La Liga no se impone… el M5S cae… el gobierno se tambalea

Escribe Danilo Trotta – Prospettiva Operaia

Las fibrilaciones el sistema político al día siguiente de las elecciones regionales.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Los resultados de las recientes elecciones regionales ofrecen un panorama bastante fiel de la inestabilidad del escenario político y muestran, una vez más, los límites del ascenso político de Salvini. Al mismo tiempo el gobierno, que aleja temporariamente el fantasma de las elecciones anticipadas, no tiene ninguna razón para exhalar un suspiro de alivio.

Las elecciones regionales

En la Emilia Romana, el candidato del centroizquierda, Bonaccini, vence por un 9% a la candidata de la Liga Borgonzoni (cerca de 180.000 votos de ventaja con una reactivación parcial de la asistencia a la votación y con el record del 71% en Boloña) y frena la serie de victorias de Salvini en otras regiones (ocho consecutivas hasta hoy). Más allá de la inversión nacional en estas elecciones de parte de la Liga y la omnipresencia de Salvini tanto en el territorio como en la televisión, la Liga no consigue ganarle al candidato del PD (Partido Demócrata). Son varias las razones de este compás de espera. No solo la desconfianza consolidada del gran capital (véase el voto en las grandes ciudades y sobretodo en Boloña ) con respecto a Salvini (al menos hasta hoy) pero sobretodo el hecho de que la Emilia Romana ve una capacidad sustancial , al menos en las ciudades, de un PD que, a diferencia de cualquier retórica acerca de la región “roja” ( por lo tanto de la continuidad PCI-PDS-DS-PD) (1) de hecho ya está “ligalizado”: la Junta saliente de centroizquierda, como las Juntas de derecha en Lombardía y el Véneto , lleva adelante el proceso de la autonomía diferenciada, de hecho una “secesión de los ricos” cuya continuidad ha sido prontamente ratificada por la vencedora Bonaccini; por no hablar del protagonismo de los intendentes de PD en la competencia con la Liga sobre políticas reaccionarias anti inmigratorias. También en consideración a esta competencia con el PD “liguista”, Salvini ha debido impulsar al extremo las características más brutales y xenófobas de la Liga (véase el episodio del portero eléctrico en Boloña) (2) con el fin de alejar todavía más sectores de la clase media (sobre todo en las ciudades) orientados hacia un voto centrista.

La Emilia Romana, si bien estadísticamente (ya sea por ISTAT o EUROSTAT) es una región del noreste, desde el punto de vista de su perfil socioeconómico y de la estructura productiva es una suerte de región de transición entre el noroeste y el noreste del país y reúne características de ambas macro áreas. La presencia del “motor valley” (Ferrari, Lamborghini, Maserati, Ducati, etc.) y de otras ramas industriales de alta concentración garantiza un sólido vínculo con el PD, partido central del gran capital italiano; al mismo tiempo la vocación agrícola de una parte significativa de la región, sobretodo en la cercanía de Lombardía y el Véneto, ve en el contexto general de la crisis de hegemonía del gran capital con respecto a la clase media (sobre todo en el campo) un terreno fértil para la avanzada de la derecha salviniana que en los hechos ha conocido en los últimos años un explosión en la zona por debajo del río Po.

Las tres listas a la izquierda del PD recogen todas juntas el 1,2% del consenso. Víctimas de un análisis impresionista del fenómeno Salvini, han fundado toda la campaña electoral en la necesidad de parar a la Liga, sin dar a la propia intervención un perfil que fuera más allá de la reivindicación estéril de un programa reformista o una reivindicación de identidad vacía de cualquier proyecto de reconstrucción de una fuerza basada en la clase obrera.

En Calabria, el centroderecha (con una asistencia a la votación de apenas el 42%) vence netamente con el 54% de los votos con un margen del 20% por encima del 30.1% del adversario de centroizquierda Filippo Callipo y restituye, como se preveía y sin sorpresa, la región a la derecha. En Calabria Forza Italia (el partido de Berlusconi) consigue el doble de votos de la Liga confirmando el límite de Salvini (como representante de los intereses de la pequeña y mediana industria del norte) para salir ganando de la crisis del berlusconismo en el sur e insertarse en el sistema de poder local que el berlusconismo ha heredado de la Democracia Cristiana. Los gastos públicos de los administradores de sur son incompatibles con la política de la autonomía diferenciada y sin embargo esa es la razón principal de la resistencia de la derecha berlusconiana (y de la ex DC) en el sur. Esto, para Salvini, es un conflicto irresoluble y lo sería mucho más si su ascenso a escala nacional consiguiera llevarlo al gobierno en una posición dominante.

