Alberto salva del nocaut a De Narváez

Escribe Julio G.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Ayer, 24 de marzo, el Grupo De Narváez difundió, generosamente, en los principales medios de comunicación una solicitada con el claro objetivo de demonizar la lucha de los trabajadores de la logística Dorinka (ex Walmart) que reclaman y luchan por la indemnización que corresponde al cambio de firma. El reclamo legítimo de los trabajadores fue caracterizado por Antonio Laje en AM24 como una “guerra de guerrillas”. La práctica de indemnizar ante un cambio de firma es un derecho adquirido conquistado por los trabajadores.

La patronal le reclama al Estado que “en las últimas dos semanas nos vimos condicionados por recurrentes medidas de fuerza encubiertas que derivaron en una caída del 75% en la distribución de alimentos básicos y en un desabastecimiento de productos”. En este marco, De Narváez pide ayuda a Alberto Fernández para no morder el polvo. El ministerio de Trabajo, horas después de la solicitada y la campaña mediática, dictó la conciliación obligatoria, cuando el sindicato no llamó a ninguna medida de fuerza.

El Sindicato acata la conciliación sin ningún tipo de consulta a las bases y a la Comisión Interna de planta. La conciliación y su acatamiento salvo a la patronal de una derrota en toda la línea. El lunes el Ministerio convocó a una audiencia entre Dorinka y Camioneros. Los trabajadores de todo el gremio están expectantes, en especial los compañeros de Dorinka.

Que nada se resuelva por fuera de la Asamblea General. Plan de lucha y movilización de todo el gremio por el triunfo de los trabajadores de la logística ex Walmart.

Suscribite a Política Obrera