Despidos y acoso contra docentes de la UNTREF

Escribe Agrupación Naranja (Tendencia) de Docentes Universitarios

Tiempo de lectura: 1 minuto

Desde la Agrupación Naranja-Tendencia, manifestamos nuestro más enérgico repudio al accionar del coordinador de la Carrera de Artes Electrónicas de la UNTREF, Mariano Sardón, y nos solidarizamos con los reclamos de las docentes Marina Rieznik, Laura Esteras y Carla Lois.

En febrero de 2021 y a poco tiempo de reanudar el ciclo lectivo en la universidad, las tres compañeras, que se desempeñaban como docentes en la materia Pensamiento Tecnocientífico, fueron despedidas de manera completamente arbitraria y sin previo aviso, por haber reclamado un aumento salarial y que se les pagara un mes de trabajo que realizaron de manera gratuita en el año 2020, y que no estaba incluido en el sistema de contratación precario en el que desarrollaban sus tareas (contratadas, sin obra social ni vacaciones y con salarios menores a los de otros docentes). En lugar de atender a este reclamo básico contra la precarización de las condiciones laborales, el coordinador Sardón decidió despedirlas y dejarlas sin trabajo en plena pandemia, en lo que constituye una clara represalia por organizarse y exigir sus derechos elementales como trabajadoras.

Pero el maltrato laboral manifiesto hacia las compañeras no termina ahí. Sardón también fue denunciado y se le ha iniciado un sumario por situaciones de acoso sexual contra Marina Rieznik durante el año pasado. Como se ve, la violencia hacia las mujeres también tiene lugar en el ámbito universitario y se produce teniendo como responsables a funcionarios, como ocurre en otros lugares del Estado.

En las vísperas del 8M y en un país donde se produce un femicidio por día, la gravedad de las denuncias realizadas por las compañeras de la UNTREF exige rodearlas de solidaridad e impulsar su lucha.

Los gremios deben pronunciarse urgentemente y acompañar sus reclamos. El silencio cómplice y el abandono de las compañeras por parte de la Aduntref no sólo es inadmisible y repudiable, sino que revela la connivencia de la burocracia sindical con la brutalidad de las gestiones universitarias.

Reincorporación de Marina Rieznik, Laura Esteras y Carla Lois a sus puestos de trabajo. Basta de violencia hacia las mujeres. Basta de complicidad con los acosadores.

Suscribite a Política Obrera