1 de marzo: huelga en la Ciudad junto a la docencia de la provincia de Buenos Aires

Escribe Tribuna Docente (Tendencia) - CABA

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la última asamblea de Ademys, se resolvió convocar al conjunto de la docencia de CABA a un paro por 24 horas el 1 de marzo próximo, confluyendo con la docencia de provincia de Buenos Aires y de Tucumán, donde ese día deberían comenzar las clases presenciales con estudiantes de todos los niveles. Las seccionales multicolor de la provincia votaron en asamblea, asimismo, una jornada de lucha de 48 horas para comienzos del próximo mes, incluyendo el paro.

En este contexto epidemiológico, gobiernos nacional y provinciales imponen un regreso físico a las aulas, una línea aperturista criminal que viene quedando demostrada en la gran cantidad de contagios que se viene produciendo entre el personal docente, no docente y estudiantes en las escuelas de las jurisdicciones donde ya hubo un retorno completo con el consiguiente cierre de escuelas y de "burbujas". Mientras, el ministro Trotta sale a anunciar con bombos y platillos, un registro de vacunación, pero dice que "registrarse no implica solicitar un turno ni una reserva para aplicarse la vacunas" (sic). Un "no anuncio" que tiene la intención de desmovilizar para que nos quedemos dentro de las escuelas contagiándonos mientras los amigos del poder se vacunan (ver https://politicaobrera.com/politicas/4041-a-que-responde-el-improvisado-anuncio-de-vacunacion-a-la-docencia). Las escuelas abren sus puertas como punta de lanza de una ´normalización económica´ reclamada por el gran capital.

Desde Tribuna Tendencia CABA nos sumamos a al paro y hacemos extensiva la convocatoria al conjunto de los/as docentes de nuestra jurisdicción. En la Ciudad de Buenos Aires, trabajadores docentes y no docentes estamos trabajando en condiciones precarias, con proliferación de casos de COVID-se registraron 304 desde la reapertura el 8 de febrero pasado y en diferentes escuelas tuvieron que aislarse 88 "burbujas escolares" (Télam, 25/2)-, mediados por protocolo que no tiene finalidad pedagógica alguna y con un salario absolutamente por debajo de la canasta familiar al que el gobierno de Larreta sigue recortando al no garantizar ningún tipo de recomposición en la mesa salarial.

Señalamos, en la asamblea de Ademys, nuestra delimitación política con parte del sector que conduce el sindicato: no pedimos "condiciones" por un "retorno seguro", si no que nos colocamos en la vereda del rechazo a la presencialidad.

Por ese motivo, denunciamos también que el paro del 1 de marzo no debía votarse "en paquete", dado que la moción se colocó (por parte del CD del sindicato) dentro de una serie de consignas entre las cuales se postulaba el "retorno seguro". Con micrófonos muteados y sin que nos permitan desmutearnos para intervenir sobre esto, por el chat colocamos nuestra posición -¡no una, sino dos veces!- y no fue tomada en cuenta. De esta manera se perpetua el voto de mociones "en bloque", una práctica que venimos denunciando que hace más de un año forma parte de las asambleas del sindicato.

Vamos al paro

Por todo esto, en línea con nuestro planteo en la última asamblea de Ademys, llamamos al conjunto de la docencia de la Ciudad a parar el 1 de marzo junto a los/as compañeros/as de la provincia de Buenos Aires, por:

El rechazo a la presencialidad, organizando comisiones de seguridad e higiene en las escuelas con poder de veto.

La conformación de cuerpos de delegados distritales para profundizar la organización y la lucha, en defensa de la salud y la educación.

Por aumento de emergencia del 50%. Por un salario igual a la canasta familiar.

Suscribite a Política Obrera