Del Plá y Foffani quieren encubrir sus fechorías contra el Polo Obrero salteño

Escribe Marta Martín

Tiempo de lectura: 2 minutos

Como se recordará, en días pasados hemos denunciado que Claudio Del Plá y Cristina Foffani se han presentado ante el Estado salteño para, en nombre de una supuesta “representación” nacional, reclamar para sí la entrega de alimentos y asistencia social y que el Estado desconozca al Polo Obrero de Salta y a sus reclamos (ver https://politicaobrera.com/politicas/4039-del-pla-y-foffani-le-piden-a-saenz-que-niegue-alimento-al-polo-obrero-salteno). Ahora, han pergeñado una “respuesta” que no responde nada, y que más bien confirma todo lo que aquí denunciamos. Es decir, una conducta de coligación con el Estado salteño y el gobierno de Sáenz contra el Polo Obrero de Salta.

En primer lugar, Foffani-Del Plá se han escondido detrás de un supuesto “corresponsal” de Prensa Obrera, para ensayar una desmentida anónima. O sea que no pueden ni quieren hacerse cargo de una “desmentida” que, en realidad, los autoinculpa.

Primero. Le atribuyen al Estado la responsabilidad de haber invocado la crisis del Partido Obrero para “promover la faccionalización y la disputa entre las organizaciones y justificar la miseria del reparto”. Los que quebraron al Polo y a todas las agrupaciones impulsadas por el partido en Salta aluden al “rol del Estado”. Pero omiten que ellos azuzaron “al Estado” presentándole pretendidos “documentos” o “actas nacionales” para reclamar el monopolio de las conquistas o reivindicaciones en juego. Fue con una nota en mano firmada por Belliboni y cía., que los funcionarios de Desarrollo Social de la Provincia de Salta intentaron infructuosamente negar nuestros reclamos. El “Estado” no actuó por generación espontánea, lo hizo bajo la instigación de Del Plá-Foffani. Volvemos a reproducir al pie el “acta” en cuestión.

Segundo. Esta conducta de alcahuetes del Estado en el reparto de la miseria que ellos jugaron en Salta, la jugaron antes en todo el país. Es claro que no se trata de un hecho aislado sino de una política.

A diferencia de la defensa que hizo de los quórums a Capitanich y al gobierno de Alberto Fernández, del voto a la ley de “Emergencia Alimentaria” exigida por el FMI, o de la presencialidad educativa que exige el gran capital, Prensa Obrera, a través de su desconocido “corresponsal” salteño, trata de esquivar el bulto. Ocurre que el reconocimiento de tamaña acción los coloca directamente como punteros del Estado. Los compañeros del Polo Obrero de Salta recuerdan muy bien cuando Foffani les planteó en “asambleas” convocadas por ella, cuando decidió retirarse del PO Salteño con Del Plá y López, que ellos era los “únicos interlocutores válidos ante el Estado” y, por lo tanto, los pretendidos dueños de las conquistas obtenidas, ello, con la intención de quebrar la organización en beneficio de su camarilla.

El Polo Obrero de Salta tiene asegurada la conquista de sus reivindicaciones a través de la lucha independiente contra el Estado y sus alcahuetes.

Fascímil

Suscribite a Política Obrera