Rydhans: dictan la conciliación obligatoria con los despedidos adentro

Escribe Marcos Solari Pozzo (regional Moreno)

Preparemos la victoria definitiva.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Este lunes 3 de febrero, después de un paro en la producción con un 90% de acatamiento desde el miércoles pasado y un bloqueo de las puertas de cuatro días que impidió la salida de los productos, los obreros de Rydhans anotaron una primera victoria en la lucha contra los despidos de la semana pasada. Tras una audiencia de más de cuatro horas en Ministerio de Trabajo de la provincia, en San Miguel, se dictó una conciliación obligatoria de 15 días que retrotrae la situación a las condiciones anteriores al comienzo del conflicto, con los compañeros despedidos trabajando adentro mientras continúen las discusiones. Se trata de una primera torcedura del brazo de la patronal, jugada a imponer los despidos desde el comienzo. Los compañeros reingresaron a sus puestos en la fábrica luego de hacerse algunos estudios.

La conciliación obligatoria significa hoy para los obreros de la fábrica un primer paso en la lucha para impedir los despidos, tanto los de los dos compañeros echados la semana pasada como los que la patronal tenía en mente, con plena consciencia de que deben mantenerse alertas ante cualquier maniobra y con la disposición a retomar las medidas de fuerza si la empresa decide mantener los despidos después de la conciliación. Pero también representa para ellos un golpe a una patronal que los ha venido atacando sistemáticamente, con constantes hechos de acoso laboral y presiones. Este hartazgo, que tiene a estos despidos como "la gota que rebalsó el vaso", es uno de los factores que explican la alta participación en la lucha.

Otro de los factores es el hecho de que se trata de obreros con fuertes lazos de solidaridad entre sí y también con una alta conciencia de la implicancia de los planes de la patronal y de los antagonismos entre los intereses de unos y otros. El grado de conciencia y politización de estos trabajadores se refleja y, a la vez, tiene su motor en el método de sus delegados, que impulsan en la fábrica la discusión política y la deliberación sobre las medidas de lucha a tomar. Y que buscaron, para el conflicto, la apertura a la colaboración y el apoyo de otras organizaciones obreras y sociales, abrazando el método del frente único.

La experiencia de estos días de lucha, sin dudas, cambió para siempre a muchos de esos obreros, que, en palabras propias, la viven como un hecho histórico en su fábrica, que marcará un antes y un después. Este sentimiento constituye una doble victoria y otro golpe duro para la patronal porque los trabajadores moralizados por una victoria, así sea parcial, tienden a sentirse fortalecidos para avanzar en más conquistas.

Los próximos 15 días requerirán de un estado de alerta por parte de los obreros y su preparación para retomar la lucha en caso de que llegue a ser necesario. El próximo paso es ir por una victoria total con la reincorporación definitiva, con todas las condiciones laborales conquistadas, de los compañeros despedidos y liquidar futuros intentos de la patronal de repetirlos. Por su parte, los obreros de la fábrica y sus delegados, profundamente conmovidos por la lucha de estos días y este primer avance, son concientes de que esto recién empieza y se preparan para más choques posibles con una patronal hostil y precarizadora.

Suscribite a Política Obrera