Bahía Blanca: se viene “la presencialidad administrada”, la lucha sigue

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 2 minutos

El martes 27, luego del paro de 24 hs, la seccional de SUTEBA Bahía Blanca realizó una asamblea en el marco de la lucha por la inmediata suspensión de la presencialidad en pandemia.

La asamblea -que sesionó con la presidencia honoraria de María Elena Vila, auxiliar de educación y bibliotecaria en la Biblioteca de Ingeniero White, víctima de covid 19- nuevamente contó con más de 100 participantes demostrando una tenacidad y convicción en esta lucha que está más viva que nunca, apoyada en los estudios científicos que se acumulan en pos de pasar de manera inmediata a la tarea virtual de la educación, en defensa de la salud y la vida. Esto se manifestó en variadas intervenciones en la asamblea: “no podemos ir un día más a la escuela en las condiciones de colapso sanitario y la multiplicidad de contagios”.

Previo a la asamblea, el director del hospital interzonal Penna advirtió en las últimas horas que la saturación de camas en dicho hospital está en el 100 % de ocupación, que pacientes son derivados a la pediatría del hospital y que se debe retirar la presencialidad escolar entre otras medidas para frenar los contagios. A pesar de las advertencias de varios directores de hospitales, los gobiernos mantienen la presencialidad criminal en la ciudad y en todo el interior de la provincia apoyado por la burocracia sindical.

La asamblea tuvo lugar luego de un paro de 24 hs que fuera propuesto por la mayoría de la conducción granate (Gandolfo) y apoyada por el FITU para ponerle fin a la huelga que venía con un importante paro de 72 hs. Los docentes que nos organizamos por la “no presencialidad en pandemia” -con Tribuna Docente Tendencia y la Coral- debatimos y propusimos continuar con una jornada de lucha por 72 hs sin concurrencia presencial a los establecimientos, con trabajo virtual y nueva asamblea. Por mayoría, la asamblea resolvió votar un “paro a la presencialidad”, pero su extensión se votó por 48 hs (a propuesta de Gandolfo y el FITU) con el 52% de los votos mientras que las 72 hs recogió el 45%.

Gandolfo y el FITU intervinieron nuevamente para contener la fuerza que se va reuniendo en la docencia para quebrar la presencialidad criminal. Es por eso que insisten en paralelo con medidas de fuerza fragmentadas y aisladas, o como lo dicen ellos mismos: “decidir la suspensión por escuela con respaldo del sindicato”. El sindicato se lava las manos para “respaldar” a aquella escuela dispuesta a poner el cuerpo. El sindicalismo ‘combativo’ retrocede políticamente, en proporción inversas al aumento de los contagios. La ‘línea’ es: que cada escuela logre la suspensión de la presencialidad por medio de su propia lucha, no por el impulso del sindicato, o sea del organismo que expresa la “unidad de los trabajadores”.

Como producto de la organización y de la lucha, hemos logrado en Bahía Blanca una suspensión de la presencialidad en 6 de los últimos 10 días. Sin embargo el Estado anuncia por distintas vías que la presencialidad va a continuar a pesar del colapso absoluto de los hospitales. Vamos a la asamblea de este viernes 30, advertidos que los Fernández y Kicillof, en compañía de las autoridades del municipio bahiense, dictarán la “presencialidad administrada”, que la dirección de nuestro sindicato local recogerá con pasión, en especial sin pueden convertirse en los co-administradores.

Suscribite a Política Obrera