El colapso sanitario de Escobar

Escribe Itati Asis

Tiempo de lectura: 2 minutos

El intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, reconoció públicamente, a través de un video, que, en las últimas semanas, se han duplicado los casos de COVID19 en el distrito y el director del Hospital Erill informó que el porcentaje de ocupación de pacientes, tanto covid como no covid, en el único hospital provincial que tiene el partido, es del 100%.

Por su parte, el secretario de salud municipal dijo que Escobar aún no forma parte de los distritos en ´zona roja´ que anunció el gobierno Nacional, pero que “inexorablemente” va en ese camino y admitió que el hospital municipal “Néstor Kirchner” presenta el mismo cuadro de colapso que el hospital provincial: sin capacidad de internación de terapia intensiva.

Según el intendente y los funcionarios de salud locales, la situación sanitaria de Escobar es tan grave que solo se realizan “derivaciones” de pacientes a otros distritos. Frente al este brutal sincericidio estatal, Sujarchuk intenta poner “paños fríos” anunciando la creación de 45 nuevas camas, de uso “provisorio”, para atender la emergencia sanitaria de un distrito de más de 250.000 habitantes.

Lo que no fue “blanqueado” es que el municipio tampoco puede atender la demanda de testeos e hisopados a quienes acuden diariamente, formando interminables filas por horas, a las UDP del distrito, inclusive presentando síntomas serios de COVID19. La ausencia más notoria durante los 3 minutos y medio que dura el video fue la situación de la vacunación en Escobar. A pesar de que la misma se produce en el parque industrial de Garín (una de las localidades del distrito), Sujarchuk no dijo ni media palabra al respecto y cerró su “discurso” haciendo un llamado “a la responsabilidad colectiva” para prevenir la difusión de los contagios.

El intendente hacer “todo lo posible” para cuidar y contener a las y los vecinos frente a la segunda ola de COVID 19. Sin embargo, nada hizo por reactivar la construcción -paralizada desde 2016- del “Hospital del Bicentenario”; el año pasado -durante la cuarentena-, Sujarchuck se declaró impotente frente al cierre del Sanatorio Plaza, dejando inutilizadas más de 50 camas de internación y 15 camas UTI, acentuando el debilitamiento del sistema de salud local y dejando en la calle a más de 50 trabajadoras y trabajadores especializados.

El colapso sanitario en Escobar no es un hecho fortuito sino responsabilidad del Estado, que priorizando los intereses patronales y el lucro inmobiliario, ha avalado la presencialidad educativa, la habilitación de toda la actividad económica presencial y la sostiene frente al nuevo pico de COVID19. Los miles de contagios y las muertes en Escobar son responsabilidad de la gestión capitalista de la pandemia que llevan adelante Sujarchuk y sus aliados del gobierno provincial y nacional. Han declarado al distrito “casi” en zona roja, pero no dispusieron de ninguna medida inmediata para frenar la circulación del virus. No se puede separar de la responsabilidad en el pico de casos a las corrientes que han defendido el retorno a la presencialidad educativa; desde las Cámaras Empresarias, a la Celeste del Suteba que milita “la presencialidad segura” del gobierno; incluyendo a las fuerzas del FIT-U, que pusieron el grito en el cielo cuando el Suteba Escobar, el 17 de marzo pasado, se declaró en paro contra ´el retorno a las aulas´.

Las y los docentes del Suteba Escobar, que reclaman desde el inicio del ciclo lectivo contra la presencialidad, anticipándose al colapso de los contagios, marcan el camino.

Desde el Partido Obrero (Tendencia) llamamos al conjunto de la población escobarense a apoyar y a formar parte de este movimiento de lucha en defensa de la salud y la vida de las y los trabajadores de Escobar.

Suscribite a Política Obrera