Comarca Andina: después del fuego, los reclamos populares

Escribe Myriam Álvarez

Corte de ruta por luz, agua y vivienda y contra la megaminería.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Ya van dos meses de la catástrofe por los incendios en la Comarca Andina, en los pueblos de El Hoyo y Lago Puelo, provincia de Chubut, y la mayoría de los vecinos no tienen los servicios esenciales de agua y luz. Además sectores de El Pinar estaban sin agua desde hacía cinco meses. Los que no fueron alcanzados por los incendios, en El Hoyo, sufren el corte casi total de agua, porque los tanques de reserva que se proveen del arroyo están sucios de ceniza, hojas, y otros restos forestales.

Es el manejo capitalista de la catástrofe, como sucede con la pandemia, los capitalistas lucran con las necesidades mínimas de vida. El gobierno y el municipio ha establecido un sistemas de paliativos que sólo representan negocios para políticos y proveedores - reparto de nafta y garrafas, alquiler de camionetas 4x4 a punteros, etc. La indiferencia que reciben las familias trabajadoras contrasta con el trato diferencial que le dispensan, por ejemplo, al Club de Campo donde vive el ex intendente de Lago Puelo y ex diputado provincial Eduardo Daniel, un lobista de la megaminería. A él y a sus vecinos se les repuso el agua, con la provisión de miles de metros de manguera -los mismos que se necesitarían para abastecer a los barrios de la comarca-, cientos de fardos, y otras compensaciones, como créditos a baja tasa por zona de catástrofe.

Los ´módulos habitacionales´ provistos por Nación son casillas desmontables que se sostienen con pilotes de madera de pino blanco. Con suerte, durarán un año, por el clima de la zona. Su vida útil podría prolongarse si se asentaran sobre platea, pero no está previsto ni eso. Otras casillas están siendo fabricadas por aserraderos de la zona, con madera provista por Parques Nacionales, pero a esta altura del año la madera todavía está verde y sin estacionar el tiempo necesario para que sea apta para la construcción.

El pasado viernes 7 de mayo, los vecinos se autoconvocaron sobre la ruta 40, a la altura de Las Golondrinas, en sintonía con los cortes que tuvieron lugar en todo Chubut, en repudio a la decisión de la Legislatura provincial de rechazar la Iniciativa Popular contra la megaminería y por la urgente conexión al agua de red y luz. El intendente de Lago Puelo, Augusto Sánchez (FdT) se presentó en el corte “para destrabar el conflicto”, pero no dio ninguna solución concreta a los reclamos, sólo promesas. Deslindó responsabilidades en la Dirección de Servicios Públicos de la provincia, donde, dijo, “han tenido conflictos laborales y las cuadrillas han dejado de trabajar”.

A esta altura, muchos vecinos ya comenzaron a construir sus viviendas, empezando por un ambiente para meterse, con la ayuda de la solidaridad de la población y equipos de albañiles constructores que vienen a levantar viviendas. Durante los incendios previos en febrero, en la Cuesta del Ternero, en El Bolsón, se organizaron autoconvocados para combatir los incendios y organizar la distribución de las donaciones que llegaban para la comunidad afectada. Todo este movimiento se desarrolló y creció en la catástrofe de marzo, considerada entre tres más graves del mundo en ese periodo.

El 4 de mayo fue el día internacional del Combatiente contra los incendios. A los trabajadores del Sistema Nacional de Manejo de Incendios, dependiente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié, les redujeron el sueldo entre un 20 y 25 % - pasaron de cobrar $70.000 a $50.000 pesos, incluso menos en algunos casos. Son trabajadores especializados, muchos de ellos han combatido incendios en todas partes del país (Córdoba, Misiones, etc.). La base de la Brigada de Incendios dependiente de la provincia de Chubut se incendió durante la catástrofe, los trabajadores perdieron sus vehículos, y dos de ellos sus viviendas. Prometieron la reconstrucción y apenas han puesto unas estacas y un par de casillas. Una contundente columna de Brigadistas marchó 10 km por la ruta 40, desde la sede Las Golondrinas a El Bolsón, a la plaza del Combatiente Forestal, reclamando recomposición salarial, reconocimiento de estructura, pase a planta permanente, trabajo insalubre y régimen previsional diferencial; la apertura de paritarias y la reconstrucción de la central quemada en el incendio del 9 de marzo. La movilización incluyó a combatientes del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, Parques Nacionales de Chubut, dependientes de nación, y el SPLIF (Sistema de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales) que depende de la provincia de Río Negro.

El corte contra la megaminería, por los servicios de agua y luz, continúa. La unidad de los reclamos en Asambleas de vecinos afectados, de voluntarios autoconvocados, ambientalistas y trabajadores, coordinadas entre sí, debe sellarse en un solo puño, para pararle la mano al ajuste y la megaminería.

Suscribite a Política Obrera