Asamblea de Ademys: la docencia impuso la continuidad de la huelga

Escribe Flor Palombo

Tiempo de lectura: 3 minutos

El sábado 8 de mayo se realizó una nueva asamblea de Ademys con la asistencia de más de 350 docentes. Se votaron una serie de resoluciones, entre las que se destacan la convocatoria al paro para el lunes 10 y martes 11. El lunes habrá recorridas por escuelas y acciones en las cabeceras distritales reclamando el pase a la virtualidad. El martes, una caravana educativa en defensa de las dispensas para docentes de grupos de riesgo (desde nuestra Tendencia marcamos la necesidad de fortalecer esta campaña) y contra los descuentos a los días de paro, con un corte en Callao y Corrientes y movilización al Ministerio de Trabajo. El miércoles, una marcha de antorchas convocando a familias y otros sectores de trabajadores, empalmando con la movilización que realizarán trabajadores de la salud en el marco del Día Internacional de Enfermería. Otra resolución aprobada por la asamblea, con un valor muy importante, fue la de realizar una nueva asamblea el martes 11 para definir la continuidad de la lucha. Esta decisión prevaleció frente a la moción original de “mandatar” a la dirección del sindicato para que ella defina nuevas medidas de acción sin una nueva instancia asamblearia. Esa dirección se ha opuesto a la continuidad del paro y propone “paros intermitentes”. La moción de paro por 48 horas se impuso con el 57% de los votos de la asamblea, frente al 26% de la moción impulsada por IS y PTS de parar por 24 horas y dejar en manos de la CD su continuidad.

Por su parte, UTE anunció el mismo sábado -sin convocatoria a asamblea- que llama a parar el lunes 10 y a realizar asambleas por distrito. UTE también anunció que se sumaría a una actividad de trabajadores/as de la salud, pero vinculada a ATE, que se realizará el mediodía. Convocan a una caravana el 25 de mayo para rodear al Palacio de Tribunales, bajo la consigna “Por la Vida y la Democracia”, en rechazo al fallo de la Corte Suprema, en el que tanto la conducción de la UTE y parte de la de Ademys, habían depositado expectativas.

La asamblea

Las intervenciones en la asamblea no estuvieron desprovistas de emoción, ante nuevos fallecimientos de trabajadores y trabajadoras de la educación. Cuatro de ellos en sólo 24 horas, durante la víspera.

Los principales debates se dieron en torno a la continuidad de la lucha y la estrategia a llevar adelante para ello. Lista de Maestros (IS + independientes) y el PTS sostuvieron, nuevamente, la “necesidad” de volver a las escuelas a debatir con las compañeras y compañeros que volvieron bajo diferentes presiones. Propusieron diferir el paro para el miércoles y acotarlo a 24 horas.

Desde Tribuna Docente Tendencia, junto a las agrupaciones Haroldo Conti, Docentes en Clase y Tribuna Docente (oficialista), presentamos la moción de 48 horas de paro y las acciones que, finalmente, fueron aprobadas y serán llevadas adelante esta semana, señaladas más arriba. Cabe destacar que tanto el corte, la movilización al ministerio y la marcha de antorchas fueron acciones que TD Tendencia hacía varias asambleas que veníamos mocionando.

En la asamblea anterior, junto con otras agrupaciones nos habíamos pronunciado por la continuidad de la huelga. El reposicionamiento, en cambio, de TD Oficialista es evidente. Pasaron de discontinuar la huelga la semana pasada, a votar por 48 horas y acciones en la última asamblea, lo que insinúa una crisis en la CD de Ademys. La semana pasada, al no haber convocatoria a paro de Ademys pero sí de UTE el martes, TD Oficialistas llamó a último momento a parar -a pesar de que habían votado lo contrario en la asamblea de Ademys.

Desde TD Tendencia señalamos -contrariamente a lo que proponían IS y el PTS- que no hacía falta regresar a las aulas para hablar con nuestros compañeros: el método histórico de la Multicolor, en contraposición a las burocracias celestes, siempre fue el de recorrer escuelas en el medio del propio paro para seguir convocando a la docencia a sumarse. Señalamos que los motivos por los cuales algunos docentes han vuelto a las aulas pueden ser varios, pero que existe la absoluta conciencia de que hay que frenar la presencialidad criminal que ya se ha llevado la vida de 10 trabajadores de la educación en la Ciudad, más de 60 en todo el país y que impacta directo en el colapso sanitario que estamos atravesando. Con esa conciencia y predisposición, tenemos que sostener la huelga y llevar adelante acciones para involucrar al conjunto más amplio de la docencia, incluido un fondo de huelga, como herramienta de organización política, involucrando al conjunto de la comunidad educativa y el movimiento obrero.

Señalamos también la responsabilidad del gobierno nacional y la CTERA, que siguen defendiendo la presencialidad administrada (al igual que algunos sectores de la izquierda que reclaman la suspensión “temporal”) y volvimos a criticar la política de la huelga intermitente votada en Ademys la semana anterior.

Fortalezcamos las medidas y acciones que se llevarán adelante esta semana; es necesaria una asamblea general de todo el gremio, sin distinción de afiliación. A la política de los gobiernos debemos seguir oponiendo una fuerte resistencia y organización docente. No a la presencialidad en pandemia.

Suscribite a Política Obrera