El Polo Obrero (Tendencia) ganó las calles contra el hambre y el ajuste

Tiempo de lectura: 3 minutos

En la jornada de hoy, el Polo Obrero (Tendencia) movilizó a más de 3.000 trabajadores desocupados y precarizados, que reclamaron por reivindicaciones urgentes frente a la crisis sanitaria y económica. La movilización, debatida y votada en todas las asambleas del Polo Obrero Tendencia, se llevó a cabo a pesar de las dificultades por los contagios crecientes en el AMBA: con todos los cuidados posibles, pero impulsada por necesidades imperiosas que no pueden esperar, en materia alimentaria y de asistencia a los compañeros sin trabajo.

La movilización partió de tres puntos: Estación Constitución, con una columna compuesta por compañeros de la zona sur de la provincia y compañeros y de La Boca y la villa 21-24; Plaza Once, con compañeros que provinieron de la zona oeste de la provincia; y la Terminal de Retiro, con los compañeros de la zona norte de la provincia y las villas de la 1-11-14, villa 31 y villa 15 de la capital. Con este despliegue, las tres columnas partieron pasado el mediodía y atravesaron la Ciudad hasta encontrarse en la 9 de Julio y Avenida de Mayo a las tres de la tarde.

La movilización fue cubierta por algunos medios televisivos y radiales. En los que nos entrevistaron, denunciamos el incumplimiento de los acuerdos suscriptos por el gobierno con todas las organizaciones sociales en función de una política de ajuste que les permita llegar a un acuerdo con los acreedores de deuda externa. Reclamamos una política integral frente a la emergencia sanitaria, que incluya la centralización de todos los recursos del país para sostener un IFE para todos los trabajadores no esenciales, con un monto igual a la canasta familiar. Repudiamos la presencialidad en las escuelas como punta de lanza de “vuelta a la normalidad” que reclaman los capitalistas y reivindicamos las huelgsa docentes. Finalmente, denunciamos la falta de asistencia alimentaria a los comedores y reclamamos la entrega de alimentos frescos para sostener decenas de ollas populares.

El gobierno intentó, por la mañana, desarmar la movilización, ofreciendo una reunión en el Ministerio de Desarrollo Social. La razón para no movilizar, según decían, era la crisis sanitaria. Pero es justamente la crisis sanitaria la que nos llevó a las calles: la llamada “apertura de la economía”, de la mano de la anulación del IFE y la vuelta a clases presenciales, está golpeando a los trabajadores y desocupados que deben utilizar el transporte público cada día.

Los trabajadores, que sabemos que tenemos que cuidar nuestra salud y la de nuestras familias, discutimos en los barrios y en las asambleas la forma de poner en pie una columna con distanciamiento social que se respetó a rajatabla.

El gobierno recibió a una delegación de compañeras, encabezada por Eva Gutiérrez, en las oficinas de Desarrollo Social. Luego de una dura negociación, donde los funcionarios parecían desconocer la realidad que vive el pueblo trabajador, aceptaron conceder algunos puntos de nuestros reclamos, como la apertura de nuevas bocas de entrega de mercadería para los compañeros de algunas provincias del interior donde cientos de desocupados han puesto en pie el Polo Obrero Tendencia. También arrancamos una mayor asistencia alimentaria en la zona oeste, donde nos encontramos pegando un salto político y organizativo, incluyendo la incorporación de delegadas históricas y asambleas enteras que se pasaron del Polo Oficial hacia nuestras filas.

Quedan pendientes la mayoría de los reclamos de los desocupados. El límite de las concesiones realizadas por el gobierno se pondrá de manifiesto en nuevas irrupciones de las masas que más vienen sufriendo el ajuste. Está planteada la necesidad de una acción común de las organizaciones de desocupados, que empalme con las grandes huelgas de los trabajadores que se están llevando a cabo en todo el país. El Polo Obrero Tendencia ha dado un paso en esta dirección el día de hoy. Volveremos a los barrios para impulsar una gran agitación política con este programa, para que sea la clase obrera la que zanje la impasse política del gobierno y la oposición.

Suscribite a Política Obrera