La crisis del M5S… ventaja para las “Sardinas” y…el PD

Lo que más impresiona en estas elecciones es la caída libre del consenso del M5S (Movimiento 5 Estrellas) que, en la Emilia Romana consigue apenas el 3.48% (102595 votos) contra los 290000 que obtuvo en las elecciones europeas de 2019 y los 661000 en las elecciones políticas del 4 de marzo de 2018. En Calabria, el M5S pasa del 43% al 7% y queda fuera del Concejo Regional. El M5S ha conocido una serie ininterrumpida de derrotas en todas las elecciones regionales, desde las políticas del 2028 hasta hoy: Abruzzo, Cerdeña, Basilicata, Umbria, Emilia y Calabria. Según distintos analistas, cerca de los 2/3 de los votos que en los últimos años fueron para el Movimiento, en esta ocasión han ido al PD. Es significativo, en tal sentido, el papel que en Emilia y sobre todo en Boloña ha tenido el movimiento de las “sardinas”. La contienda ha ocurrido realmente en aquel sector, sobre todo de la juventud (antes colocado a la izquierda) que había mirado al M5S con interés, para luego registrar la docilidad frente a la Liga durante la experiencia del gobierno amarillo-verde: Las “sardinas” han tenido la tarea, sin comprometerse en forma manifiesta a favor del PD de volver a conducir este sector a votar por el centroizquierda, en la óptica de la construcción de un freno a la derecha salviniana. La dimisión de Di Maio, el líder del Movimiento, pocos días antes de las elecciones, anuncia las convulsiones internas del M5S ,que se debate entre la tendencia, hoy reforzada objetivamente a la “normalización” y la absorción en o al lado del PD (reflejo de la imposibilidad de la pequeño burguesía reacia a tener una política independiente del gran capital) y la tentativa (imposible de realizar) de recuperar el carácter de oposición de los origines (Di Battista y otros) pasando por la línea “neutralista” de Di Maio que desearía que el M5S fuera el fiel de la balanza entre los dos extremos. La rendición de cuentas a los estados generales de marzo del M5S puede abrir una balcanización del movimiento y de hecho a su muerte.

El retorno aparente al bipolarismo

En estos días, luego del redimensionamiento del M5S, quien hable de retorno al bipolarismo no tiene en consideración el contexto económico y político general. Un retorno al bipolarismo de los años 90 es imposible porque es imposible reproducir las condiciones internacionales que hicieron posible aquel momento: la economía italiana ( y la occidental en general) exhaló un suspiro de alivio luego de la crisis de 1992/93 en el contexto de la globalización y de la restauración capitalista, el sistema político pudo estabilizarse provisoriamente entorno a los dos polos del centroizquierda y el centroderecha que absorbieron a los seguidores de la DC (Democracia cristiana) y del PSI (Partido Socialista Italiano). El actual contexto internacional está signado por la prolongada crisis económica mundial, la guerra comercial y el fin del sistema de relaciones internacionales que había caracterizado el período siguiente al inicio de la restauración capitalista en la Unión Soviética y China. La gestión material de la crisis, a partir de las políticas de austeridad, impidió cualquier estabilización tanto de cada una de las fuerzas políticas como del sistema político-parlamentario en su conjunto. Al contrario, el agravamiento de la crisis económica, en el contexto de una nueva recesión global peor que la de 2007/2008 tendrá como consecuencia la posterior fragmentación del cuadro político

El gobierno de Conte y la imposibilidad de estabilización

Los resultados electorales, más allá de cualquier estabilización, ponen en fibrilación al gobierno. Es verdad que se aleja el peligro de elecciones anticipadas en el caso de que la Liga en hubiera vencido en la Emilia, pero la caída vertical del Movimiento 5 Estrellas y el conflicto interno por el control, unido al ansiedad de pasar por la taquilla Zingaretti, pueden acelerar ulteriormente la competencia en el campo liberal con Renzi e impulsar a este último a quitar el apoyo al gobierno, tal vez usando como pretexto el anunciado voto favorable a la cancelación de la reforma Bonafede (3) de la prescripción. Desde el punto de vista económico el gobierno de Conte debe su supervivencia provisional al clima favorable de los mercados debido al relanzamiento de las “Quantitative Easing” (expansión monetaria) procedimiento ya crónico. Esto le permite al gobierno de Conte el recorte del “cuneo fiscale” (4) (cerca de 3 millones de euros) y la medida de integración para los réditos por debajo de los 28000 euros y de desgravación para los réditos superiores.

Desde el punto de vista político queda, más allá de la victoria en Emilia, un gobierno debilísimo, mantenido en pie por el hecho de que no tiene una oposición en la sociedad. Lo que resta de la izquierda, ni los sindicatos y menos aún la CGIL (Confederación General Italiana del Trabajo) si oponen a un gobierno que más allá de la propaganda, continúa el trabajo de todos los gobiernos burgueses precedentes, a partir de la administración de la austeridad.

Es urgente la construcción de una oposición política y sindical al gobierno de Conte a partir de la organización de una huelga prolongada que siga el ejemplo de la francesa, que sea capaz de combatir al programa anti obrero del gobierno de Conte.

NOTAS

(1) Partido Comunista Italiano, Partido Democrático de Izquierda, Democracia de Izquierda, Partido Democrático (2) Salvini seguido de medios de comunicación y de su partido, tocó el portero automático de un edificio del barrio Pilastro, habitado principalmente por inmigrantes. Llamó al departamento donde habita un joven de origen tunecino y le preguntó: “Perdón, usted vende (droga obviamente)”. Dijo que había recibido la denuncia de una vecina y que era su deber cívico averiguarlo. El muchacho no estaba en la casa. La familia representada por defensores de derechos civiles ahora ha iniciado juicio por difamación y calumnias (3) Reforma de la Justicia en los fueros civil y penal auspiciada por el ministro Bonafede (4) Impuestos y contribuciones obreras y patronales

Traducción Olga Stutz

Suscribite a Política Obrera