Salta: abajo el examen de ingreso a Medicina

Escribe Catalina López

Por el ingreso irrestricto a la Universidad Pública.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El 8 de abril se llevaron a cabo los exámenes de ingreso 2021 para la carrera de Medicina en la UNT y UNSa. Es la única carrera de toda la casa de estudio que tiene examen de ingreso.

De 952 estudiantes que se presentaron, aprobó uno solo. Los exámenes presentaban ejercicios propios de años avanzados de Medicina y del tercer año del Profesorado de Química, con solo 4 horas para rendir 4 programas. Se interrumpieron exámenes por ejercicios erróneos y que debieron ser consultados con Tucumán. Se planteaban temas que no figuran ni en los programas ni en el curso de Nivelación. Y, por supuesto, fueron presenciales y con todos los protocolos rotos, sin respetar el 1,5 de distancia entre estudiante y estudiante. Con todas estas irregularidades, las autoridades se niegan a anular el examen y aluden a la instancia del recuperatorio prevista para el 22 de abril.

La mayoría de los aspirantes -si no todos- comienzan su preparación en institutos privados especializados en estos exámenes y con profesores particulares desde el secundario para rendir e ingresar a esta carrera. Incluso cursando carreras previas relacionadas con la salud. Es que detrás de las excusa de la “vocación” y de “es que es una profesión que salva vidas”, se esconde el carácter de clases de esta carrera y de la universidad en general. Sólo aquellos tienen los recursos materiales para acceder a una preparación previa que se paga tendrían el “derecho” de poder cursarla. Esta arbitrariedad se lleva a tal extremo, que ahora nadie podría cursarla directamente. Cualquier examen de ingreso es arbitrario porque te evalúan algo que no te enseñaron.

El ingreso irrestricto

El ingreso irrestricto fue una de las banderas de la reforma del ´18 entre otras, como el cogobierno, la catedra libre, la autonomía universitaria. La Reforma Universitaria fue un movimiento estudiantil que se inició en las Facultades de Medicina, Ingeniería y Derecho, contra el régimen de asistencia y la supresión de los internados en el Hospital de Clínicas. Se organizaban en los comités Pro Reformas y, a través de la acción directa y en unidad con la clase obrera, desarrollaron una lucha por la educación pública y científica, que en ese momento estaba en manos de la Iglesia católica y donde solo podían asistir los hijos de las “élites”. Con movilizaciones callejeras, se desarrollaron una huelga general y el no inicio de clase. Este movimiento, de carácter revolucionario se extendió por toda América Latina y abrió un curso que todavía no se ha cerrado. Muchas de las demandas de los reformistas hasta hoy no han sido respondidas y la lucha por una educación pública sigue vigente.

La caída de los exámenes de ingreso es una bandera histórica del movimiento estudiantil. Su carácter arbitrario solo denota su carácter de filtro a la ahora de inscribir a las carreras. El movimiento estudiantil en conjunto debe sumarse a esta lucha de los ingresantes de Medicina. Los centros de estudiantes deben pronunciarse en contra de estas irregularidades y el CEUSa rechazar de lleno cualquier examen de ingreso en su facultad.

Abajo los exámenes de ingreso. Que se le garantice el cursado a los casi mil chicos que se inscribieron a la carrera de Medicina.

Suscribite a Política Obrera