Italia: el coronavius causa estragos entre estudiantes y docentes

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las autoridades italianas han anunciado que se encuentran presentes en el país al menos cuatro cepas del virus, incluidas la brasileña y la sudafricana, que podrían jaquear la efectividad de las vacunas existentes. Al mismo tiempo, la variante británica alcanza niveles preocupantes, el 30% de los infectados tiene esta cepa. Su expansión se ha duplicado en apenas una semana.

Los mayores números de contagios se están produciendo entre niños y jóvenes de entre 8 y 19 años, que asisten a las escuelas, lo cual ha provocado el cierre de los establecimientos. En la provincia de Brescia, en siete municipios de Bergamo y en una comuna de Cremona se han reportado en pocos días 400 estudiantes y 123 docentes infectados; una escuela funcionó como foco de contagio. El resultado ha sido más de 6.000 estudiantes aislados. Según los informes, los contagios registrados afectan a todos los niveles educativos siendo: “20 del jardín de infantes, 76 de la llamada escuela de infancia y 140 de las primarias. La mayoría son alumnos secundarios” (Clarín, 24/02).

En Roma, la situación también ha obligado a cerrar las escuelas y decretar cuarentenas estrictas en cinco municipios. En Bolonia se constató la difusión de la pandemia en algunas escuelas en la ciudad y la provincia.

En la región Puglia (sur), el gobernador Michele Emiliano ordenó el cierre de todas las escuelas y la obligación para los alumnos de seguir la Didáctica a Distancia, ante el aumento veloz de los contagios.

En Soligo de Treviso y en La Maddalena, en la isla de Cerdeña, se registraron casos de variante brasileña entre alumnos de dos escuelas.

En Ancona, capital de la región de las Marcas, la difusión del contagio se concentró en algunas escuelas.

Cepas, cuarentenas, vacunas, capitalismo

La viróloga Ilaria Capua dijo que los números “son de escalofrío”, porque “hay una activa circulación de las variantes más contagiosas”. Y agregó: “hasta que la población más frágil no sea vacunada o inmune tendremos esta situación en agravamiento”. Esto conduce a un aumento de la mortalidad, que es registrado en todas las edades. La bióloga Barbara Gallavotti declaró: “Vemos un crecimiento de la mortalidad en todas las franjas de edad. Además hay otro problema: más circula el virus, más nacen nuevas variantes”. Es claro que la situación no puede ser enfrentada en las escuelas con el barbijo y la distancia social. La presencialidad es inviable sin vacunas, aunque la aparición de estas variaciones del virus hacen temer también acerca de la efectividad de al menos algunas vacunas. El ministro de Salud, Roberto Speranza ha declarado en el Parlamento: “No se dan las condiciones epidemiológicas para aflojar las medidas de contraste a la pandemia, no podemos bajar la guardia” (Clarín, 24/02). Hasta ahora, Italia había decretado menos restricciones que otros países como Gran Bretaña, Francia y España.

El foco en las escuelas ha acelerado la expansión de las cepas más contagiosas y peligrosas. Que los principales afectados sean los niños y jóvenes, tira por el piso el verso que el virus que aseguraba lo contrario. El anuncio de “AstraZeneca, una de las tres vacunas aprobadas por la Unión Europea, de que en el segundo trimestre enviará a Italia solo la mitad de las dosis comprometidas, tira por tierra el plan de vacunación del gobierno. Al día de hoy, solo cuenta con 2.4 millones de personas inoculadas, el 4%.

El gobierno ha pedido a las Fuerzas Armadas el aprovisionamiento de camas de terapia intensiva extras, porque el sistema sanitario está al borde del colapso, otra vez. La catástrofe que vive Italia es el resultado de la reapertura que exigen las patronales en todo el mundo. La vuelta a clases sin vacunas y en pandemia ha dejado a la vista sus resultados.

Suscribite a Política Obrera