Catamarca: en pandemia, no volvemos a la presencialidad

Escribe Tribuna Docente (Tendencia) - Catamarca

Por el resguardo de la salud y la vida.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Catamarca, desde que inició la agenda 2021, ya contamos con tres escuelas cerradas (al momento de escribir este texto) y nuevas cadenas de contagios de Covid-19 entre el personal de educación, en Capital. En el interior, los casos siguen avanzando.

Tanto el gobierno provincial como municipal se encuentran decididos en volver a la presencialidad escolar, pese al incremento de casos registrados desde los primeros días del año en la provincia y las advertencias de los organismos sanitarios. La vuelta presencial a las escuelas en este marco y con un sistema de salud virtualmente saturado y desmantelado en el interior, es un camino a la masacre social.

El terreno es hostil para los trabajadores. Los protocolos oficiales no garantizan el suministro de los elementos de esenciales. No resisten el peso de la realidad. La fecha planteada para el regreso a clases es el 8 de marzo, luego de los compensatorios y exámenes, que también son presenciales, sin embargo la vacuna para la docencia NO está en la agenda. La burocracia sindical se hizo olímpicamente la distraída sobre este asunto, permitiendo que se impusieran, sin objeción ni resistencia, los primeros días de trabajo presencial en las escuelas.

Las condiciones antes de la pandemia subsisten y agravan el cuadro. Derrumbe edilicio, ajuste y desmantelamiento educativo es lo que persiste en la política del Estado. En este sentido, la “Nueva Normalidad” es el agravamiento de la crisis educativa preexistente en conjunción con una pandemia mundial a la que los trabajadores somos empujados. Está en riesgo la salud y la vida de los trabajadores de la educación y en general de toda la provincia, por el previsible aumento de transmisores y focos de contagios.

No iniciemos

Catamarca, una de las ultimas provincias en infectarse y de las primeras en tratar de imponer el regreso a la presencialidad en 2020, hoy tiene más de 7.000 casos y suma medio centenar de fallecidos. Los casos continúan en aumento y han duplicado las cifras diarias del año pasado. Respecto al estado de las escuelas es calamitoso.

La docencia de nuestra provincia ha recorrido un 2020 de lucha, defendiendo el Estatuto y los derechos adquiridos de las reformas del gobierno. Lo propio se hizo frente al desmantelamiento educativo y el traspaso de los IES. Logrando torcerle el brazo al gobierno, se acumuló una experiencia de organización y movilización muy importante. Este 2021 debemos tomar las mejores conclusiones para defender la vida y la salud.

La lucha por la no vuelta a clases presenciales es de primer orden. Impulsemos el pronunciamiento masivo de los docentes, padres y alumnos defendiendo la cuarentena escolar y el resguardo de la salud y la vida de toda la comunidad educativa.

Suscribite a Política Obrera