Derrotemos el pedido de preventiva, redoblemos la movilización por la libertad de Yolanda

Escribe Violeta Gil

Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde el 9 de febrero pasado que Yolanda permanece detenida en la penitenciaría de Orán, luego que la fiscal Carreras la imputara y pidiera su detención. La acusa de “abandono de persona agravado”, que prevé una pena de 15 años de prisión, por el incendio de su precaria casilla en el barrio Las Palmeras de Colonia Santa Rosa, en el cual murieron sus dos pequeños hijos de 4 y 6 años. El Juez Oyarzú hizo lugar al pedido de la fiscalía sin mediar siquiera un proceso de investigación previo.

Pasaron 20 días ya, sin que la fiscal presentara elementos objetivos para mantenerla privada de su libertad, en el marco de una causa plagada de irregularidades desde el primer momento. El juez interviniente está violando incluso, los plazos formales para retener a Yolanda, que vencieron el 24 de febrero pasado.

La compañera Yolanda no debería estar detenida ya que no representa ningún peligro para el desarrollo de la investigación. El pedido de prisión preventiva es una aberración jurídica, política y social. Denunciamos al juez Oyarzú que, con plazos vencidos, en vez de disponer su libertad, dilata la detención arbitrariamente mientras “analiza los requerimientos de la fiscal”.

La fiscalía no abandona su estrategia de montar una causa contra Yolanda; mintió cuando dijo que existía una denuncia contra ella por violencia sobre sus hijos; utiliza testimonios “anónimos”, provenientes de la policía; la hostiga particularmente cuando la mantiene aislada en la penitenciaria. Un accionar clarificador que desnuda a una justicia que recurre a falsificaciones y defiende los intereses de la clase social responsable de la miseria en la que vivimos los trabajadores y nuestras familias. La burguesía terrateniente, los grandes grupos económicos que monopolizan el uso del suelo en Colonia y todo el interior de la provincia, que desalojan a miles de trabajadores, son bendecidos por Sáenz y Guerra, que los eximen del pago de impuestos y les condonan deudas millonarias.

En la lucha por la libertad de Yolanda tenemos intereses sociales irreconciliables, es por eso que la creciente movilización popular que se desarrolla en Colonia Santa Rosa, en la provincia de Salta, con el pronunciamiento de nuevos sectores sociales, personalidades públicas como la reconocida cineasta Lucrecia Martel, los pronunciamientos y las movilizaciones nacionales e internacionales, refuerzan esta confrontación contra el régimen político y la justicia, que busca incriminar individualmente a una trabajadora para exculpar las responsabilidades del estado.

Corresponde la libertad inmediata

La justicia de Sáenz advierte la potencialidad que adquiere la lucha por la libertad de Yolanda, con movilizaciones en todo el país. Son un cimbronazo político contra el Estado y pusieron en jaque al Procurador General de la Provincia. Abel Cornejo tuvo que reconocer -en una audiencia que arrancamos junto a la familia de Yolanda, donde participó nuestra compañera Gabriela Jorge, dirigente del Partido Obrero de Salta-, que la imputación contra Yolanda no corresponde -“abandono de persona seguido de muerte agravado por el vínculo”-, ni tampoco corresponde la continuidad de Yolanda en prisión. Cornejo, además, se comprometió a intervenir en el proceso de investigación, solicitando un nuevo perito ambiental y que se convoque a la decena de vecinos y compañeros de Yolanda que se ofrecieron voluntariamente como testigos para declarar y exponer cuáles eran las condiciones en las que vivía con sus hijos, cómo trabajaba y en qué condiciones lo hacía. Estos son los testimonios que la fiscal Carreras no quiere incorporar en su investigación.

Los vecinos, compañeros y familiares redoblan la movilización política

Durante la última semana, el Polo Obrero y del Partido Obrero de Colonia pusieron en pie una primer asamblea de vecinos en el barrio Las Palmeras, se votó un pliego de reivindicaciones que empieza por la obra pública y la urbanización inmediata del barrio, las cloacas, el acceso al agua y al servicio de luz, el desmalezado, la apertura de calles y hasta la designación de profesionales sanitarios para abrir la salita de primeros auxilios del barrio, que está en situación de abandono, en medio de una pandemia mundial.

Una asamblea con más de 150 compañeros del Polo votó lanzar una campaña financiera en todo Colonia para conquistar los recursos necesarios que permitan a su familia, afrontar los gastos en la defensa legal, además, autofinanciar las actividades para seguir impulsando la movilización política que arranque a Yolanda de prisión.

La lucha por libertad a Yolanda empalma directamente con la lucha de la clase obrera contra la miseria social, el hambre, la desocupación y la muerte, y para abrir un curso de superación a este régimen social en decadencia.

Suscribite a Política Obrera