Conferencia de Tribuna Docente (Tendencia) votó un plan de acción contra la “presencialidad” en pandemia

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 4 minutos

Este sábado 13, durante seis horas y con la presencia de 300 compañeros de diferentes provincias del país, sesionó la primera conferencia nacional de la tendencia de Tribuna Docente. El encuentro de carácter virtual se enmarca en un proceso de deliberación y de lucha que recorre al conjunto de la docencia en la Argentina. Formaron parte de las deliberaciones delegaciones de Capital Federal, Santa Fé, Provincia de Buenos Aires (más de 20 distritos), Misiones, Salta, Tucumán, Rio Negro, Neuquén, Chubut, Santiago del Estero, Catamarca, Entre Ríos, Córdoba y Jujuy. La Conferencia sesionó en homenaje a los compañeros Eduardo Alanís y Leo Izraelson, recientemente fallecidos.

El informe inicial caracterizó que la situación política nacional e internacional está dominada por un recrudecimiento de la pandemia que se manifiesta en un rebrote de casos y nuevas cepas en circulación. Argentina ha superado los 50 mil muertos por covid, ubicándose en el puesto nro. 13 del ranking mundial y tiene a más de 2 millones de personas que han sido infectadas por el coronavirus. La vacuna, debido a la guerra comercial y al monopolio privado de los laboratorios, sigue sin llegar. El capital y sus Estados, en medio de este agravamiento de la crisis humanitaria, no quieren más cuarentenas ni medidas excepcionales: exigen, en cambio, reanudar a pleno la producción de beneficios. En ese cuadro, la apertura de escuelas es un reclamo estratégico de la burguesía y las patronales, para colocar a la escuela dentro de la “normalidad” capitalista y de ese modo, habilitarlas como depositarias de los hijos de los trabajadores. El objetivo de Alberto Fernández, Larreta, Acuña nada tiene de “pedagógico” ni de “socialización de la niñez”: sólo se trata de asociar a la escuela al levantamiento de las medidas restrictivas que se habían tomado para evitar la propagación del virus. “A las aulas”, es el grito de todo un régimen político y social, que se sostiene sobre la base de privilegiar el lucro a costa de la vida y la salud de los trabajadores. Para ello, se necesita quebrar la resistencia de los sindicatos docentes, una de las fracciones más organizadas y combativas de la clase obrera argentina.

La conferencia destacó cómo esta experiencia aperturista ha fracasado en el mundo. La apertura de escuelas potenció los contagios y hubo que cerrarlas en Reino Unido, Israel o Alemania. En otros casos, como en Brasil y Estados Unidos, la docencia organiza “huelgas por la vida” en rechazo a la presencialidad.

La dirección de la CTERA y los gremios provinciales se han sumado a la campaña oficial del supuesto “regreso seguro” en la línea de habilitar el regreso a las aulas, allí donde “estén dadas las condiciones”. La línea de “escuela por escuela” es la negación del propio sindicato como organización capaz brindar una respuesta de carácter colectivo. La burocracia sindical ha atado su destino a los objetivos del gobierno, y se encuentra actuando sin ningún tipo de mandato de sus afiliados, firmando protocolos y paritarias, sin que sus representados le hayan dado el aval para ello. Por otro lado, se señaló cómo un sector importante de la izquierda se ha subido a la campaña pro “presencialidad” adaptándose a la “nueva normalidad” que reclaman los capitalistas. La “opinión pública” que se cita para fundamentar una posición conservadora, también está siendo refutada por encuestas que señalan que la “comunidad” rechaza enviar a sus hijos a las escuelas.

La Conferencia recogió, en sus informes y testimonios, cómo se está poniendo en pie una fuerte corriente de rechazo a la “presencialidad” letal del gobierno. Diferentes provincias ya han votado medidas de no inicio, como Adosac (Santa Cruz), Ademys (CABA), la docencia auto convocada de Salta y Tucumán, Agmer en Entre Ríos y el gremio SUTEF (Tierra del Fuego). En la Provincia de Buenos Aires se han realizado asambleas masivas en los Sutebas Multicolor, donde se expresó fuertemente esta corriente de rechazo. Suteba Escobar ha votado el no inicio.

Durante la sesión plenaria, tomaron la palabra 33 compañeros que dieron cuenta de cómo se está desenvolviendo la lucha docente y las principales reivindicaciones en juego. La pelea contra la “presencialidad”, el reclamo salarial y por las condiciones de trabajo ocuparon un lugar destacado. También se volcaron las experiencias de diferentes asambleas y plenarios de delegados en donde estuvo presente el debate y la lucha política en torno de la cuestión crucial de la presencialidad. Se propusieron diferentes iniciativas que fueron recogidas en el cierre de la plenaria.

La conferencia votó como consigna central el siguiente planteo “En pandemia y sin vacunas, con presencialidad no iniciamos” y la elaboración de una declaración nacional de la agrupación. Para garantizar el no inicio en dónde ya se ha votado, planteamos piquetes y recorridas de escuelas para debatir con la docencia e impulsar lo resuelto. Dónde aún hay asambleas y plenarios de delegados, prepararemos mandatos de escuelas y pronunciamientos por el no inicio. Sobre esta base, impulsaremos asambleas por escuelas, reuniones y plenarios para poner en pie estos objetivos, que puedan corporizarse en la conformación de “comités de lucha contra la presencialidad”. Se aprobó un plan de conferencias y comunicados de prensa, y una campaña de pintadas en las principales localidades. Reforzar el trabajo con el petitorio virtual “Rechazando la presencialidad en pandemia” y un plan de artículos para el periódico que registre la dinámica del movimiento de lucha. La conferencia votó una campaña por un salario básico igual a la canasta familiar, la defensa de las jubilaciones y el 82% móvil. Finalmente, votamos la salida del segundo boletín nacional de nuestra corriente y la conformación de una dirección provisoria que lleve adelante todos estos objetivos.

El cierre de la conferencia estuvo a cargo del compañero Jorge Altamira (ver discurso aparte) que brindó las conclusiones políticas y los desafíos que están planteados.

La conferencia le aportó a los numerosos compañeros presentes los elementos políticos para actuar en una etapa extraordinaria. Nos proponemos encabezar un movimiento de boicot a la “presencialidad” en pandemia, en defensa de la vida de los trabajadores de la educación, de estudiantes y padres. La lucha política y sindical planteada, contra la escalada de los capitalistas y sus gobiernos, es un terreno formidable de reclutamiento para el desarrollo de una corriente docente de masas, sobre bases socialistas.

Suscribite a Política Obrera