Salta: toma temperatura la huelga docente autoconvocada

Escribe Jimena Maidana

Tiempo de lectura: 3 minutos

A horas de la asamblea provincial, prevista para este sábado 27 de febrero, el gobierno firmó con la burocracia sindical docente un módico aumento del 4,5% y un bono extraordinario de $10.000. Para un docente de primaria, esto significa la módica suma de $564,47.

Más que alivianar, el gobierno terminó por echarle más leña al fuego. Hasta la madrugada los grupos de WhatsApp de la docencia y esta mañana en las escuelas, la indignación fue ganando terreno.

Crecen los contagios, crece el ánimo de la huelga

Como en la lotería, el gobierno va sacando todos los números. La indignación por el salario, se conjuga con el crecimiento de los contagios en las escuelas abiertas para tareas administrativas. La semana pasada arrancó con los contagios entre el personal directivo de la principal escuela técnica de Orán, donde trabaja nuestro compañero Samuel Huerga. Esta semana, la escuela primaria Arturo Illia de la misma localidad, tuvo que suspender una Jornada Pedagógica ante el caso positivo de una ordenanza. En el día de ayer, cerraron la primaria de la Escuela Normal en la capital por un caso de coronavirus de una maestra y se suman los casos de una escuela en la localidad de Mosconi, San Martín y en J. V. González, que derivó en el aislamiento de 20 docentes. El método del gobierno de montar protocolos COVID que, en el mejor de los casos, implica licenciar a los contagiados y eventualmente cerrar escuelas, va mostrando su fracaso.

El método del gobierno de montar protocolos COVID que, en el mejor de los casos, implica licenciar a los contagiados y eventualmente cerrar escuelas, va mostrando su fracaso.

Cuando aún no se ha completado la vacunación del personal de salud, para los jubilados o para la docencia, Sáenz se ha vuelto un abanderado, pero de la vacunación VIP en la provincia. El escándalo ya tiene imputado al jefe del Departamento Técnico Científico del Cuerpo de Investigadores Fiscales. Todo esto cuando los contagios comienzan a subir en la provincia, con picos de hasta 150 casos registrados por día, con un 82% de las UTI ocupadas y hospitales vaciados por la autogestión. La pretensión de volver a clases por parte del gobierno en este cuadro es un verdadero acto criminal contra la población trabajadora.

La batalla por el no inicio

La lucha de la docencia autoconvocada combativa ocupa un lugar central contra la orientación del gobierno que, a cuenta y orden de las patronales y los fondos internacionales como BlackRock, que piden avanzar en una “nueva normalidad”, pretenden las escuelas abiertas para levantar todas las restricciones a la explotación capitalista sobre los trabajadores.

Los debates en las escuelas y las asambleas preparatorias en los departamentos del norte y de la capital se han pronunciado por el no inicio de clases presenciales hasta que no se garanticen las vacunas, exigiendo a la par las condiciones adecuadas sanitarias en las escuelas (contratación de ordenanzas y todos los insumos para garantizar la limpieza y sanitización), votan un salario mínimo equivalente a la canasta familiar e indexación mensual por inflación, entre otras en un extenso pliego. Si bien en el caso de Cerrillos y San Antonio, aún no votaron un no inicio, se juegan a sostener una acción unificada de la docencia en asamblea. Todas ellas dan cuenta de que se están conjugando las condiciones para la huelga que definirá en su fuerza y magnitud en la primera semana de pulseada con el gobierno.

Los afines al gobierno, a las rastras de la huelga

El sector de delegados autoconvocados de la plaza más afín al gobierno, con la profesora Di Piazza a la cabeza, han convocado su propia asamblea un día después de la de los sectores combativos. Es la búsqueda de su propio salvavidas. Su “intimidación” a que el gobierno informe su plan de mejoras para el inicio de clases, solo le ha causado un repudio y desprestigio mayor entre docencia. Las vacilaciones en tiempos de pandemia pueden ser determinantes.

Toman nota de que están más desgastados y de que las condiciones educativas agudizadas por la pandemia no colaboran a su perspectiva. Expectantes de lo que pase en la asamblea del 27, votarán medidas de lucha para para no quedar fuera de la tendencia a la huelga y colocarse como una eventual rueda de auxilio del gobierno dentro de la autoconvocatoria.

A preparar el no inicio, votemos la huelga

A horas de la asamblea provincial docente, es tarea de primer orden redoblar nuestros esfuerzos por la mayor participación docente, con delegaciones de todos los puntos de la provincia. Votemos el NO INICIO y un paro por tiempo indeterminado que, con la convocatoria a asambleas departamentales a mitad de semana, mida las fuerzas conquistadas en las escuelas y discuta las tareas frente a una decisiva la pulseada con el gobierno. Pongamos en pie acciones para agitar la huelga, comités de recorridas por escuelas para pelear el paro y preparemos una nueva asamblea provincial para el fin de semana. Allí donde haga falta, con el método de la asamblea elijamos delegados que verdaderamente se sometan al mandato de las bases.

¡Tenemos un gran terreno por delante! La huelga es nuestra arma ante una batalla decisiva por nuestra salud y nuestras vidas, como las del conjunto de la población trabajadora.

Suscribite a Política Obrera