El FMI con los "bonistas" declara un boicot contra Argentina

Tiempo de lectura: 3 minutos

Al final se conoció que los fondos internacionales que tenían una posición mayoritaria en el “bono dual” que se ajusta por dólar, pero se salda en pesos, solamente aceptaban canjearlo por otros bonos a mayor plazo, si se les ofrecía títulos en dólares con vencimiento a tres meses. El ‘dual’ es un bono de u$s1.640 millones, que se traducen en unos $100 mil millones. El gobierno les había propuesto un canje por otro bono en pesos, con hasta un 40% de descuento. La brecha entre la contra-oferta de los bonistas y el planteo del gobierno, desnuda una completa crisis en la negociación de deuda. Es lo contrario de lo que Alberto Fernández había augurado luego de su (‘exitosa’) gira europea, y de la promesa de Trump al embajador de Argentina en Washington.

De acuerdo a Ámbito Financiero, el FMI habría recomendado al gobierno pagar ese bono sin cambios ni restricciones, como exigían los fondos internacionales, y esterilizar luego esa montaña de pesos que ingresaría a la circulación, ordenando un fuerte retiro de dinero del mercado, por parte de los bancos (“pases”). La adopción del ‘consejo’ que ofreció el Fondo habría significado una suba fuerte del dólar, por los pesos que irían al mercado de cambios, y una fuerte suba de tasas de interés, por los pesos bancarios que dejarían de circular por esa compra de dólares y por el retiro de dinero bancario. El Banco Central habría debido entregar los dólares correspondientes a lo que sería otra fuga de capitales, como la que los Fernández atribuyen a Macri y al FMI en la gestión pasada –que ocurrió con el voto del peronismo que hoy gobierna.

Pareciera claro que los fondos (Templeton tiene el 25% del ‘bono dual’) y el FMI estuvieran promoviendo una declaración oficial de default. La conclusión no es arbitraria, porque adelanta el rechazo que recibiría la oferta que los Fernández y Guzmán prometieron presentar para fines de marzo. El default de 2001 fue reclamado por el FMI, como el expresidente Rodríguez Saá no deja de señalar, para salvar el pago de la deuda con el mismo Fondo. Carente de alternativas a este ultimátum, el gobierno decidió, el martes, ‘reperfilar’ este bono ‘dual’ hasta septiembre próximo, cuando espera haber alcanzado un acuerdo integral sobre la deuda externa. Terminó adoptando, contra sus previsiones, el camino que desaconsejó a Kicillof, cuando el caso del bono bonaerense. En esa ocasión dijo que un ‘reperfilamiento’ unilateral equivalía a un default, y ponderó la ‘prudencia’ del gobernador al pagar la totalidad de la deuda. Veremos cómo describe ahora su cambio de paso.

El sesgo que han tomado los acontecimientos va deslizando a Argentina al “epicentro” de una crisis de características internacionales. Los convocantes a la marcha del miércoles 12 “Fuerza Alberto. La deuda es con el pueblo”, se cuidan muy bien, sin embargo, de no plantear Fuera el FMI, Repudio a la deuda, es decir que alientan la confianza en una reanudación de las negociaciones, mientras apoyan la desindexación de salarios y jubilaciones en un marco inflacionario que se ha llevado, en tres años, el 22% del ingreso de los trabajadores. La presión de la crisis ha llevado a una parte de la izquierda a renegar del salario mínimo igual al costo de la canasta familiar – que reemplazan por los $33 mil de la canasta de pobreza. Una movilización real debe hacerse con total independencia del gobierno, denunciando sus componendas con el capital financiero, y advirtiendo la necesidad de responder a esto que es un boicot internacional, con el llamado a una huelga general.

La tendencia a la huelga se va manifestando, con el desarrollo creciente de la crisis, en numerosos sectores –desde los docentes que rechazan la supresión de la cláusula gatillo, los trabajadores de las empresas que entran en concursos o quiebras, los estatales de numerosas provincias que sufren atrasos en el cobro de los sueldos, y de un modo general todos los trabajadores que advierten el retroceso de sus derechos en medio de un afán de arreglar con el FMI y el capital internacional.

Suscribite a Política Obrera