Huelga en Unilever Pilar

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de Unilever Pilar, de las plantas de Knorr y Hellmann´s, llevaron adelante este martes una huelga total de actividades con bolqueos de portones, por un pliego de reclamos que incluyen el adelanto de la paritaria correspondiente al 2021, efectivizaciones en planta permanente del personal de temporada, el incremento del plus nocturno y por domingo trabajado, el reconocimiento del título técnico de los trabajadores de Mantenimiento y el pago como extras de los domingos a la noche. La huelga con bloqueo de portones fue levantada ante el dictamen del Ministerio de Trabajo de la conciliación obligatoria.

Entre las motivaciones que llevan a los trabajadores de Unilever está la implementación de la "nueva normalidad" en la planta de Pilar. Esto significa la supresión de cualquier tipo de protocolo real contra el Covid-19, ante la llegada la segunda ola de contagios.

A fines del año pasado, la empresa ya había otorgado un bono que solamente era cobrado por aquellos que no salieran de licencia por el Covid, en un claro intento de desalentar la denuncia de posibles casos y de disminuir casi a cero los contactos estrechos. Como en el 2021 la empresa ha suprimido todo tipo de bonos, ahora ha procedido a descontarle los premios a aquellos trabajadores que denuncien síntomas ante el Servicio Médico de Planta pero luego den negativo en su hisopado, en una medida todavía mayor para desalentar la denuncia de síntomas y por ende la prevención de contagios en el lugar de trabajo.

Otro de los protocolos que fue suprimido es el de la sanitizacion de la planta ante la presencia de casos, lo que significó varias paradas durante el año pasado y motivó otra huelga incluso. La empresa había acordado con la Municipalidad de Pilar un régimen de hisopados exprés, parando solamente el sector donde hubiera trabajado el caso positivo: ahora ni siquiera se cumple ese protocolo mínimo. Las máquinas funcionan a criterio de la empresa aun con casos positivos, parando sólo unos minutos antes de la llegada de la inspección municipal.

La nueva normalidad -o la reducción del Costo Covid- en Unilever incluye también la reducción del presupuesto del servicio de chárter, reemplazando a la concesión anterior que proveía el servicio por una empresa de dudosa procedencia. La nueva proveedora ya ha tenido varios incidentes, incluidos algunos accidentes que, de casualidad, no tuvieron víctimas fatales. La precarización no se reduce solo a las unidades sino a los trabajadores del transporte, que prestan servicio de mañana tarde y noche, sin goce de francos ni del descanso necesario para manejar.

Aunque durante varios meses los trabajadores no percibieron aumento salarial, finalmente el STIA viene de cerrar una paritaria 2020 tardía del 32% en 6 cuotas. Cuando todavía no se ha terminado de cobrar, ya ha perdido por lo menos un 10% frente a la inflación interanual. La cláusula de revision, que era supuestamente para marzo, recién se está negociando, con lo que se terminará de cobrar seguramente para mayo, cuando comienza la paritaria 2021 del STIA.

Durante el 2020, la empresa que siguió trabajando durante toda la cuarentena, había concedido una cantidad de bonos y cajas de mercadería para los trabajadores. La reducción del "costo Covid" también implicó la supresión de cualquier tipo de adicional, sea bono, mercadería o adelantos, lo que motivó el reclamo salarial del paro.

La huelga de Unilever Pilar muestra la enorme reserva de lucha de los trabajadores, atizada por la agenda de la nueva normalidad de la clase capitalista. El triunfo de la lucha de los trabajadores por sus reivindicaciones significará un paso adelante en su organización.

Suscribite a Política Obrera