Berni vs Frederic: un espectáculo para ocultar la ineptitud del gobierno y la movilización de los familiares de Maia y de los vecinos

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de la aparición de Maia, Sergio Berni acusó a Sabina Frederic, ministra de Seguridad de la Nación, de "inoperante". Le imputó “haberlo dejado solo en la búsqueda”, adjudicándose, ‘humildemente’, el hallazgo de la niña. El ataque de un kirchnerista de primera a una kirchnerista del palo de Cristina Fernández, fue el ‘hit’ del ‘prime time’ de ayer a la noche. El represor de obreros, piqueteros e inmigrantes estaba acompañado, como de yapa, por el ministro macrista Diego Santilli. La novela prosiguió con empujones y cruces verbales entre Berni y el secretario de Seguridad de Nación, Eduardo Villalba - enviado por Frederic al lugar-, seguido de agresiones físicas del funcionario de Kicillof. El talibán del caso acabó elogiando a Santilli, por la “tarea común” entre la bonaerense y la policía de la ciudad.

El entrevero inusitado, grotesco para describirlo como una crisis, se explica como parte de un operativo político de encubrimiento. Porque el hallazgo de Maia fue el resultado de una movilización de la familia, que preparaba una manifestación a Plaza de Mayo. Los vecinos habían cortado ya, en forma combativa, la autopista Dellepiane. El país estaba en vilo, porque los medios buscaban el material para emprender una guerra política en torno al secuestro. Fueron los vecinos quienes identificaron los movimientos de Carlos Savanz, el secuestrador.

El caso de Maia colocó sobre el tapete el crecimiento de la miseria nacional, una evidencia que compartió toda la audiencia que siguió el caso por los medios (https://politicaobrera.com/politicas/4189-ciudad-de-buenos-aires-aumentan-la-pobreza-y-la-indigencia). Santilli se acordó de repente “(d)el Consejo de niños, niñas y adolescentes”, donde el 23 de diciembre pasado el gobierno de Larreta despidió a 15 trabajadores y trabajadoras del Programa de Acompañamiento Social Integral (PASI) del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. Es el organismo que debía encargarse del seguimiento de familias en situaciones de vulnerabilidad.

La pobreza constituye una bomba lista para estallar. Las manifestaciones de los protagonistas de la movilización para encontrar a Maia, pusieron de manifiesto una conciencia política de este escenario explosivo. La tarea de la hora es unir a los explotados en una lucha decidida contra este régimen de hambre e ineptitud, y del capital que lo sostiene.

Suscribite a Política Obrera