ATE Capital: exijamos la reapertura de paritarias

Escribe Valu Viglieca - Delegada de ATE Cultura

Tiempo de lectura: 2 minutos

A principios de mes, la seccional Capital de ATE envió una nota al jefe de gabinete de ministros, Santiago Cafiero, y a la secretaría de Gestión y Empleo Público, solicitando que se adelanten las cuotas de la paritaria estatal de los meses de marzo y mayo (2021) para el mes de febrero - a cobrarse el 1 de marzo próximo. “Si los precios suben ahora, cobremos los aumentos ahora”, planteaba en el pedido.

Adelantar las cuotas no es otra cosa que “pan para hoy y hambre para mañana”. En términos reales, un aumento del 14% seguiría quedando muy por detrás de la inflación interanual que, según el INDEC, ascendió a 38,5%. Esta inflación se podía prever a mediados de diciembre cuando se cerró el acuerdo paritario con la firma positiva de ATE Nacional y UPCN ya que durante los últimos meses de 2020 la inflación había pasado del 2,8 de septiembre al 3,8% en octubre y no volvió a bajar: para diciembre y enero la cifra estaba en 4 puntos.

La propuesta de ATE Capital tiene patas cortas porque si con el sueldo de febrero cobráramos un 18% de aumento (4% de febrero, 6% de marzo y 8% de mayo) nos quedarían por lo menos tres meses de paritaria 0, una experiencia que los estatales ya vivimos en 2020 y que llevó a que gran parte de los y las trabajadoras quedaran por debajo de la línea de pobreza. En definitiva, el sindicato avala una paritaria firmada a la baja y condena a los estatales al congelamiento salarial. El adelantamiento de cuotas sólo sirve atado a la organización de asambleas y plenarios -presenciales o virtuales- por la reapertura de la paritaria y un plan de lucha hasta conseguir el aumento que empate el salario estatal con la canasta familiar.

¿Qué aumentó?

Es importante ver cuáles fueron los productos de la canasta que aumentaron y generaron la inflación en los últimos meses. Según el Indec, son la carne, frutas, verduras, aceite, manteca, que subieron en parte debido a la “actualización” de los precios cuidados. Otro aspecto fue la suba en los servicios de las telecomunicaciones. Dicho fácil: el aumento de Internet y celulares, dos sectores que golpean directamente en las familias de los estatales. Desde la declaración del Aspo y la instauración del trabajo remoto el 85% de los estatales estamos costeando los gastos de Internet que hacen posible que el trabajo se siga realizando.

Mientras ATE Capital pide el adelantamiento de las cuotas, ATE Nacional se mantiene muda y ninguna de los dos sectores del sindicato están convocando a los trabajadores a instancias de deliberación. Adoptaron el método de la nota: hace un mes atrás, con el fin de las licencias por cuidado de hijos, ATE Nacional envió una nota… y así, papeles, papeles, papeles y ni una acción.

Por otro lado, la Federación Aceitera sacó recientemente una declaración donde informa “el inicio de un plan de lucha con una huelga en las plantas desmotadoras a partir de las 6 de la mañana del día lunes 22 de febrero, ante la pretensión patronal de rebajar los salarios en términos reales en la negociación paritaria”. Denuncian que las patronales no cumplieron con las cláusulas de revisión de octubre 2020 atacando el salario real. Cláusulas que en el Estado fueron descartadas en 2019 y en 2020 y suplantadas por bonos no remunerativos o de única vez.

Los y las estatales tenemos que organizarnos en asambleas para conseguir la reapertura de la paritaria.

Por un aumento inmediato de salario que recupere lo perdido por la inflación de los últimos años y que nos iguale al costo de la canasta familiar.

Por el pase a convenio sin pérdida salarial de los monotributistas y el pase a planta permanente.

Suscribite a Política Obrera