Terciarios de Santa Fe: edificio propio para el ISP N°8 sí, presencialidad no

Escribe Ramiro Duré (UJS Terciarios – Santa Fe)

Tiempo de lectura: 2 minutos

El gobierno de Perotti está empeñado en imponer la presencialidad de las clases en toda la provincia a como dé lugar.

En el ISP N° 8 los directivos y las distintas agrupaciones estudiantiles que conforman el CETAB se valen del pretexto de que la virtualidad de las clases durante el 2020 han sido atravesadas por problemas de conexión, precariedad laboral, deserción escolar, entre otras cosas, para justificar una presencialidad sin vacunación previa.

A su vez, los directivos de la institución han dado a conocer que la precariedad de las condiciones edilicias de la sede principal se ha agravado; tampoco contará a partir de este año con la sede que era utilizada por el anexo. La lucha que han desarrollado estudiantes y docentes por el edificio propio del Almirante Brown lleva más de 15 años.

El Brown cuenta con más de 3.000 estudiantes que cursan en las 11 carreras que ofrece la institución y comparte el viejo y desmejorado edificio con el Secundario N° 331, el primario N° 6384 y una Escuela de Idiomas (EPIE). En caso de volver a la presencialidad, a pedido del Ministerio de Educación deberá trasladar a sus estudiantes que hasta el año pasado les correspondía cursar en el anexo a utilizar aulas de otras instituciones, sin sumar personal administrativo y dividiendo a la institución en 3 edificios distintos.

La dirección del Brown comunicó que la sede principal no cuenta con las condiciones edilicias para retomar la presencialidad. Esto es bien sabido por los y las docentes y estudiantes que previamente a la pandemia hemos cursado en esas condiciones. Los techos que se caen, hay falta de bancos y hacinamiento en las aulas -lo cual en algunas carreras significó la aplicación de un “cupo” máximo-.

Actualmente, las pésimas condiciones edilicias, el ajuste a los presupuestos educativos y los protocolos inconsultos que ha impuesto el gobierno invalidan las condiciones para una vuelta “segura” como dice la jerga oficial. El Estado, responsable del fracaso de la virtualidad en el ciclo 2020, y los directivos del Brown, tienen que asegurar los medios (dispositivos y conexión) que garanticen la educación sin descuidar ni poner en riesgo la salud y la vida de estudiantes, docentes y demás personal escolar.

Desde la Unión de Juventudes por el Socialismo planteamos seguir la lucha por el edificio propio del ISP. N° 8 Alte. G. Brown. Además, consideramos que la pelea en defensa de cientos de alumnos, docentes y no docentes necesita de un espacio amplio de deliberación, a diferencia de las "burbujas" que impulsan los defensores a ultranza de la presencialidad. A la falsa “vuelta segura” debemos oponerle un plan de lucha para garantizar los medios virtuales y materiales de clases virtuales en circunstancias excepcionales como la pandemia, hasta la vacunación completa.

Los que se pliegan ante la exigencia de una reapertura, fracasaron en garantizar la conectividad durante el 2020 y son responsables de la mayor precarización conocida de las tareas docentes y de la educación en su conjunto. Entre la vida y la educación; simplemente no pueden ni quieren garantizar ninguna de las dos.

Planteamos discutir en asambleas de docentes y estudiantes en cada una de las escuelas el No Inicio, y la lucha por las reivindicaciones impostergables del movimiento educativo: irrestricto a la conectividad, aumento de la planta docente, salario mínimo igual a la canasta familiar, derecho a desconexión, entre tantas otras, a lo que debe incorporarse la lucha por el edificio propio.

Suscribite a Política Obrera