8M Rosario: una movilización masiva

Escribe Aixa L

Tiempo de lectura: 3 minutos

En un nuevo Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el movimiento de mujeres de la ciudad ha colmado las calles en una gran movilización. Miles de mujeres nos concentramos en Gobernación para marchar hacia el Parque a la Bandera. Medios oficiales hablan de cifras que rondan las 15 mil personas.

La movilización fue encabezada con la consigna “Ni unx menos. Basta de femicidios y ajuste. El Estado y los gobiernos son responsables”. A esta barredora le siguieron todas las compañeras que atraviesan luchas que están a la orden del día: la docencia, reemplazantes, municipales, trabajadores de la salud, la comisión de mujeres de Hey Latam, las vecinas de Magaldi en lucha por la vivienda y las compañeras de las barriadas que palean el hambre con los merenderos. Estuvieron las compañeras travestis y trans por el cupo laboral que se ha vuelto papel mojado y vuelve a colocar a las compañeras en la lucha por su implementación, familiares de víctimas, las compañeras antirracistas y diversos grupos de artistas.

Además de estas organizaciones que nos veníamos encontrando en las asambleas, se concentraron en largas cuadras mujeres y jóvenes que marcharon de manera independiente con sus pancartas y consignas. Vimos que esta fecha volvió a la carga con NiUnaMenos en la segunda provincia con mayor cantidad de femicidios. El recrudecimiento de la violencia en todos los aspectos de la vida de las trabajadoras y la juventud se ha reflejado en cada uno de esos carteles.

Dos convocatorias

La particularidad de este 8M, aunque no sorpresiva, es que todo un sector del movimiento de mujeres se opuso a movilizar. Todas las organizaciones afines a los gobiernos y los sindicatos que ellas dirigen han apuntado a la desmovilización de manera hecha y derecha directamente no convocando. Durante años las asambleas de mujeres han sido una batalla contra la burocracia y el kirchnerismo que en cada oportunidad intentan dilatar cualquier lucha. Este año han encontrado la excusa que les vino como anillo al dedo: la pandemia. Desde el PDT (T) hemos señalado en las asambleas que tenía que haber un llamamiento indiscutible a la movilización en un panorama barbárico para la mujer trabajadora, entendiendo además que los picos de contagios son responsabilidad de la gestión capitalista de la pandemia.

Los debates tejidos en las asambleas quedaron saldados en el día de ayer. A pesar de que un gran sector de organizaciones y sindicatos no llamaron a marchar, decenas de miles de mujeres se concentraron en la plaza. Quienes pretendían no agitarle las aguas a ningún gobierno se encontraron con un movimiento de mujeres que sale en masa contra los femicidios. Los palos en la rueda no surten efecto ante un sector de la clase trabajadora que atraviesa esta crisis social en las peores condiciones, y la existencia no solo se hace insoportable sino que se vuelve una incertidumbre. Este es el valor político de la jornada de ayer.

La política de estas fuerzas que le hacen el caldo gordo a los gobiernos y el Estado cruzan al movimiento con hechos nefastos: una marcha masiva culminó en un acto de gran contenido conciliador con el Estado. La brevedad de la actividad hace desembocar a un movimiento de lucha en un festival sin norte político.

PDT (T)

Nuestra columna en Rosario fue nutrida por un sector de la juventud que viene de atravesar una experiencia de debate con nosotras, el PDT, durante el fin de semana, donde hemos colocado nuestra perspectiva en la reunión y nuestras delimitaciones con las direcciones del movimiento que quieren imprimirle un callejón sin salida a la lucha. La actividad pasada estuvo envuelta también de una jornada de mural junto a nuestros compañeros artistas. También encolumnamos los compañeros de Tribuna de Salud y docentes. Una cantidad de compañeras enfermeras y compañeros precarizados del Hospital de Baigorria colocaron las reivindicaciones de la primera línea.

En el transcurso de la marcha desenvolvimos la agitación de nuestra declaración “Ni una docente, ni una maestra, ni una mujer menos". Encaramos nuestros debates, y así también sería la vestimenta de nuestra columna, sobre la base de la responsabilidad del Estado, la lucha por la implementación de la IVE, la centralidad de la docencia y de las compañeras de salud frente a la crisis sanitaria y la perspectiva que se abre.

En San Lorenzo asistimos con una delegación de docentes y jóvenes a la movilización organizada por la multisectorial Mujeres del Cordón Industrial. Alrededor de unas 100 personas movilizaron desde la Ronda de los Trabajadores hacia la esquina de los Bancos. El caso de Paula Perassi sigue haciendo eco entre las movilizaciones del cordón.

El día de ayer nos deja maravillosas jornadas con las mujeres trabajadoras, desocupadas, de la primera línea y la juventud. Las conclusiones sobre la responsabilidad del Estado ya han sido sacadas por el movimiento de mujeres desde hace unos años. Abriremos paso desde esta base contra las corrientes que le lavan la cara a ese mismo Estado opresor.

Suscribite a Política Obrera