Trabajadores municipales movilizan ante los despidos de Larreta

Escribe Pamela Juárez - Tribuna Estatal Tendencia

Tiempo de lectura: 2 minutos

El martes 16 trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en conjunto con ATE Capital nos movilizamos al Ministerio de Seguridad, en respuesta a los despidos en las áreas de Prevención, Tránsito y Desarrollo Social, entre otros.

Sumados a los despidos en tandas que se vienen implementando en diversas áreas, el gobierno de Rodríguez Larreta actualmente además de echar a trabajadores considerados esenciales, avanza sobre el sector que se encuentra con licencia por pertenecer a los grupos de riesgo. ATE Capital, quien convoca a la movilización, señala además que en Ciudad hay despidos de trabajadoras que han elevado denuncias por maltrato laboral por parte de la patronal.

Por su parte, los trabajadores del Ministerio de Cultura de la Nación han resuelto ir al paro en cada museo donde se plantee trabajo presencial innecesario arriesgando aún más la vida de los trabajadores. Meses atrás llegaron a contagiarse ocho trabajadores en un museo y se logró imponer el cierre total. Inclusive se declaró el cese de tareas ante la negativa de pagar los remises a trabajadores esenciales.

Los municipales mayoritariamente se encuentran en una situación de completa precarización laboral y salarial que se ha visto agravado con el desarrollo de la pandemia. Contratos precarizados o directamente trabajando como monotributistas cobran salarios del orden de la canasta de indigencia. SUTECBA, gremio que representa históricamente a los municipales, es autor y cómplice de esta política en acuerdo con el ajuste del gobierno de la ciudad, por eso frente a los despidos no da respuestas.

El avance de la presencialidad que comenzó con los docentes tiene al personal público estatal completamente fuera del limitado plan de vacunación de la ciudad de Buenos Aires donde aún falta vacunar a más del 30% del personal de salud según los informes propios del gobierno de la ciudad. El estado empuja a los trabajadores estatales a la presencialidad y comienza por los sectores más desprotegidos por la precarización por lo que debe ser tomado como una declaración de guerra contra la vida de los trabajadores. Con miles de casos diarios de contagios y más de 50.000 muertos, no hay autocuidados que valgan cuando el transporte público está abarrotado y las dependencias públicas son edificios sin ventilación en los que reina el hacinamiento. Los casos de contagios crecientes en las escuelas con cierres de burbujas todos los días esclarecen la situación.

La única salida es colectiva y es por el camino de lo planteado por la docencia en la capital y varias provincias: “sin vacunas no hay presencialidad”. Los trabajadores debemos tomar el camino de la organización, con asambleas sin distinción de afiliación en todas las dependencias, generales y por sector como está empezando a surgir en varios sectores de nacionales para discutir un plan de lucha por la reincorporación de todos los despedidos, por el pase a planta y por la defensa de nuestra salud y de nuestros salarios.

Suscribite a Política Obrera