Un nuevo round: Larreta contra los docentes

Escribe Gisela Dorado

Tiempo de lectura: 2 minutos

GiselaDesde los primeros días de enero, la cuestión salarial se ha impuesto como un tema de primer orden entre los docentes de la Ciudad de Buenos Aires. La disparada en el aumento en los precios y el impuestazo al ABL, entre otros, acentúa la carestía, por lo que la necesidad de recomponer los salarios está a la orden del día. Finalmente, la ministra Acuña anunció que el próximo 8 de febrero los docentes de la ciudad cobraremos un aumento correspondiente al último acuerdo paritario, cerrado unilateralmente por el gobierno.

Esta recomposición tiene lugar luego de enterarnos que la inflación en la Ciudad fue del 3, 5% en diciembre y del 50, 6% en todo el año. Correspondía así activar la cláusula gatillo colocada en el acta de la paritaria. Sin embargo, en la comunicación de Acuña se desprende un incumplimiento de lo pautado. En efecto; con el 29% otorgado en cuotas durante el 2019, el porcentaje a otorgar ahora debía ser del 17,8%, y no el 12,5% que finalmente se decretó. De esta manera, el aumento dispuesto se asemeja a la suma fija de $4000 que ordenó el gobierno de Fernández, y tampoco se respeta su retroactividad al 1 de enero, tal como lo marca la cláusula gatillo.

Aunque UTE reclamó primero la activación de la cláusula gatillo, luego hizo silencio de radio frente a su incumplimiento. Un colaboracionismo de larga data, reforzado ahora por una cuestión política muy clara: Larreta, en definitiva, está siguiendo el lineamiento “desindexador de los salarios” del gobierno F F, que apunta al desconocimiento de todas las cláusulas gatillo.

Este propósito cuenta con la aprobación de la CTERA y, apunta a pavimentar el terreno para el pago de la deuda usuraria y a las exigencias FMI.

Los docentes de la ciudad nos preparamos para un retorno caldeado a las escuelas caldeado. A la pérdida salarial de los últimos años, y a la maniobra de posponer hasta marzo o abril la mesa paritaria para evitar un ‘No inicio’, se le suma un mayor ajuste en nuestras condiciones de trabajo fruto de un nuevo achicamiento del presupuesto educativo, que se acentuará con la disminución de los fondos coparticipables que se reciben de Nación y que Fernández se encuentra negociando con Larreta.

Es necesario preparar la deliberación del conjunto de la docencia que ponga en pie una campaña por la negociación inmediata de las paritarias. Hagamos como Tucumán, que ya ha salido a la lucha.

Suscribite a Política Obrera