Paraguay: continúa la rebelión popular

Escribe Emiliano Monge

Abajo el gobierno represor.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Luego de enormes jornadas de lucha de trabajadores, estudiantes y campesinos que reclaman la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez (“Fuera Marito”), y de que renunciaran varios ministros de su gabinete, el gobierno volvió a reprimir. Ayer se desató una brutal represión a los manifestantes frente al Congreso, que pedían la destitución de Abdo. El gobierno paraguayo se encuentra jaqueado por la enorme crisis sanitaria y el descontento social. El gobierno de Biden salió a dar apoyo al gobierno (ultimahora, 16/3), que se encontraba con un juicio político en su contra.

Ayer, los partidos del régimen volvieron a rescatar al presidente, acusado de corrupción, desmanejo de la crisis sanitaria y responsable de la represión a miles de manifestantes: “La Cámara de Diputados de Paraguay rechazó ayer iniciar un juicio político contra el presidente Mario Abdo Benítez, en medio de fuertes protestas populares contra su mandato, al que acusan de fuertes casos de corrupción en relación al plan sanitario nacional y por desatender a los y las ciudadanas en medio de la pandemia de coronavirus. La decisión del cuerpo legislativo fue tomada con 42 votos en contra del juicio político, 36 a favor y dos ausentes. La propuesta de juicio también alcanzaba al vicepresidente del país, Hugo Velázquez” (latinta, 18/3).

Las protestas habían comenzado hace dos semanas por el rechazo popular a la gestión capitalista de la pandemia, que llevó al país al colapso sanitario por las medidas aperturistas de la economía (clases presenciales, trabajos no esenciales). El gobierno de Abdo tomó un crédito del FMI de casi 2mil millones de dólares que no se destinaron a mejorar el sistema de salud, según denuncia el personal sanitario junto a los manifestantes, y sí para negociados ligados a la corrupción estatal.

No sólo el gobierno se encuentra en crisis sanitaria y económica. La represión dejó un saldo de centenares de heridos y al menos 24 detenidos, de manera arbitraria. Los policías disparaban a todos los que estaban en su paso con la montada. En la semana la Policía Nacional publicó una licitación para adquirir municiones, 22 mil balas de gomas. La represión fue orquestada por el Estado y la prensa denunció a los manifestantes, justificando la represión policial. “También se conoció que los manifestantes incendiaron la sede del Partido Colorado, en una muestra de rechazo al gobierno actual” (ídem). Los manifestantes denuncian que los hechos de saqueo están organizados por militantes del partido colorado e infiltrados.

Esto se suma al aumento de hechos represivos, muchos de ellos denunciados a nivel internacional. El caso más emblemático fueron los asesinatos de las niñas Lilian Mariana y María Carmen Villalba, y la desaparición forzosa de la adolescente de 15 años Carmen Elizabeth Oviedo Villalba (“Lichita”). “En la jornada de ayer, representantes de organizaciones sociales, políticas, organismos de derechos humanos y periodistas de Argentina arribaron a Asunción para dar inicio a cinco jornadas de encuentros y trabajo territorial, en Asunción e Yby Yaú, por el esclarecimiento del doble infanticidio de Lilian y María Carmen, y la aparición con vida de Lichita” (latinta, 18/3). También el miércoles hubo una represión brutal contra la comunidad Mbya Guaraní por parte de hombres armados, que quemaron sus casas y los golpearon brutalmente. Estas bandas paraestatales operan libremente en el territorio desalojando a los pobladores en beneficio de los terratenientes “brasiguayos” y las multinacionales que explotan los recursos naturales.

Crisis económica y sanitaria

La crisis económica golpea a los trabajadores informales, precarizados y a los campesinos superexplotados, mientras se subsidian a las empresas y el gobierno es acusado de corrupción por innumerables casos, como por ejemplo la represa Itaipú, y se subsidia a la salud privada cuando hay millones sin cobertura sanitaria: “la inmensa mayoría del país, siete de cada 10 personas, gana menos del salario mínimo de dos millones de guaraníes (un dólar equivale a 7.000 guaraníes) y el 46 por ciento de la población vive de trabajos irregulares sin alta en la seguridad social y, por tanto, sin seguro médico” (latinta, 18/3).

Con respecto al coronavirus, el país acumula, desde el comienzo de la pandemia, 165.811 casos confirmados, 24.150 personas infectadas y 3.278 fallecidos, según el último balance oficial publicado el viernes. En un país de siete millones de habitantes, hasta hace pocos días, solo habían llegado 4.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, a las que se suman una donación de Chile de 20.000 dosis de Sinovac y otra de Emiratos Árabes Unidos, de 3.000 dosis de Sinopharm.

El martes, ese difundió un informe del Congreso que denuncia irregularidades y demoras en el pago de vacunas del mecanismo Covax, Sputnik V y AstraZeneca. El Ministerio de Salud reconoció haber depositado dos veces, por error, la suma total de 9.823.298 dólares a la Fundación GAVI (Alianza para las vacunas, creada por Bill Gates), tal como indica el informe.

Asambleas por el “Fuera Marito y Velázquez”

El martes por la tarde en Plaza Italia se realizó un Asamblea con numerosas organizaciones sociales y políticas. Participaron compañeros de la Unidad Sindical, CCT, Coordinadora de organizaciones campesinas e indígenas y compañeros estudiantes del CEUNA. La Coordinadora de organizaciones campesinas e indígenas llamó ayer a una conferencia de prensa para pronunciarse por la renuncia de Abdo y Velázquez (vice), por nuevas elecciones y un plan de emergencia económica y sanitaria.

Hubo un cierre total de la Ruta Internacional Transchaco a la altura del kilómetro 389 reclamando por “Fuera Marito y Velázquez”. Los campesinos se movilizaron en diferentes puntos del país. Las centrales obreras burocratizadas no aparecieron en las movilizaciones y en los reclamos.

Ayer también los estudiantes se movilizaron a las 16 horas a la plaza Uruguaya del centro de Asunción y fueron desde allí hasta el Parlamento a reclamar por el arancel “cero” y la estatización del transporte público, más presupuesto para salud y educación, entre otras reivindicaciones. Otros compañeros y organizaciones sociales, políticas, movimientos indígenas y campesinos, junto a los estudiantes, plantaron una “carpa de la resistencia” frente al parlamento, donde se sumaron compañeros del MCP y una comitiva desde Santa Roa de Aguaray. Allí hicieron una Asamblea a las 18 horas, bajo la consigna #FueraAbdo #ANRnuncaMás. Hoy a las 18 horas está convocada un nuevo encuentro para evaluar las medidas a tomar.

La gestión capitalista de la crisis sanitaria mediante la apertura de la economía (clases presenciales, trabajos no esenciales) y el acaparamiento de vacunas por parte de las potencias imperialistas, está en bancarrota y es el disparador, en todo el continente, de importantes procesos de crisis políticas y movilizaciones obreras y populares. Es necesario impulsar una huelga general y formar comités de obreros y campesinos que pongan de pie su propio programa de salida a esta gestión capitalista de la pandemia.

Suscribite a Política Obrera