Mars Ingenuity, la autonomía de vuelo fuera de la Tierra

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 3 minutos

En la mañana del lunes 19 de abril, llegaban las primeras imágenes que aseguraban el éxito del primer vuelo del dron “Ingenuity” de la NASA sobre la superficie de Marte. El vuelo tuvo una duración de 30 segundos y una elevación de no más de 3 metros. Ingenuity,,ahora irá aumentando el tiempo, la altura y las distancias de traslado. Las primeras muestras de suelo marciano que llegarán a la Tierra en 2026/7, serán recogidas en otro proyecto del rover Perseverance.

La enorme travesía que significó colocar a Ingenuity en Marte, implicó superar los más variados inconvenientes y proyecciones de laboratorio. Por comenzar, Ingenuity no puede volar en la Tierrra a la máxima velocidad, por lo cual las pruebas se realizaron a baja velocidad - 75 revoluciones por minuto, (rpm) mientras que en Marte lo hizo a 2400 rpm.

Para los especialistas e investigadores de la NASA, Ingenuity constituye una revolución de los viajes interplanetarios y a los planetas de nuestro sistema solar. Así lo sostuvo el administrador interino de la NASA Steve Jurczyk: “un helicóptero podría usarse como explorador para misiones robóticas para mirar hacia el horizonte y, eventualmente, como socio para los astronautas en Marte". En ese planeta se encuentran sitios de difícil acceso como los “Valles Marineris de Marte, el cañón más grande del sistema solar, o su volcán escudo Olympus Mons, que tiene aproximadamente 2,5 veces la altura del Monte Everest” (WSJ, 19/04).

Al más de 173 millones de millas de distancia de la Tierra, Ingenuity debía pilotar en modo automático. El domingo, el piloto principal de Ingenuity, Håvard Grip, y sus colegas del Laboratorio de Propulsión a Chorro, ya habían enviado los últimos comandos para poner en marcha el vuelo. El pasado 11 de abril, un pequeño fallo en el software había generado que el dron activara un protocolo de precaución y cancelado el viaje, apagándose repentinamente. La falla se solucionó con unos pequeños comandos, pero la enorme distancia que separa al comando de operaciones de Ingenuity obligó a demorar el vuelo varios días.

Otro de los grandes peligros que logró sortear la operación fueron los fuertes vientos y las bajas temperaturas nocturnas, menos de 90 grados celsius. “Los sensores a bordo del Perseverance mostraron vientos dentro de la zona de vuelo de Ingenuity de 13 a 45 millas por hora, casi el doble de la velocidad máxima del viento utilizada en las pruebas de vuelo de Ingenuity en la Tierra. Sin embargo, las simulaciones por computadora sugirieron que los sistemas de control de vuelo autónomos de Ingenuity podrían manejar vientos aún más fuertes de manera segura, dijeron los ingenieros.” (Idem)

Por otro lado, Ingenuity debió ser construido de una manera poco convencional, para adaptar el vuelo a la baja densidad atmosférica relativa de Marte. “Los ingenieros de la NASA le dieron rotores y piezas ultraligeras y compactas capaces de generar suficiente sustentación para llevarlo a lo alto. Las palas del rotor de Ingenuity giran cinco veces más rápido que las de un helicóptero convencional” (Ibidem).

La otra gran cuestión, el traslado y la supervivencia a las bajas temperaturas, fue solucionado en parte, al hacer viajar a Ingenuity dentro del rover Perseverance, que solo salió al llegar a tierra firme. En cuanto al intenso frío de Marte, Ingenuity logró desarrollar una autonomía completa.

Ingenuity ya tiene nueva fecha de vuelo, el viernes 23 de esta misma semana, salvo algún imprevisto. “Tomaremos vuelos cada vez más audaces”, dijo MiMi Aung, gerente de proyectos de Ingenuity. "Vamos a ser muy aventureros". (Ibidem)

Carrera espacial

Ingenuity logró esta hazaña mientras se produce un creciente aumento del envío de exploraciones no tripuladas a la atmósfera y superficie marciana. “En febrero, los Emiratos Árabes Unidos pusieron con éxito su nave espacial Hope de 200 millones de dólares en órbita alrededor de Marte para comenzar una misión meteorológica de dos años. Días después, una sonda china llamada Tianwen-1 entró en la órbita de Marte. China planea aterrizar su primer rover en la superficie en algún momento de mayo o junio.” Estas expediciones, las primeras de los Emiratos Árabes Unidos y China, se suman a las ya existentes de la Agencia Espacial Europea, la India y otras dos expediciones de la NASA activas.

La privatización de las expediciones y desarrollos espaciales son parte de una carrera de los grandes capitalistas por ocupar este mercado. Esta pugna de intereses capitalistas entra en choque con la enorme potencialidad del desarrollo técnico y científico que, por un lado, acompañan estas misiones y, por el otro, se derivan de ellas. La exploración del lado oculto de la Luna ha hecho ver materiales que pueden abaratar en forma enorme la conducción de energía, con todo el impacto que implica para los costos de la industria. El progreso técnico es indisociable del capital – por eso mismo acentúa sus contradicciones fundamental entre acumulación y consumo, y entre racionalización productiva y descenso de la tasa de ganancia a plazos más prolongados.

Suscribite a Política Obrera